Cómo hablar de sexualidad con un hijo adolescente

Consejos y trucos para que resulte fácil empezar la conversación

Sexualidad
Los adolescentes deben recibir educación sexual tanto de sus maestros como de sus padres.

Muchísimos padres tienen dificultades para hablar de sexualidad con sus hijos adolescentes. Sienten miedo o vergüenza, no saben qué decirles, no encuentran la forma de empezar la conversación o, sencillamente, creen que deben ser otros los que se ocupen de eso.

Si eso es lo que les ocurre a ustedes, no deben preocuparse por ello o al menos no preocuparse demasiado. Eso mismo les ocurre a muchos padres y madres.

Hay formas de solucionar la vergüenza, encontrar qué decirles o aprender a elegir el momento de empezar la conversación. Hay incluso algunos trucos sencillos y muy útiles para superar todo eso y que la conversación vaya tal y como quieren, en la dirección necesaria para que la vida de sus hijos sea más sana y más segura.

Lo que no deben permitir es que otras personas se ocupen de la educación sexual de sus hijos. Si hacen eso se arriesgan a que acudan a fuentes que no son seguras: amigos que tampoco están suficientemente informados, lecturas que no tienen rigor, etc… La sexualidad de los adolescentes es un asunto lo suficientemente importante como para que los padres no lo descuiden. Evitar embarazos no deseados y enfermedades de trasmisión sexual y ayudar a los hijos a que tengan una sexualidad saludable es responsabilidad de sus padres.

Lo normal es que la primera conversación sea la más difícil.

Una vez que se ha superado esa primera vez, si todo ha salido bien, las siguientes serán mucho más sencillas. Pero si las cosas no han salido bien, tampoco hay que alarmarse. Se puede volver a intentar todas las veces que sean necesarias hasta que la comunicación con los hijos al hablar de sexualidad sea natural, efectiva y cómoda para todos.

Qué necesitan antes de iniciar "esa" conversación

Lo mejor antes de esa primera conversación es preparase para ella. Y para prepararse pueden seguirse estos pasos:

  1. ¿Cuándo se debe hablar con un hijo de sexo por primera vez? Lo ideal es que se hable con ellos de sexualidad desde que son niños. Cuando son pequeños acuden a sus padres con sus dudas. Si los padres responden a esas dudas, siempre de acuerdo a la edad del niño y a sus preguntas, la comunicación será ya siempre fluida. Pero hay muchos casos en los que no es así. Los chicos entran en la adolescencia y sus padres no han mantenido con ellos ninguna conversación sobre sexualidad. Si eso es lo que les ha ocurrido, no pueden dejar pasar más tiempo. Si su hija o hijo ha llegado a la pubertad es hora de que le den la información que necesita sobre el despertar sexual que está viviendo.
  2. ¿Cuándo empezar la conversación? Una vez que hayan tomado la decisión de hablar con su hijo o hija adolescente sobre su sexualidad es bueno que se preparen para ello. Dediquen unos días a observar cuáles son las dudas sexuales de su hijo o hija. Observen si pasa tiempo encerrado en el cuarto de baño, lo que puede querer decir que se está masturbando. Observen también qué tipo de series o películas mira en la televisión, si tienen mayor o menor componente sexual, si son series adolescentes en las que hablan de amor o, incluso de sexualidad. Aunque sea indirectamente pregúntele sobre embarazos, anticonceptivos, sexo… Puedes aprovechar que conozcan a alguien que esté esperando un hijo, o hablen de alguna persona que conozcan que tuvieran un hijo siendo muy joven, comenten y escuchen lo que dice su hijo o hija…
  1. Dediquen unos días a prepararse. Después de los dos pasos anteriores y cuando se hayan hecho una idea de qué información tiene su hijo adolescente sobre sexualidad, si está muy perdido, si cree que lo sabe todo pero tiene ideas erróneas, si su información, por ejemplo, sobre anticonceptivos es muy escasa… dediquen unos días a informarse de todo aquello sobre lo que crean que van a necesitar más datos cuando hablesncon él o ella. Quizá no tienen información suficiente sobre cuáles son los mejores anticonceptivos para adolescentes, o no saben que la masturbación tiene beneficios para ellos o no pueden explicarles exactamente por qué se producen las eyaculaciones nocturnas… Una vez que tengan esa información pueden buscar el momento para sentarte con el adolescente y charlar. Tengan en cuenta que no tienen que prepararse como si fueran a dar una conferencia. No necesitan tener todos los datos como para pasar un examen. Lo único importante cuando se sienten a hablar con su hijo o hija es que estén dispuestos a contestar a todas sus preguntas, a hablar claro y con naturalidad. Pero no se preocupen si hay algo a lo que no saben contestar, pueden explicarle a su hijo o hija que buscarán para él o ella esa información que necesita. Pero no deje de hacerlo.
  1. ¿Cómo empezar la conversación? Puede no ser una buena idea decirle a un adolescente: "siéntate conmigo que vamos a hablar de sexualidad". Pero si se han fijado en la serie que mira en la televisión, siempre pueden decirle: "He visto que en esa serie los chicos que salen hablan de sexo y me ha parecido que no toda la información que manejan es real. Me gustaría hablar de ello contigo, me preocupa que haya cosas que no sepas y quieras saber o que no tengas la información que necesitas". O si han observado que su hijo o hija que acaba de entrar en la pubertad le gusta algún amigo de forma especial, también esa puede ser una buena forma de comenzar, preguntándole si le gusta alguien. Y para conseguir su atención siempre pueden contarle que les recuerda a ustedes a su edad cuando se enamoraron por primera vez. Una vez que hayan empezado a hablar de amor, lleven la conversación hacia la sexualidad, permitan que el chico o la chica pregunte sus dudas, que hable de cómo se siente, que comparta con ustedes una parte de lo que está viviendo.