Como hacer un cierre de puntos tradicional

Aprenderemos a cerrar una labor como lo hacían nuestras abuelas

Tras mucho tejer llega el momento en que por fin hemos acabado con nuestra labor y podemos finalmente cerrar los puntos y sacar nuestra prenda tejida de las agujas. Hay varias formas de cerrar los puntos de una labor, dependiendo del efecto que desees conseguir y del uso al que destinaremos esa parte concreta de la labor.

Hoy hablaremos brevemente del cierre tradicional, también conocido como cierre estándar o básico. Como probablemente ya habrás adivinado por su nombre éste es un cierre muy común y aún más sencillo. Éste tipo de cierre nos proporciona un acabado firme y sólido, difícil de destejer, y por lo tanto perfecto para partes de nuestra labor expuestas a mucho movimiento o fricción, como las costuras de los hombros, mangas y laterales. Se puede realizar tanto por el derecho como por el revés de la labor, y se puede combinar para prendas con una terminación de punto elástico. En cada caso cerraremos usando el punto derecho o el punto revés de acuerdo al lado de la labor en el que estemos y al acabado que queramos conseguir. Este cierre se parece mucho al cierre simple, en el que enlazaremos cada punto con el siguiente ayudándonos de una de nuestras agujas de punto o de una aguja de ganchillo.

Ventajas: Proporciona un cierre firme y sólido, perfecto para hombros y mangas. Una vez aprendes su funcionamiento es bastante instintivo.

Inconvenientes: Es poco elástico, y puede quedar demasiado apretado si no se toman medidas para prevenirlo.
01
de 07

1º Paso

Cierre tradicional 01. Pilar R. Méndez

Una vez hayamos llegado al final de nuestra pieza tejida, o nos quede algo menos de un metro de hilo en el caso de que nuestra labor no tuviera final definido, comenzaremos a cerrar nuestra labor. En este caso cerraremos los puntos tejiéndolos del derecho.

02
de 07

2º Paso

Cierre tradicional 02. Pilar R. Méndez
Comenzaremos tejiendo los primeros dos puntos de la fila del derecho.
03
de 07

3º Paso

Cierre tradicional 03. Pilar R. Méndez
Insertamos la aguja izquierda en el primer punto de los dos que acabamos de tejer.
04
de 07

4º Paso

Cierre tradicional 04. Pilar R. Méndez
Ahora levantaremos el punto y lo pasaremos por encima del segundo punto tejido, sacándolo a la vez de la aguja. Hemos cerrado nuestro primer punto.
05
de 07

5º Paso

Cierre tradicional 05. Pilar R. Méndez
Ya tenemos el primer punto. Para continuar con el cierre tejeremos un punto más, con lo que tendremos de nuevo dos puntos en la aguja, y repetiremos el paso anterior. Repetiremos estos dos pasos tantas veces como sea necesario para cerrar todos los puntos.
06
de 07

6º Paso

Cierre tradicional 06. Pilar R. Méndez
Como puedes ver la fila de puntos cerrados se parece un poco a una pequeña cadena. Cuando hayas cerrado todos los puntos remata tu labor y oculta las hebras sueltas.
07
de 07

Algunos consejos más

Es importante mantener una tensión regular a lo largo de todo el cierre. Este tipo de cierre puede quedar bastante apretado, formando en ocasiones antiestéticos fruncidos que deformarán nuestro acabado y podrían dificultar el montaje de la prenda. Podremos evitarlo si al cerrar los puntos utilizamos una aguja uno o dos números más gruesa que la aguja que utilizamos para tejer la labor. Si por el contrario, necesitamos crear un borde fruncido en nuestra prenda usaremos la táctica contraria. Es decir, usaremos una aguja uno o dos números menor que la utilizada para tejer la prenda.