Cómo hacer colores

Cómo mezclar los colores primarios para hacer nuevos colores

Mezcla de colores
Paleta de acuarela para mezclar colores. Floating Ink

Hacer colores a partir de una selección limitada de pigmentos es uno de los conocimientos básicos de los artistas plásticos. Para mezclar la mayoría de los colores basta con empezar con los tres colores primarios junto al blanco y el negro y combinarlos en distintas proporciones para obtener tonos y matices distintos.

Los catálogos de pintura a la venta ofrecen multitud de colores ya listos para usarse directamente, entonces ¿por qué conviene molestarse en aprender a mezclar colores?

Por citar un par de ventajas:

  • Porque es un recurso práctico a explotar que da mayor libertad creativa y te puede sacar de un apuro cuando comprar un color que te falta no sea una opción.
  • Porque sale más barato comprar unas pocas pinturas que un montón de ellas. También lleva menos espacio almacenarlas y supone menos peso su transporte.
  • Porque así se educa el ojo. Uno aprende a descomponer el color luz que está viendo y cómo se puede reproducir con colores pigmento. 

Cómo hacer mezclas de pintura con los colores primarios

Decía en la introducción que se puede obtener una amplísima gama de colores a partir de los tres colores primarios junto al blanco y al negro. Independiente de la pintura que se use (acrílica, al óleo, tempera, acuarela…), la mezcla sustractiva de los colores pigmento se rige por los mismos principios.

Los tres colores primarios de los colores pigmento, aquellos de la pintura, son: el amarillo, el magenta y el azul cian.

Estos tres colores primarios no se pueden conseguir mezclando pintura, hay que comprar la pintura ya hecha o el pigmento para preparar la pintura en casa.

De la mezcla de dos de los colores primarios en distintas proporciones se obtienen los tonos saturados de los colores del círculo cromático.

  • Amarillo + Magenta. De la mezcla del amarillo y el magenta se obtienen tonos anaranjados. La gama que abarca desde los amarillos anaranjados hasta los rojos más rosáceos.
  • Magenta + Azul cian. De la mezcla del magenta y el azul cian se obtienen tonos morados. La gama que abarca desde los rojos violáceos al azul añil.
  • Azul cian + Amarillo. De la mezcla del azul cian y el amarillo se obtienen tonos verdosos. La gama que abarca desde los azules verdosos hasta las amarillos verdosos.
  • Amarillo + Magenta + Azul cian. De la mezcla de los tres colores primarios en teoría se obtiene negro, pero en la práctica no es un negro puro como el que se vende ya hecho.

O sea, de la mezcla de dos de los colores primarios se pueden obtener los colores secundarios:

  • Naranja = Amarillo + Magenta
  • Violeta = Magenta + Azul cian
  • Verde = Amarillo + Azul cian

Y también los colores terciarios al variar las proporciones y crear una mezcla con un matiz a medio camino entre un color primario y su secundario.

Además de estos tonos saturados, se pueden hacer colores neutros grisáceos y parduzcos. Para ello hay que mezclar cualquier color del círculo cromático con su complementario.

  • Amarillo + violeta
  • Magenta + verde
  • Azul cian + naranja

Mezclas de colores con blanco

El blanco tampoco se puede conseguir a base de mezclas con colores pigmentos pues el blanco es el tono más luminoso que existe en la pintura y nunca una mezcla de colores más oscuros puede dar como resultado un tono más claro.

El blanco en las mezclas se usa para aclarar colores y tornarlos pastel. Los colores mezclados con blanco se vuelven más luminosos pero también pierden saturación, se agrisan.

Mezclas de colores con negro

Algunos pintores prefieren obviar el negro en su paleta por gusto personal, sustituirlo por colores muy oscuros o conseguir un valor semejante mezclando otros colores. En mi opinión resulta práctico comprar directamente un negro puro y es la opción que recomiendo para principiantes que estén aprendiendo a mezclar colores.

El negro además de oscurecer el color con el que se mezcla, también lo apaga y ensucia por lo que se recomienda usarlo con moderación. Pero que no te asuste mezclar el negro en pequeñas cantidades para enriquecer tu paleta, con él se pueden conseguir por ejemplo verdes neutros al mezclarlo con amarillo, o marrones acaramelados y con tendencia al granate junto al naranja y al rojo respectivamente.

Aclarar y oscurecer un color sin mezclarlo con blanco y negro

Aclarar y oscurecer un color pigmento tiene más miga que simplemente mezclarlo con blanco y negro. Como he explicado en párrafos anteriores el blanco además de dar más luminosidad también hace que un color pierda saturación, se agrise, y el negro lo ensucia.

Por ejemplo, si se quiere aclarar un naranja sin que el color pierda intensidad esto se puede conseguir al mezclarlo con un tono más luminoso como es el caso del amarillo. El resultado será un amarillo anaranjado. Si por el contrario lo que se pretende es oscurecerlo manteniendo su saturación se puede mezclar con un magenta o rojo y obtener un rojo anaranjado. Sin embargo el naranja mezclado con blanco se volverá un color pastel y con negro tenderá al marrón.

Otro ejemplo muy ilustrativo es el caso del rojo mezclado con blanco que en vez de producir un rojo claro vibrante (rojo + amarillo) dará como resultado el color rosa.