Cómo es una esposa independiente

Esposas y socias

Caterina Fake and Kenyatta Cheese to Joi Ito.Fotopedia

Las relaciones de pareja han cambiado al mismo tiempo que el desarrollo laboral de las mujeres se ha ido superando. Las esposas o compañeras salen, en muchísimos casos, a trabajar fuera del hogar en jornadas tan o más largas que las de sus hombres. Ganan tanto o más dinero y disponen de toda la libertad que requieren.

Sin embargo, a menudo asustan tanta independencia y autonomía. No son mujeres fáciles de llevar y su forma de ser todavía no encaja en los círculos de muchas sociedades tradicionales.

Son mujeres que buscarán parejas fuertes pero que puedan entender sus demandas y necesidades. Ellas, a cambio, son absolutamente respetuosas de los requerimientos de sus compañeros y esposos. Intentarán conciliar las necesidades de una pareja con sus necesidades particulares.

¿Está realmente el hombre del S. XXI listo y dispuesto a cambiar el equilibrio de los roles? Y la mujer independiente… ¿qué características tiene que la diferencian de su madre y su abuela?

Siete mandamientos de la esposa independiente

  1. La compañera independiente actúa de acuerdo a la realidad de su vida. No simula ni aparenta lo que no es. Cuando está cansada lo reconoce, si se equivoca, pide disculpas y a la hora de gozar la vida, lo hace sin tapujos. Está contenta con quien es, y derrama su esencia entre quienes la rodean.
  2. Son mujeres muy seguras. No dudan en cambiar en el aire una decisión si, con ello, mejoran la perspectiva. Las mujeres independientes son precisas sin ser obsesivas; discretas sin ser sumisas; equilibradamente desconfiadas, emotivas pero no histéricas y bravas sin ser antisociales. Son, en definitiva, equilibradas en todos los puntos, pero humanamente equilibradas.
  1. Suelen ser personas extrovertidas, sociables y amables y, al mismo tiempo, saben imponer una distancia necesaria y ejecutiva cuando se trata de trabajo. Saben organizar actividades grupales, adoran su vida social con los afectos más cercanos.
  2. Son intuitivas, generadoras de acción y muy convincentes: convierten los sueños que crean, en realidad. Su fuerza radica, precisamente en su dualidad fuerza/sensibilidad. No se distraen con cuestiones menores ni se dejan llevar por la opinión o dichos ajenos. No tienen tiempo para la autocompasión, los celos o las quejas. Van al punto de lo que les interesa.
  1. Se tienen en alta estima. Saben que sus ideas e idiosincrasia son muy valiosas, pero no hacen de esto su bandera. Simplemente SON así, naturalmente.
  2. Son grandes conductoras de crisis porque no se quedan navegando en el conflicto sino que analizan el punto caliente del mismo y buscan soluciones. Saben escuchar a los demás para evaluar distintos ángulos del problema pero no se dejan engatusar. Escuchan, procesan y deciden solas.
  3. Las mujeres independientes de cuarenta o cincuenta años valoran la experiencia de la vida todos los días. Están felices con su edad y disfrutan de los cambios en su cuerpo porque los reconocen como vida disfrutada. Tienen suficientes experiencias como para ser millonarias en capital humano, y usan esto en su beneficio y en el de los que aman.

Una mujer independiente en la cama

Una mujer de este calibre se muestra segura fuera y dentro de la cama. Son intuitivas y se dejan llevar por su instinto para confirmar o desechar las primeras impresiones que el otro les causa.

Entienden perfectamente el equilibrio entre la intuición, la acción y la emoción y son maestras combinando los tres elementos.

Con la experiencia que han acumulado en la vida, más la sabiduría y la seguridad, hacen gala de una falta de inhibición sexual notable, lo que las hace unas compañeras inigualables a la hora del amor .

Tienen un abanico amplio en el juego erótico y si hay algo que no han probado, lo que es difícil, no tienen inconveniente en hacerlo.

El sexo no es un tabú para ellas. Es una actividad esencial e importante y lo disfrutan realmente con su compañero. Ellas llevan la iniciativa muchas veces, disfrutan el encuentro y lo hacen disfrutar.

Igualmente son muy cuidadosas al cuidar el ego de sus esposos o compañeros. Si hay alguna disfunción sexual, ellas tendrán mucho cuidado en no herir o profundizar posibles inseguridades del otro siendo demasiado atosigantes. Al contrario, son cautelosas y suaves si eso es lo que hace falta.

Las mujeres independientes y seguras saben cómo sostener una relación siempre y cuando estén interesadas en hacerlo. Cuando no es el caso afrontan la realidad sin vueltas y terminan con la pareja de un modo casi brutal .