Cómo la diabetes afecta tu vida sexual

Problemas de erección, falta de estímulo sexual y sequedad vaginal

Salud sexual y diabetes
Mantén tu glucosa y presión arterial bajo control para una vida sexual saludable. Foto © Getty Images

Visitas cada año al optómetra para el examen de la vista con dilatación de pupilas, vas al dentista dos veces al año, compartes con tu médico el control de la glucosa en la sangre, la dieta que llevas y tu rutina de ejercicio. Le dejas saber si has tenido la presión arterial alta y si sufres de adormecimiento en manos y pies. ¿Hablas con tu médico de tu sexualidad? Si lo haces, te felicito, si no lo haces y estás experimentando problemas de erección o falta de respuesta sexual, debes hacerlo.

 

¿Cuándo fue la última vez que tuviste una erección plena? ¿Cuándo fue la última vez que alcanzaste el orgasmo? Lamentablemente estas preguntas no están incluidas en la planilla o formulario que ofrecen en la oficina del médico. La salud sexual es parte de la salud integral. Cuando los órganos sexuales no responden a los deseos de la mente y el cuerpo, debes consultar con tu médico. La falta de respuesta sexual cuando vives con diabetes se debe a complicaciones en los nervios autónomos.

Los nervios autónomos

El sistema nervioso se divide en cuatro: nervios craneales, nervios centrales, nervios periféricos y nervios autónomos. Cuando la diabetes no ha sido bien cuidada por un periodo largo de tiempo afecta el sistema nervioso. Las dos áreas más críticas son los nervios periféricos, que van desde la médula espinal hasta las extremidades (piernas, pies, brazos y manos) y los nervios autónomos que incluyen la respuesta de los órganos internos (corazón, pulmones, estómago, intestinos, vejiga y órganos reproductores).

Los nervios autónomos no dependen de tu voluntad. En el caso específico de los órganos sexuales, la erección, en el caso de los hombres y lubricación vaginal, en el caso de las mujeres, no va a depender del apetito sexual. He aquí el gran problema cuando quieres, pero no puedes.

La sexualidad masculina y la diabetes

La falta de erección o dificultad para mantener la erección durante el acto sexual, así como las molestias en la vejiga, son parte del proceso natural de envejecimiento. El inicio precoz de cambios en la respuesta al estímulo sexual y complicaciones urológicas puede ocurrir a causa de la diabetes.

La erección ocurre por señales nerviosas que van desde el cerebro a los nervios autónomos. Estas señales nerviosas hacen posible que aumente el flujo de sangre hacia el pene y se produzca una erección. Cuando tu diabetes ha estado descontrolada por mucho tiempo, puede hacer difícil tener o mantener una erección hasta completar el acto sexual o coito. Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés), entre un 20 a un 75 por ciento de los hombres con diabetes experimentan algún grado de disfunción eréctil.

Otras causas que afectan la erección son: enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, falta de ejercicio, depresión, hábito de fumar, beber alcohol sin moderación, padecer de complicaciones en los riñones, haber sido sometido a una cirugía recientemente y ser mayor de 40 años.  

La sexualidad femenina y la diabetes

La sexualidad femenina es más compleja. La ausencia de estímulo sexual y sequedad vaginal puede ocurrir por razones emocionales o físicas.

Las causas emocionales pueden incluir traumas del pasado no tratados o problemas de pareja, por ejemplo.

Entre las causas físicas, la frigidez puede ocurrir por desconocimiento de la pareja de la anatomía femenina. Puede que no sepa la función de los genitales en la mujer, en particular, del clítoris.

La frigidez en la mujer puede ocurrir también por cambios hormonales, como embarazo o menopausia, insuficiencia cardíaca, trastornos nerviosos, medicamentos, o por complicaciones de enfermedades como la diabetes.

Cuando los niveles de glucosa en la sangre permanecen altos por mucho tiempo pueden dañar los nervios autónomos y los vasos sanguíneos pequeños. El estímulo sexual en la mujer ocurre por señales nerviosas autónomas que hacen que aumente el flujo sanguíneo hacia la zona genital. Si hay daño en los nervios autónomos a consecuencia de la diabetes, la mujer puede experimentar sequedad vaginal, sensación reducida o carencia de estímulo sexual y discapacidad para alcanzar la excitación o mantenerla.

El acto sexual podría resultar incómodo y hasta doloroso. La falta de estímulo sexual y lubricación hacen casi imposible el orgasmo.

Lo que puedes hacer para disfrutar de una vida sexual plena

Mantén tus niveles de glucosa a raya. Según el Centro Coordinador Nacional de Información sobre la Diabetes (NDIC, por sus siglas en inglés) los valores de glucosa en la sangre antes de las comidas deben estar entre 70 a 130 y menos de 180 una o dos horas luego de haber comenzado a comer.

Presión arterial y colesterol. Trata de mantener la presión arterial por debajo de 130/80 y el colesterol LDL por debajo de 100.

Cuida tu diabetes y salud integral. Trata de mantener un peso saludable con una dieta que cuide tu corazón y diabetes. Ejercítate cinco días a la semana 30 minutos consecutivos.

Controla las bebidas alcohólicas y no fumes. Si eres hombre está permitido dos tragos y si eres mujer, uno. Idealmente las bebidas alcohólicas deben estar al margen de tu tratamiento de diabetes. No fumes, si lo haces, para de fumar.