Cómo guisar las habichuelas

01
de 08

Cómo guisar las habichuelas

© Mayra Rodríguez

Las habichuelas son el acompañante favorito para el arroz en la comida caribeña. Puedes usar este paso a paso para guisar cualquier tipo de habichuelas: rosadas, rojas, negras y blancas. Es fácil de hacer y en tan sólo 30 minutos estarán listas para saborearlas.

02
de 08

Ingredientes

© Mayra Rodríguez

¼ taza aceite de oliva o vegetal

¼ taza jamón de cocinar cortadito

¼ taza sofrito

1 taza salsa de tomate

2 latas 15.5 oz. habichuelas rosadas

1 taza agua

½ taza calabaza o papa cortadita

1 hoja de recao (culantro)

Sal a gusto

03
de 08

Dorar el jamón de cocinar

© Mayra Rodríguez

En una olla pequeña calienta el aceite y echa el jamón. Cocina hasta que quede doradito.

04
de 08

Sofrito y salsa de tomate

© Mayra Rodríguez

Luego de dorar el jamón, añada el sofrito y la salsa de tomate. Cocine por 2 minutos para sacar el sabor de las especias y unir bien los ingredientes. Muévalo constantemente para evitar que se queme.

05
de 08

Los demás ingredientes

© Mayra Rodríguez

Añade las habichuelas, el agua, la calabaza, la hoja de recao (culantro) y sazona con sal a tu gusto. Mezcla bien los ingredientes para que se combinen adquieran la sazón y el gusto.

06
de 08

Cocinar las habichuelas

© Mayra Rodríguez

Tapa la olla y cocina a temperatura mediana por 15 minutos.

Nota: Cada estufa es diferente, así que debes ajustar la temperatura para evitar que las habichuelas se peguen o se quemen.

07
de 08

¡Ya están listas!

© Mayra Rodríguez

Destapa la olla y disfruta del rico olor de las habichuelas guisadas. Son perfectas para acompañar un arroz blanco como muestra la foto.

Estos pasos los puedes seguir para guisar cualquier tipo de habichuelas o granos de tu preferencia como los garbanzos y los gandules.

08
de 08

Contenido nutritivo de las habichuelas

© jeltovski

Las habichuelas poseen un alto contenido en proteínas, fibras y son una fuente excelente de minerales que benefician nuestro cuerpo. ¿Qué beneficios específicos obtienes de ellas?:

Fibra: Nos ayuda a proteger nuestro corazón porque disminuye el colesterol en la sangre y los triglicéridos, lo cual reduce el riesgo de un ataque cardíaco.

Magnesio: Ayuda a mejorar las funciones del intestino nervioso y los músculos, forma parte de huesos y dientes y mejora la inmunidad.

Folato: Es de gran beneficio para la mujer porque evita la mal formación de la columna vertebral o en el cráneo de los fetos en gestación y previene contra el cáncer del cuello uterino.

Zinc: Fortalece el cabello y la piel

Antioxidantes: Protegen las células, rejuvenecen y previenen contra el cáncer.

Hierro: Mineral necesario en la producción de la hemoglobina.

Potasio: Eficaz en el tratamiento de problemas renales y de la hipertensión arterial.