Cómo evitar la anorexia o la bulimia

Evitar los trastornos alimentarios más frecuentes: anorexia y bulimia

trastornos_de_la_conducta_alimentaria.jpg
Los padres deben observar a sus hijos para detectar precozmente cualquier trastorno de la conducta alimentaria. Lea Roth/Getty Images

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) siempre se han identificado con chicas jóvenes, casi siempre adolescentes. De hecho, cuando se realizan estudios de incidencia y prevalencia, los datos parecen confirmarlo: ser joven y ser mujer son factores de riesgo para padecer este tipo de trastornos. Pero estas patologías se diagnostican en otras franjas de edad y también en varones.

Trastornos de la conducta alimentaria, también en hombres

Estas patologías también pueden diagnosticarse en varones aunque en menor frecuencia: 1 varón de cada 9 mujeres, aproximadamente, pueden padecerlos.

Ver también: Anorexia y Bulimia, también cosa de hombres

Otro dato interesante, es que estas patologías aparecen con mucha más frecuencia en países desarrollados o en vías de desarrollo y en la cultura occidental.

Cómo evitar los Trastornos de la Conducta Alimentaria

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son problemas que a la larga pueden resultar graves. Comprometen la salud, la calidad de vida, pueden dificultar las relaciones sociales y hacen un flaco favor a quienes lo padecen así como a sus familiares más cercanos ya que sufren con los pacientes. Por tanto, hay que hacer todo lo posible para evitarlos.

Para evitarlos, la educación es clave. Así como fomentar valores responsables más allá de la importancia exagerada al físico. Y los padres y educadores tienen un papel fundamental en la lucha de los trastornos de la conducta alimentaria como puede ser la anorexia.

  • Aumenta su autoestima: Descubre las potencialidades de los niños y adolescentes. Valórales en función del esfuerzo, no solo de los logros. Practica el refuerzo positivo, acompáñales en sus retos y premia cuando consigan lo que se proponen sin restarle importancia.
  • Buena comunicación: La comunicación en la familia  en la escuela es fundamental para fomentar el desarrollo de personas maduras. Explícales por qué cambios físicos, psíquicos y biológicos van a pasar. Qué ocurre en la adolescencia, etapa en la que suelen iniciarse estos trastornos. Evita los tabués y muéstrate disponible y abierto ante sus preocupaciones o dudas.
  • Más actividades: Procura que los niños y adolescentes dediquen su tiempo de ocio a actividades extracurriculares como teatro, música o asistencia social. De este modo  desarrollarán valores y aspectos que no se tienen en cuenta en la escuela.
  • Hábitos saludables: Transmite el riesgo que comporta la realización de dietas alimentarias sin ningún tipo de control y fomenta las comidas en familia, evitando en los posible que los adolescentes coman solos. Así como prevenir la obesidad sin caer en la obsesión. Inculca la importancia del ejercicio físico para mejorar la salud y la forma física.
  • Detecta a tiempo: Tan importante como prevenir es estar atento a cualquier cambio en sus patrones de alimentación que puedan hacer sospechar que se puede padecer un trastorno de la conducta alimentaria. En estos casos, es importante pedir ayuda a un especialista para que pueda tratar a tiempo cualquier problema.

 

Pincha en este enlace si quieres conocer cuáles son los trastornos de la conducta alimentaria más frecuentes para poder detectar los síntomas a tiempo y poder frenarlo a tiempo para no causar un problema grave en la salud de tus hijos.