Cómo evitar la sobreprotección de los hijos

Algunos padres no saben cómo dejar volar a los adolescentes

abrazo.jpg
La sobreprotección de los adolescentes puede llegar a ser un problema para ellos. istolethetv

La adolescencia es un momento complicado para la mayoría de los chicos y chicas pero también es una etapa difícil para muchos padres y madres. Y no porque sus hijos se conviertan en personas complicadas, porque cambien de humor constantemente o porque se vuelvan rebeldes. No, esas dificultades que encuentran algunos padres y madres no tienen nada que ver con sus hijos sino con ellos mismos.

A esos padres y madres lo que les cuesta es aceptar que sus hijos están creciendo y que poco a poco deben dejar de tratarlos como niños e ir incorporando en la relación características de las relaciones entre adultos.

Por qué pasa esto

En la mayoría de los casos la causa de esto es el miedo, el miedo que tienen esos padres a que a sus hijos les pase algo. Y generalmente el problema viene ya desde la niñez de los hijos. Esos padres y madres suelen sobreproteger a sus hijos también cuando son niños. Algunos llegan a no dejar que estos hagan prácticamente nada por sí mismos y cuando llegan a la adolescencia a los chicos les faltan recursos para desenvolverse.

Qué se puede hacer para evitarlo

  • No es de tu pertenencia. Eso es lo primero que deben pensar los padres y madres sobre los hijos. Los hijos no pertenecen a los padres y madres. Sí, claro que son sus hijos y por eso deben cuidarlos y amarlos pero no son suyos, los hijos son de sí mismos. Entender eso es fundamental para poder darles autonomía.
  • Ser crítico con uno mismo. Muchos padres y madres ven en sus hijos solo lo que quieren ver. Algunos los ven siempre como niñitos buenos y pequeños, otros los ven como genios que necesitan cuidados… pero nunca son así. Por la seguridad y felicidad de los hijos es mucho mejor ser honesto con uno mismo cuando se observa a los hijos, solo así sabremos de verdad cómo son.
  • No tener miedo a envejecer. Lo que les ocurre a padres y madres es que la maduración de sus hijos los acerca a ellos a la vejez y algunos tienen miedo. Aceptar que la vida pasa es imprescindible para disfrutar de ella y para ayudar a los hijos a crecer cuando deben hacerlo. Y no sentir verguenza por tener ese miedo es la forma de empezar a combatirlo.
  • Aguantar el miedo. Muchos padres sienten terror a que a sus hijos les pase algo y eso les lleva a la sobreprotección. Pero deben pensar que esa sobreprotección que para los chicos y chicas es perjudicial además no la llevan a cabo por los propios chicos y chicas sino para evitar el miedo. Ser padre o madre conlleva asociada unas buenas dosis de miedo, angustia e incertidumbre y si eso no se asume no se puede ser un buen padre.
  • Pensar primero en los hijos que en uno mismo. Esa es la clave de todo. Si como padres y madres conseguimos pensar más en nuestros hijos que en nosotros habremos dado el primer paso para educarlos bien. Pero cuidado, no vale engañarse a uno mismo y pensar que la sobreprotección se debe a que los estamos protegiendo porque no es así, la sobreprotección es solo para protegernos a nosotros mismos de esos miedos y angustias que en la mayoría provoca el crecimiento de los hijos.