Cómo hacer aplicaciones de tela en la ropa infantil

Para decorar y coordinar prendas, con punto de festón a máquina

Una de las maneras más rápidas y sencillas de conseguir coordinar la ropa de los niños es realizando un adorno con aplicaciones. Así, cualquier prenda lisa puede convertirse en el conjunto perfecto de otra estampada.

Para ello, si las prendas están hechas en casa, conviene siempre guardar restos de tela para utilizar los motivos como elementos de coordinación. Si las prendas son compradas, pueden realizarse aplicaciones con telas lisas de los tonos y colores que incluyen el estampado.  

01
de 04

Elegimos el motivo que queremos aplicar

Aplicaciones en camisetas.JPG
Las flores de las faldas son el motivo elegido para hacer la aplicación. Foto © Marian Álvarez

En nuestro ejemplo vamos a coser en dos camisetas lisas una aplicación de flores rosas, con un retal sobrante de faldas realizadas con ese estampado. Así, las niñas contarán con las faldas a juego con ambas camisetas básicas, una blanca y otra rosa.

Recopilamos los materiales que necesitamos:

-Retal con los motivos que se convertirán en aplicaciones.

-Entretela adhesiva por una sola cara, o bien fliselina, que contiene adhesivo en las dos caras.

-Equipo básico de costura; hilo para hilvanar, tijeras, aguja, dedal… y máquina de coser.

-Las prendas que queremos decorar y coordinar. En nuestro ejemplo, las dos camisetas.

02
de 04

Aplicamos entretela o fliselina

entretela o fliselina.JPG
Pegamos entretela o fliselina en los motivos. Foto © Marian Álvarez

Colocamos entretela autoadhesiva sobre el trozo del retal, donde tenemos localizados los motivos que vamos a utilizar, hasta cubrirlos bien.

Pasamos la plancha para que se peguen ambos tejidos y una vez unidos, recortamos una, dos o el número de flores que vamos convertir en aplicación, según lo grande que vaya a ser el adorno.

Si tenemos en casa fliselina por metros, realizamos la misma operación. La diferencia está en que la entretela sólo la podemos pegar a los motivos, porque tiene adhesivo en una sola cara. En cambio, la fliselina (más cara) pega por ambas caras.

Así, la fliselina se uniría a la tela estampada mediante un planchado sobre el papel que protege la otra cara adhesiva.  Después de recortar los motivos, sólo habría que retirar el papel protector y colocar la aplicación sobre la prenda, volver a planchar, y el motivo estaría ya adherido.

También podemos utilizar fliselina en tiras, idónea para pegar dobladillos. Con ella el pegado se hace directamente, porque carece de papel protector. En este caso, primero recortaríamos los motivos y luego los pegaríamos a la prenda.

03
de 04

Colocamos y reforzamos los motivos

Aplicaciones hilvanadas.JPG
Colocamos e hilvanamos los motivos reforzados con entretela. Foto © Marian Álvarez

Si en el momento de recortar no tenemos suficiente tela para completar los detalles, podemos elegir los más enteros, y luego perfilaremos los dibujos con la puntada en zigzag o el festoneado de la máquina.

Los presentamos colocados en el lugar que ocuparán en las camisetas, y fijamos con alfileres.

Para reforzar el motivo y evitar bolsas y arrugas, colocamos un trozo de entretela fina por el revés de la prenda, que cubra todo el motivo.

Hilvanamos a la vez el adorno y la entretela. No planchamos para pegar la entretela hasta después de coser, para que la aguja de la máquina trabaje sin la oposición del adhesivo. En caso de que planchemos, debemos coser cuando la entretela se haya enfriado totalmente. 

04
de 04

Decoramos con festón a máquina

Aplicaciones festoneadas.JPG
Las aplicaciones tras festonear a máquina con punto de zig zag. Foto © Marian Álvarez

Una vez hilvanados todos los elementos, colocamos la máquina de coser en el punto de festón, si lo tiene. Si no, podemos festonearlos con una puntada en zigzag, la misma que sirve para rematar bordes de tela.

Colocando el avance de la máquina, o longitud de puntada, entre el cero y el uno, se produce una puntada muy similar al punto de cordón bordado, perfecto también para bordar a máquina nombres en la ropa infantil.

Si la máquina cuenta con la posibilidad de variar el ancho de la puntada, podemos elegir la dimensión de ese cordón. Hay que tener en cuenta que el festoneado debe cubrir el borde del motivo y unirlo a la prenda.

Despacio, avanzamos a los largo del borde de los motivos. Si estos son redondeados, debemos mover la prenda, o bien el prensatelas, para dirigir la puntada, y cubrir con la mayor fidelidad posible el contorno de la aplicación.

Ensayando, se adquiere destreza enseguida para conseguir festoneados que son realmente artísticos, como realizados en fábricas con máquinas automáticas.

Así, podemos realizar aplicaciones con festoneados a máquina para decorar, para coordinar, para hacer arreglos que disimulen roturas o manchas, o para personalizar  la ropa de los niños con parches o retales de tela, sin poner límites a nuestra imaginación.