Cómo hacer una transición sana y agradable al vegetarianismo

El vegetarianismo permite preparar recetas suculentas. Además, podemos hacer adaptaciones de los platos que más nos gustan. ©Schon & Probst/ Getty Images

Para que la decisión sea más fácil de tomar, para que el cambio de hábitos sea sostenible a largo plazo, sea saludable y sigamos disfrutando del buen comer, hay una serie de trucos para darnos una inmersión en el mundo de la cocina vegetariana.

Por ejemplo, explorar los mercados, descubrir recetas vegetarianas apetitosas y, por supuesto, reeducarnos para aprender a comer más sano y para tener una dieta equilibrada.

Estos son algunos consejos para los practicantes de yoga que se están familiarizando con el vegetarianismo (la primera parte de este tema se puede encontrar en este enlace). 

Adicionalmente, podemos hacer una transición paulatina con estos pasos para comer menos carne o volverse vegetariano, de manera que vayamos haciendo cambios positivos en nuestros hábitos alimenticios de forma gradual. Con ello, damos prioridad a fuentes de proteínas más sanas y ambientalmente más amigables, podemos comprobar que nos sentimos mejor, y vamos descubriendo las miles de posibilidades de una dieta vegetariana nutritiva y creativa. 

Buscar recetas vegetarianas deliciosas

Uno de los errores que cometemos cuando tenemos la intención de dejar de comer carne animal es que creemos que ser vegetariano se trata de alimentarse exclusivamente de ensaladas o de seguir comiendo los mismos platos (que usualmente giran alrededor de la carne), pero sin carne.

 Si fuera así, terminaríamos mal alimentados y poco satisfechos. 

La verdad es que la comida vegetariana es deliciosa.

Es todo un mundo nuevo muy saludable y variado, de nuevas recetas, y que nos puede llevar a probar muchos sabores que no sabíamos que existían o a hacer muy atractivos alimentos que no estábamos acostumbrados a valorar.

Consigue libros de recetas vegetarianas apetitosas, toma cursos de cocina vegetariana, intercambia recetas con amigos, ve a restaurantes vegetarianos donde probarás muchos platos nuevos, fíjate en las opciones vegetarianas de los menús de cada restaurante para que veas cuántas posibilidades hay y haz listas de platos para preparar que te hagan ilusión.

Comer lo que nos gusta en versión vegetariana

Aunque el vegetarianismo nos lleva a comenzar a comer diferente, mucho más sano y natural si lo hacemos de manera informada, y nos aseguramos de tener una alimentación balanceada, tampoco implica que tengamos que dejar de comer lo que más nos gusta (a no ser que nuestro plato favorito sea la carne a la parrilla o costillas de cerdo, que no caben dentro de la alimentación vegetariana).

Podemos comer platos muy apetitosos como lasaña vegetariana, pizza vegetariana, hamburguesa vegetariana o tacos vegetarianos, entre muchas opciones más, siempre y cuando reemplacemos la proteína animal por proteína vegetal para tener una comida balanceada.

Hay muchas opciones que no se limitan a una ensalada dentro de la dieta vegetariana, aunque cuando comenzamos a cocinar más sano y más verde, los platos cargados de vegetales nos parecen sabrosos y gratificantes.

Hay miles de recetas vegetarianas deliciosas. El secreto está en la preparación.

Frecuentar las tiendas de productos naturales

El ser vegetariano puede ser visto como una nueva aventura.

A mí me maravilla todos los alimentos que descubrimos cuando comenzamos a basar nuestra dieta en alimentos naturales, nutritivos y principalmente de origen vegetal.

Es toda una experiencia ir a las tiendas naturistas y explorar qué tienen. 

Podemos encontrar cosas nuevas y deliciosas como el tempeh y otros derivados de la soya, que son tan versátiles, la mantequilla de nueces que es un manjar, las semillas que visten cualquier plato, los cereales sabrosos que no conocemos mucho y aquellos alimentos supernutritivos con los que no estamos familiarizados, todos alimentos ricos en proteínas. 

Incluso podemos comenzar a hacer cambios en otros ámbitos de nuestra dieta cuando conocemos nuevos alimentos más saludables y que saben bien, aunque no lo esperábamos.

Explorar los mercados de frutas y vegetales

Los mercados de frutas y verduras son un mundo lleno de sabores, colores, aromas y texturas.

Cuando tenemos conciencia de los vegetales deben constituir la mitad de nuestro plato de comida, y que se recomienda comer unas siete porciones de frutas y verduras al día, los incorporamos a nuestra dieta de una forma gustosa y creativa.

Comer vegetales no quiere decir sólo comer lechuga. Hay muchos platos suculentos y sanos que se pueden preparar a base de vegetales, acompañados de legumbres, nueces, semillas, cereales integrales, huevos y lácteos.

Prueba cocinar con hierbas que nunca hayas ensayado, prueba nuevos vegetales, nuevas recetas, nuevos sabores. Yo no dejo de sorprenderme descubriendo diferentes tipos de fríjoles, de tubérculos, de vegetales de hojas verdes, de hierbas y especias para darle sabor a la comida.