Cómo elegir a alguien que nos ayude en el hogar

Senora-limpieza.jpg
Hill Street Studios © Getty Images

Aunque muchas familias no pueden plantearse contratar a una persona para que les ayude en las labores del hogar, muchas otras hacen el esfuerzo económico debido a múltiples razones. Hay familias que prefieren quitarse de actividades lúdicas o menos necesarias pero no tener que hacer todo el trabajo del hogar.

Podemos necesitar ayuda con los niños para llevarles o recogerles del colegio, ayuda para la limpieza del hogar o sencillamente porque somos el único adulto en casa y es muy difícil organizarlo todo tu sola.

 Sea cual sea la causa, es importante que tengamos claro qué esperamos de esa persona y que podemos ofrecerle:

 ¿Para qué necesito ayuda?

 Debemos tener claro cuál va ser la función de la persona que contratemos. Una persona contratada en casa puede ayudarte a:

  •  Limpieza diaria o semanal del hogar: normalmente puedes contratar desde una hora al día.
  •  La colada, planchar y organización de la ropa: quitartel de encima este trabajo tan tedioso puede ser una gran idea.
  •  Ayuda puntual en los cambios de estación: organizar la ropa personal y dar una vuelta a la casa en estos momentos puntuales puede requerir ayuda.
  •  Limpieza en profundidad de la casa cada ciertos meses: esos cristales, rincones, armarios a los que nosotros nunca conseguimos llegar, pueden ser limpiados cada cierto tiempo por alguien contratado.
  • Cuidar a los niños: contratar a alguien para esta labor, requiere un tratamiento especial, sobre todo si van a estar con ellos a solas o si son muy pequeños.

     

     ¿Cuántas horas necesito que vengan?

    Es muy importante que consigáis organizar primero vuestros horarios y los de los niños para saber cuáles son las horas en las que estas personas podrían trabajar o tú necesitarías su ayuda directa. Ten en cuenta que a mayor número de horas contratadas, más fácil es que esa persona no quiera perder el trabajo que le das y posiblemente hasta se esfuerce más.

     

    ¿Necesito versatilidad en los horarios?

    Contratar a una persona que tiene la posibilidad de adaptarse a cambios horarios ocasionales, es uno de los grandes puntos a la hora de contratar a alguien. Incluso si a priori tu familia no necesita hacer cambios de este tipo, tener la posibilidad de alargar un día su trabajo o cambiarla incluso de día, puede facilitarte mucho la vida.

     

     ¿Cuánto dinero puedo pagar?

     Este es un tema fundamental. Debes poder pagar dignamente a la persona y a la vez ser capaz de mantener su sueldo durante un periodo de tiempo. Pregunta a las personas de tu alrededor cuánto pagan quienes les ayudan en casa y ese puede ser un buen baremo. Como en cualquier trabajo un buen sueldo fidelizará a tu trabajadora.

     ¿Cómo me gusta relacionarme con ellas?

    Tratando siempre con el debido respeto, cualquier relación que elijas sea cercana o manteniendo las distancias está bien si es lo que tú prefieres y a ella no le hace sentirse incómoda. Una preferiréis hacerla sentir especialmente confortable y en confianza y otras pensaréis que es mejor no hacer demasiada amistad con una persona que recibe órdenes de tu parte.Todo está bien siempre que prime el respeto.

    ¿Hasta cuándo voy a necesitar?

    Tienes que decidir si está ayudando a hacer por un periodo de meses o en principio es algo indefinido mientras a ambas os vaya bien. Las personas que contratamos para trabajar en casa tienen los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro trabajador por lo cual debe estar atento a si tienen que tener un contrato o si se les paga los periodos de vacaciones y cuánto tiempo duran estos.