Cómo hacer un criadero de lombrices rojas

Luz Guerrero

Un criadero de lombrices rojas o lombrices composteras es una adición muy benéfica a cualquier jardín o invernadero. Las lombrices convierten las malezas y los desechos de la cocina a un abono llamado "humus" que es rico en los nutrientes que necesitan tus plantas para prosperar. Y lo mejor de todo es que construir un criadero de lombrices es muy sencillo: puede ser tan simple como agujerar una caja de plástico.

Aquí te enseñamos cómo hacer un criadero de lombrices de acuerdo al espacio que tienes.

1. Prepara el contenedor

Puede ser grande o pequeño, adentro o afuera, lo importante es que tenga drenaje, ventilación y protección contra depredadores, calor y frío.

  • Para un espacio chico como un departamento o balcón, puedes iniciar tu criadero de lombrices con una cubeta o caja de plástico con tapa, del estilo más común que se vende en las ferreterías o tiendas para el hogar.

    Agujera el fondo y la tapa para que tenga drenaje y ventilación, también puedes hacer hoyos pequeños en los lados para que entre aire. Pon una charola debajo del contenedor para recoger el líquido que sale cada que se riega: este líquido se prepara el "té de lombriz" y es un fertilizante excelente. Si no quieres tener una charola con líquido todo el tiempo, en vez de agujerar el fondo del contenedor puedes instalar un pequeño grifo en la parte inferior de uno de los lados. Así el líquido se junta en el fondo del contenedor y lo puedes sacar cuando gustes, recordando que las lombrices no pueden sobrevivir dentro del agua y por eso hay que drenarlo frecuentemente.
  • Algunos individuos hipersensibles pueden tener alergia a la composta, especialmente cuando la manejan en un lugar encerrado. Si empiezas a experimentar, de manera recurrente, tos y síntomas de gripa, es posible que seas alérgico a los organismos que naturalmente ocurren en la composta, y tendrás que evitar contacto con ella.

  • En los criaderos grandes es común construir cajas largas de madera o concreto, éstas deben tener un desnivél en el piso para que el té de lombriz acabe en una pila donde te facilite su extracción. Puedes hacer una tapa muy sencilla con malla mosquitera, utilizando marcos ligeros de madera o aluminio,  o suspendiéndola con alambre o mecate en forma de tienda.

2. Prepara la cama con tierra y alimento

Para empezar tu criadero de lombrices, agrega una parte de tierra o composta ya parcialmente descompuesta a dos partes basura orgánica (lista de desechos apropiados para las lombrices aquí). No es necesario llenar el contenedor, de hecho es mejor dejar espacio para poder agregar alimento poco a poco.

3. Humedece y revuelve el material

La primera vez que agregues material a tu contenedor, tendrás que regarlo mucho para que quede muy bien remojado. Como todavía no has agregado las lombrices, puedes echar mucha agua sin preocuparte de nada. Revuelve el material con un trinche o pala, agregando agua poco a poco hasta que todo se humedezca bien. Si te pasaste de agua, no importa, simplemente espera unas horas hasta que se drene el agua sobrante.

4. Agrega las lombrices

Con cuidado, instala las lombrices sobre la mezcla de tierra y alimento.

No es necesario enterrarlas ni cubrirlas con tierra, ellas mismas se irán metiendo. Tampoco debes dispersarlas, es mejor que queden juntas para poderse reproducir. Cierra la tapa y deja que se acomoden bien en su nuevo hogar. Empezarán a trabajar y multiplicarse en muy poco tiempo: la composta puede usarse en 3 meses, aunque si incluyes material antihigiénico (papel de baño o heces animales) es preferible esperar 6 o 7 meses para que quede desinfectada.

5. Cuida las lombrices mientras hacen composta

¡Disfruta! No olvides darles mantenimiento cada semana: riega el material cada vez que lo necesite y dos veces por semana muévelo un poco con un palo o trinche para abrir espacios donde pueda entrar oxígeno. Es muy importante que los contenidos del criadero siempre estén húmedos, pero no mojados.

Cuando riegas, asegúrate de que todo el material esté húmedo, no sólo lo de arriba. Puedes agregar alimento libremente, usando el sentido común.

6. Cómo cosechar el humus de lombriz

Cuando quieras cosechar el abono que producen tus lombrices, puedes dejar de alimentarlas durante 7-10 días y luego agregar alimento fresco en una parte específica del contenedor, por ejemplo en una esquina. Después de unas horas la mayoría de las lombrices vivas estarán reunidas en esta parte. Quita toda esta sección (lombrices, alimento y un poco de abono procesado), vacía el contenedor (no importa si quedaron algunas lombrices) y reinicia todo el proceso. Otra opción más apta para los criaderos muy pequeños (y una actividad divertida para los niños) es simplemente vaciar todo el contenedor sobre una lona y separar las lombrices a mano.