Cómo hacer el rodaje de una moto

La mejor manera de rodar nuestra nueva moto

Principiantes en moto
Suzuki

Cuando compramos una moto completamente nueva ¿Necesitamos hacerle un rodaje? ¿Los motores necesitan un tiempo de rodaje antes de darles un uso normal? Y si la respuesta es sí, ¿cómo debemos hacer ese rodaje?

Te vamos a dar todas las respuestas, empezando por confirmar que tu nueva moto sí agradecerá que te tomes un tiempo de rodaje para asegurarle un futuro mucho mejor. No tengas prisa en sus primeros días, un poco de paciencia será fundamental para su salud.

Si por el contrario vas a optar por comprar una moto usada no tendrás que hacerle ningún rodaje pues su primer dueño ya ha debido hacerlo por ti. Eso sí, al adquirirla puedes preguntarle a su propietario si hizo tal rodaje y cómo lo hizo para conocer un poco más sobre la salud de tu futura moto.

 

¿Hace falta el rodaje hoy en día?

 

Sí, ni lo dudes. Hoy en día algunos motores ya vienen ligeramente rodados, no es como antiguamente, y no se van a romper si no les haces el rodaje, pero a la larga lo agradecerán. Además, ten en cuenta que el rodaje no es sólo para el motor, tanto si es un motor de 2 tiempos como un motor de 4 tiempos, sino para la moto al completo.

Un buen rodaje hará que a la larga el motor consuma menos aceite, que consuma menos gasolina, perderá menos potencia con el tiempo y tendrá una vida más larga.

Las marcas hacen tests con algunos motores de su producción para comprobar que todo está bien, pero la inmensa mayoría llegan a las tiendas habiendo sido arrancados una sola vez.

Los motores están compuestos por piezas que encajan milimétricamente, pero todas ellas necesitan asentarse con el uso.

 

¿Cómo hacer un correcto rodaje de nuestra moto?

 

La clave es llevar el motor a una amplia variedad de situaciones sin nunca llegar a forzarlo. Esta variación significa variar el número de revoluciones constantemente, por lo que no es recomendable hacer el rodaje en un viaje por vías rápidas donde las revoluciones son constantes todo el rato y el acelerador se mantiene prácticamente siempre en el mismo lugar, donde además tanto el embrague como los frenos entran poco en acción.

El entorno urbano es un buen escenario para llevar a cabo un buen rodaje. Constantes cambios de ritmo donde las revoluciones suben y bajan poco a poco, con numerosos cambios de marchas en los que tanto la caja de cambios como el embrague entran en funcionamiento, y con frecuentes frenadas moderadas con las que los frenos también toman asiento. Ten en cuenta que las pastillas de los frenos estarán también nuevas, usa los frenos con suavidad para evitar que el componente de las pastillas se cristalice por culpa de alguna frenada demasiado fuerte.

 

Sin pocas revoluciones, sin demasiadas revoluciones

 

Cada marca recomendará un número máximo de revoluciones para cada uno de sus modelos dependiendo de su motor. Algunos fabricantes indicarán un número de revoluciones para los primeros 100 km, otro número para los siguientes 400 y otro límite para los últimos 500 antes de llegar al total de 1.000, que es la cifra mágica de los rodajes. Otras marcas indicarán unas revoluciones para los primeros 500 y otras para los 500 restantes, cada fabricante tiene sus propias recomendaciones.

No excedas esa recomendación y evita los climas fríos durante el rodaje, cumple con las indicaciones de distancia recomendadas por el fabricante, tras esos primeros 1.000 km suele tener lugar una primera revisión oficial para comprobar que todo está como debe y realizar un primer cambio de aceite.

La marca te dirá el límite máximo de revoluciones pero es raro que te hable de un número mínimo, y es que no es recomendable mantener un número de revoluciones excesivamente bajo “por miedo”. Es bueno que el motor se mueva, que suba y que baje suavemente, pero también recomendable que a ritmo normal lo lleves un poco más revolucionado de lo que llevarías normalmente.

A la hora de acelerar hazlo poco a poco y despacio, sin cambios bruscos en el acelerador. Ya tendrás tiempo de dar rienda suelta a tus ganas de acelerar tras el rodaje. La espera tendrá su recompensa.

 

Sin esfuerzos excesivos

 

Durante este tiempo de rodaje no es recomendable someter al motor a esfuerzos excesivos. Es mejor evitar subidas de fuerte pendiente así como cargar con un peso excesivo, como puede ser al llevar equipaje en la moto o llevar un pasajerocon nosotros.

Ya habrá tiempo para los largos viajes en compañía, pero al principio tómatelo con calma y procura ir sin más peso que el tuyo propio.

 

Tras el rodaje

 

Tras el tiempo de rodaje es importante llevar el motor poco a poco a una mayor variación de revoluciones. Puedes ir subiendo por encima del límite marcado y darle más juego al acelerador, ir aumentando el ritmo de las aceleraciones y las reducciones progresivamente y con el tiempo llevar la aguja incluso hasta la zona roja del cuentarrevoluciones, por qué no.

Pero hazlo sin prisas, tómate tu tiempo para llegar hasta ahí, recuerda que esos 1.000 km de rodaje son sólo una cifra aproximada y cuanto más cuidadoso seas con el motor de tu moto al principio más lo agradecerás más adelante, y te aseguro que la diferencia que marcan estos cuidados en sus primeros días es fundamental.

Para cuando hayas hecho todo esto las piezas del motor se habrán hecho las unas con las otras, los cilindros se habrán ido puliendo poco a poco y así todo el funcionamiento del motor será más suave y preciso, sea el tipo de motor que sea.

Conforme pasen los kilómetros sí es recomendable jugar con las revoluciones hasta llevarlas hasta la parte alta del marcador de vez en cuando, así el motor estará siempre en forma y listo para dar lo mejor de sí en cada momento. Un motor que no sube nunca de revoluciones es un motor dormido y perezoso, los que siempre están preparados para darlo todo son los que viven de manera alegre y enérgica, no lo olvides.

 

Controla el aceite

 

El objetivo del rodaje es que todas las partes metálicas del motor se acoplen a la perfección, pero también lo hagan en el embrague, la caja de cambios y los frenos. Una moto no es sólo su motor, si una combinación de piezas metálicas que han de funcionar siempre de manera compenetrada.

Lo normal es que durante el rodaje, como la fricción entre las partes del motor es mayor al estar completamente nuevas, es posible que aumente el consumo de aceite, por lo que no olvides comprobar el nivel de aceite cada cierto tiempo.

Conforme pasen los kilómetros verás que los consumos de aceite irán disminuyendo. 

Como decíamos, los fabricantes recomiendan una primera revisión tras el periodo de rodaje y en esa revisión se incluye un primer cambio de aceite. Es importante que no te saltes ese cambio de aceite, la fricción de las partes del motor durante sus primeros kilómetros hará que el aceite contenga pequeñas partículas metálicas que, por la salud de tu motor, más vale que no se queden en ese aceite durante mucho tiempo.

Si sigues estos consejos estarás trabajando por la salud de tu moto, ten paciencia y sé cuidadoso con ella, ella te lo agradecerá y tú lo disfrutarás ¡Es sólo cuestión de tiempo!