Pasos para escribir un ensayo sobre un libro

Para escribir un ensayo, es importante conocer, en primer lugar, las características del género. Se trata de un tipo de obra personal, en la cual prima la voz del autor antes que una estructura formal de redacción. En pocas palabras las características generales del ensayo son, además de esa voz personal, un tema central que guía al lector, una escritura rigurosa y correcta, y una estructura con introducción, cuerpo y conclusión (donde se abre el tema, se desarrolla el mismo desde la perspectiva del autor, y se ofrece un cierre que reúne las reflexiones del quien escribe). 

En este artículo, se ofrecen una serie de pasos sobre cómo escribir un ensayo sobre un libro.

01
de 07

Leer el libro con atención y tomar notas

Hombre leyendo un libro
Eric Raptosh Photography/Getty Images

Una lectura completa y minuciosa del libro escogido es el primer paso. Si, por ejemplo, se trata de escribir un ensayo sobre una novela, el lector debe asegurarse de haber entendido toda la trama, de haber analizado las características de los personajes, así como también de haber captado la intención del autor.

Muchas personas que quieren desarrollar un ensayo recurren a leer con un lápiz en la mano y así subrayar pasajes que creen resumen esa idea o ideas que quieren tratar. Otras toman nota en un papel para tenerlas de referencia más tarde.

Una buena idea es leer el libro una vez y reflexionar acerca de la lectura durante algunos días. Luego releerlo de nuevo; usualmente en las segundas y terceras lecturas se descubren detalles que antes pasaron desapercibidos. 

02
de 07

Elegir un tema

Woman Writing a Letter
Woman Writing a Letter. Todd Warnock / Moment / Getty Images

Un libro puede tratar una gran cantidad de temas. El ensayo no puede ser extremadamente extensivo y confuso y tratar varios temas a la vez. En el ensayo, menos es más.

Todas las novelas, no importa su temática, tratan muchos temas y ofrecen muchas posibilidades. Se puede escoger un personaje en particular, o bien el momento histórico del autor y cómo este se refleja en la obra. Cualquier cosa que haya saltado a la vista durante la lectura puede ser un tema potencial para escribir el ensayo. 

03
de 07

Hacer una lluvia de ideas

How to Brainstorm Art Ideas with a Mindmap
A mindmap created from the word "Journeys". Photo ©2011 Marion Boddy-Evans. Licensed to About.com, Inc.

 Hay muchas maneras de hacer un  buen brainstorming o lluvia de ideas como se le conoce en inglés. Las nuevas generaciones no suelen recurrir al papel y al lápiz pero estas herramientas se prestan para crear un diagrama que puede ayudar en el momento de la escritura. 

En una hoja de papel escribe el tema central que quieras tratar. Por ejemplo la recurrente aparición de un símbolo particular en la novela, o el uso de cierto lenguaje por parte de unos personajes y otro diferente por parte de otros. Tal vez quieras tratar el tema de la naturaleza en la historia o quizá los dificultades que la maternidad le presenta a uno de los personajes. A partir del tema central que quieres desarrollar escribe frases cortas que resuman ideas que puedes desarrollar luego acerca de ese tema.

Unas diez o doce ideas te pueden dar un buen volumen de material para trabajar. 

04
de 07

Estructurar el ensayo

A woman's hands on a laptop with a drink sitting on the table next to it.
@linashib via Twenty20 

Si bien todo ensayo tiene un estilo libre, realizar una especie de esquema, parte por parte, puede de gran ayuda para entender las ideas o razonamientos que se irán desglosando.

Por ejemplo, un ensayo acerca de un libro que habla sobre la contaminación del aire puede realizar una análisis sobre dicho fenómeno, comenzando por detallar el concepto de la contaminación y sus características y consecuencias en lo que respecta al aire. 

Luego, en el cuerpo del ensayo se puede hablar de las posibles soluciones a este problema, de cómo los gobiernos deben tomar responsabilidades y de cómo cada persona puede aportar para la solución.

En la conclusión se pueden retomar algunas ideas de la introducción para hacer énfasis en cuál es el punto de vista del autor, y presentar las ideas de cierre acerca del tema central y sus posibles soluciones (si las hay), la manera en la que el autor comprueba que su hipótesis inicial es correcta.

05
de 07

Escribir los argumentos

woman-laptop-thinking-lge.jpg
Get Personal Tax Information With My Account. Tim Robberts / Stone / Getty Images

Los argumentos constituyen el eje de la obra. Es aquí donde el autor expone toda su capacidad de razonamiento. Algunos consejos prácticos para escribir los argumentos:

  • Ser original: el ensayo debe reflejar siempre un punto de vista personal, la voz propia del autor. No se trata solo de explicar un determinado tema sino de convencer de la idea del autor a través de una voz original.

  • Ser coherente en la forma y la estructura: un argumento bien elaborado tiene coherencia y es fácil de comprender. La estructura presenta las ideas de forma ordenada y ayuda a que el lector no pierda de vista el tema central.

  • Ser recursivo: citar pasajes del libro que respaldan la hipótesis central es una manera ideal de darle más cuerpo al ensayo. También se puede recurrir a otra literatura al respecto que señale el punto de vista del autor.

  • Ser ordenado: escribir los argumentos de la introducción de manera escueta, y así los del cuerpo del ensayo y la conclusión pueden ayudar a ordenar la escritura. Se llama el esqueleto inicial, y una vez con este, se puede ahondar en cada una de las ideas. 

Student Working on an Essay
Student Working on an Essay. wavebreakmedia/Shutterstock.com

El último paso, consiste en realizar un último repaso de todo lo escrito. Con el borrador del ensayo enfrente, el autor puede realizar un último aporte, resaltar alguna idea anterior, o bien, un resumen breve de los principales puntos que ya han sido desarrollados y cuál es la postura de quien escribe. 

  Sigue leyendo »

07
de 07

Editar y releer

woman reading on a laptop
Cultura/Stefano Gilera/Cultura Exclusive/Getty Images

 Antes de dar por terminado el ensayo está bien dejar descansar el texto. Hemos pasado mucho rato trabajando en la misma idea y puede que dejemos de ver ciertos errores o repeticiones en nuestra escritura. Si tienes tiempo suficiente deja el ensayo de lado por unas horas, o de un día a otro, y luego reléelo.

Esta lectura con ojos frescos te va a señalar errores ortográficos y de sintaxis, así como vacíos o redundancias del texto. Estos cambios son parte del proceso de edición y ayudan a limpiar el texto y hacerlo más legible. 

Una última leída luego de haber editado todo el texto es el paso final. 

Muchas personas deciden titular el ensayo una vez está escrito y otros prefieren darle un título antes de comenzar. Ambas prácticas son válidas pero puede que con todo el texto escrito sea más fácil darle un título adecuado. 

Lo importante es el estilo propio. Ser original, preciso y escribir con un lenguaje claro y correcto son las claves de un buen ensayo.