¿Cómo escribir un libro? Recomendaciones sencillas y básicas

Ernest Hemingway
Ernest Hemingway, Premio Nobel de Literatura 1954. Dominio Publico

Navegando por Internet me he encontrado con un sitio web que me ha llamado la atención. Se trata de comose.net, dedicado a explicar en artículos sencillos como se escribe o como se dice determinada palabra o se conjuga cierto verbo, cómo se transmiten algunas enfermedades, o cuáles son las características de varias plantas, por citar algunos ejemplos. En resumen, una clasificación enciclopédica pero a la vez curiosa de todo tipo de información interesante.

Ello me ha motivado a responder en forma casi evidente pero a la vez útil una pregunta que me hacen con frecuencia muchos niños y jóvenes: ¿cómo escribir un libro?

1- Escoger el género que más te agrade

Para escribir un libro lo primero que tienes que tener es ganas e interés por hacerlo, sabiendo que deberás dedicarle una cantidad considerable de tiempo y esfuerzo. De seguidas, has de escoger qué tipo de libro quieres escribir: si es de ficción o de no ficción, esto es, si lo que vas a plasmar es de tu propia invención o son hechos reales. En el primer caso, a su vez, si escribirás poesía (es decir, en forma de versos, normalmente rimados, y en el que las figuras literarias como el símil y la metáfora son fundamentales) o prosa.

Si escoges prosa, que probablemente sea lo más usual, has de decidirte entre escribir un libro de cuentos o relatos breves, o una novela (una historia de ficción más completa y extensa), que es lo que la mayoría de las personas escogen.

Dentro de la novela hay muchos sub-géneros, como la novela policiaca o negra, la novela histórica (ambientada en épocas pasadas), la costumbrista (que describe el ambiente y vida cotidiana de una sociedad en concreto), la fantástica, y así un largo etcétera. Últimamente están muy de moda, tanto en la literatura para jóvenes como para adultos, las novelas románticas.

Volviendo al género como primer elemento para responder a la pregunta de cómo escribir un libro, si te decides por uno de no ficción, también el abanico es amplio: desde un ensayo (en el que expones un tema determinado, con cierto orden y brindando tu opinión al respecto), hasta un libro de autoayuda (consejos para superarse y motivarse), pasando por la Historia, ya sea de periodos determinados o biografías de personajes famosos, así como tus propias experiencias (memorias, recuentos de viajes e, incluso -por qué no- una autobiografía). Puedes también escribir un libro de cómo aprender un deporte, cómo hacer determinadas manualidades o construir cosas, etcétera.

2- Dominar la ortografía y gramática básicas

Un aspecto importante de cómo escribir un libro es, por supuesto, saber escribir. Así como para ejercer un oficio manual necesitas aprender a manejar las herramientas, si quieres convertirte en escritor -por afición o como profesión- debes tener un conocimiento mínimo de la ortografía y la gramática. Por lo que he aprendido de la experiencia, esto se adquiere básicamente leyendo, aunque por supuesto existen toda una serie de recursos para resolver dudas del español. Eso sí, no te conformes con el corrector automático del programa de procesamiento de textos de tu ordenador (porque piensas escribir tu libro en el ordenador, ¿no?).

3- El estilo y la técnica

Como se dice algo es muchas veces más importante que lo que se dice: la forma es tan resaltante como el fondo. Esto el lo que distingue a un escritor de otro. Al plantearte cómo escribir un libro, si vas a redactar una novela, por ejemplo, tendrás que decidir si vas a hacerlo en primera persona (el protagonista es el mismo que va contando la historia) o en la forma del narrador omnisciente, o en una combinación de ambos estilos. También si la expondrás cronológicamente o con anacronías; esto último puede influir en el interés que irás creando en el lector, que en definitiva es lo que buscas.

En las novelas y en los relatos en general son muy importantes las descripciones y los diálogos; las primeras requieren en muchos casos de la utilización de las llamadas figuras literarias (símiles, metáforas, etcétera).

4-Trabajo y más trabajo

El último consejo de cómo escribir un libro puede resultar tautológico: escribiéndolo. Pero con ello quiero insistir en que hacerlo requiere de muchas horas de esfuerzo. Hablamos de investigación previa (incluso en el caso de las obras de ficción), de teclear y teclear en nuestro ordenador, y de revisar y reescribir lo que hagamos tantas veces como lo creamos necesario, hasta tener la frase con la que exactamente nos sintamos satisfechos. Los escritores profesionales -yo por supuesto no soy uno de ellos- pasan varias horas del día, todos los días, frente a su ordenador, escribiendo. Y algunas veces, luego de hasta 10 horas, producen apenas una página, por ejemplo, de toda una novela.