Cómo hacer un difusor de aromas con varitas de madera o bambú

Haz tu propio difusor de aceites aromáticos con varitas de madera o bambú.
Difusor de aceites aromáticos con varitas de madera. bphillips/Getty Images

Un difusor de aromas con varitas es un sistema aromatizante sencillo y natural. No requiere prenderse como el incienso o la lámpara difusora; tampoco contamina el aire con químicos. Consiste en una botella con aceite aromático en el fondo y varios palitos de bambú o madera ligera que chupan el aceite y lo exponen al aire, donde se evapora y suelta un aroma agradable. Es práctico y elegante: se ve bien como un elemento decorativo en cualquier parte de la casa y puedes llenarlo con la fragancia que te guste.

Tampoco es necesario comprar aceite especial para el difusor; es fácil de hacer con tan solo tres ingredientes comunes.

1. Prepara el aceite aromático para tu difusor

Empieza con 1/4 de taza de un aceite neutro, por ejemplo aceite mineral, aceite de cártamo o aceite de almendra. Éste conforma el aceite base.

Agrega un toque de alcohol (preferiblemente alcohol de limpieza, pero vodka también funciona) y de 10 a 15 gotas de cualquier aceite esencial que te agrade. El alcohol es para que las varitas absorban el aceite más fácilmente. Si usas vodka, es importante que sea el más fuerte que puedas encontrar. Si el alcohol es menos fuerte, su contenido de agua es mayor y no tendrás un líquido homogéneo, ya que esto resultará en la separación del agua y aceite.

Si prefieres llenar tu casa con un perfume para el cuerpo, agrega el perfume en lugar del alcohol y aceite esencial. El perfume debe ser de alta calidad para evitar el problema mencionado arriba.

Para darle color al aceite, puedes utilizar un colorante alimentario a base de aceite.

¡Ojo! Si tu intención es hacer un aromatizante 100% natural y lo que buscas es evitar los químicos, no utilices el aceite mineral (es un derivado del petróleo al igual que la parafina) e investiga bien el contenido de tu perfume (o mejor usa puros aceites esenciales).

2. Busca un contenedor adecuado

El contenedor puede ser una botella o un florero de cerámica o vidrio; busca algo pequeño y decorativo. Lo más importante es la forma de la botella: debe tener el cuello estrecho pero con suficiente espacio para 8 o 10 varitas. Si el cuello es ancho y la superficie del aceite está muy expuesta al aire, provocará una evaporación mucho más rápida y el aceite te durará menos.

3. Llena el contenedor

Vierte el aceite para llenar el contenedor a alrededor de 3/4. Puedes agregar piedras en el fondo del contenedor como decoración y para mantener las varitas estables.

4. Inserta las varitas

Las varitas pueden ser de madera ligera o bambú; las puedes comprar o simplemente experimenta utilizando ramitas de árboles locales. Las varitas deben estar completamente secas, sin cáscara y preferiblemente sin nudos. Si tienes acceso a una tienda donde se vende material para hacer canastas, la varita #6 para canastas es una opción muy económica.

5. Voltea las varitas

Después de 24 horas, las varitas ya habrán absorbido el aceite. Para facilitar la evaporación y por lo tanto la función aromática del difusor, voltea las varitas. Ahora ya están empapadas de aceite y tu difusor debe de estar funcionando al 100%.

Voltea las varitas una vez a la semana para mantener la intensidad del aroma.