Cómo hacer una cinturilla

01
de 07

Materiales necesarios

DSC07302.JPG
Se hace con una tira de tela y entretela adhesiva. Foto © Marian Álvarez

Hacer una cinturilla clásica para una falda o pantalón es muy sencillo. Tan sólo necesitamos medir bien la cintura de la prenda que debemos rematar. También prepararemos un trozo de tela alargado con la medida de esa cintura, más cinco centímetros para costuras, entretela adhesiva o fliselina, un marcador de tiza para costura, una regla y otros útiles y materiales de costura, como alfileres, la máquina de coser, hilo, aguja, tijeras, etc.

02
de 07

Medir cintura, y contar las telas

DSC07305.JPG
Cortamos tela y entretelas según la medida de la cintura. Foto © Marian Álvarez

Cortamos una tira de la misma tela de la falda fruncida, en este caso. Si se quiere realizar prendas con telas contrastadas, la cintura puede ser un elemento perfecto para realizar ese tipo de combinaciones.

La tira debe ser tan larga como la medida de la cintura de la falda, más cinco centímetros, para realizar las costuras y dejar un trozo de cinturilla más, que sobresalga para rematar la apertura de la prenda.

La anchura de la tira debe ser del doble de la medida que queremos que tenga la cinturilla acabada, más tres centímetros para las costuras. En el caso de la faldita que estamos realizando, la cinturilla medirá tres centímetros una vez terminada, por lo que la tira cortada tendrá entre 8 o 9 centímetros de anchura.

También debemos cortar la entretela adhesiva que dará firmeza a la pieza. En este caso, contaremos la medida justa sin tener en cuenta las costuras. Será una tira con el largo de la medida de la cintura, y el ancho los centímetros que tendrá la pieza terminada, en nuestro caso tres centímetros.

03
de 07

Pegamos la entretela

DSC07309.JPG
Pegamos la entretela con el calor de la plancha. Foto © Marian Álvarez

Colocamos la entretela con la parte adhesiva sobre el revés de la tela para la cinturilla, y en la mitad que quedará hacia el interior de la cintura. Fijamos la entretela con la plancha encendida, puesto que el calor fundirá el adhesivo y quedará pegado a la tela. Procuramos que no queden pliegues ni arrugas, y que no se salga de los bordes marcados.

Está técnica a base de fliselina se utiliza para realizar aplicaciones en las prendas, y dar firmeza a todas las piezas de la ropa que deben tener  “cuerpo”.

Una vez adherida la entretela, doblamos la cinturilla revés contra revés y planchamos para fijar la estructura.

04
de 07

Cosemos bordes y colocamos la pieza

cinturilla-alfileres.jpg
Pulimos la pieza y la colocamos en su lugar en la prenda. Foto © Marian Álvarez

Cosemos a mano, o mejor a máquina, los bordes de la cinturilla doblada derecho contra derecho. Se recorta hasta dejar esa costura en un centímetro, y en la parte de la esquina se corta en diagonal para que, al doblar la pieza, no se forme un abultamiento por el exceso de tela interna.

Tras tener la pieza preparada, se coloca sobre la cintura de la falda, en este caso fruncida, derecho contra derecho, partiendo de la costura central de la falda, tanto si ésta cuenta o no con una apertura pulida o realizada con cremallera. Fijamos con alfileres e hilvanamos a mano, repartiendo bien el frunce por todo el contorno.

Es el momento de pasar un pespunte a máquina que una las dos piezas, y de rematar con un sobrehilado el borde para evitar que se deshilache.

05
de 07

Cosemos y damos la vuelta a la pieza

DSC07330.JPG
Cosemos la cinturilla a la falda. Foto © Marian Álvarez

Una vez rematados los pespuntes, podemos quitar los hilvanes, tanto el que unía la falda a la cinturilla, como el que realizaba el fruncido de manera provisional.

Desde uno de los bordes, comenzamos a doblar la mitad interna de la cinturilla hacia el revés de la prenda, introduciendo el borde dentro de la tela y fijando con alfileres.

06
de 07

Rematamos y hacemos el ojal

DSC07331.JPG
Rematamos con un pespunte invisible. Foto © Marian Álvarez

Fijamos la totalidad del contorno interior de la cinturilla, dejando unos milímetros más ancha la pieza, para poder rematarla con un pespunte invisible. Éste se realiza por el derecho de la prenda justo en la junta entre la cinturilla y el vuelo de la falda, y con el hilo del mismo color de la tela.

Una vez fijada, debemos realizar el ojal, que se puede hacer tanto a mano como a máquina, y cosemos un botón para poder abrochar la prenda.

07
de 07

Planchamos y !falda terminada¡

Irena-cinturilla.JPG
La faldita fruncida con cinturilla, terminada. Foto © Marian Álvarez

¡Qué bonita está Irene con su faldita nueva de flores rosas! Si su cintura crece, se puede variar la posición del botón en la cinturilla para poder aportar uno o dos centímetros más, y así podrá poner la falda quizá durante dos temporadas.

Con esta técnica, se pueden realizar faldas y pantalones con una imagen pulida y elegante, y se aplica tanto en prendas de corte liso, como con vuelos fruncidos, tableados o con pinzas, volantes y cualquier otra estructura.