Cómo donar bajo presupuesto

8 maneras de ayudar a la comunidad mientras protegiendo tu presupuesto.

No hay que ser rico para ayudar a los demás. Getty/Sami Sarkis

Durante tiempos de prosperidad o de escasez, siempre hay miembros de la comunidad que necesitan ayuda. Ayudar a los vecinos no sólo es una obligación social--también nos da sentimientos positivos y nos ayuda a enseñar a nuestros hijos la importancia de la generosidad. Las fundaciones ONG necesitan todo tipo de ayuda para continuar con los servicios que necesitan las personas que tienen problemas de dinero.

Si tienes poco presupuesto para gastos adicionales, quizá pienses que no puedes donar. Pero no sólo los ricos y las compañías grandes ayudan a las fundaciones--según Charity Navigator, un 73% de las donaciones de 2010 en EEUU fueron por parte de personas en vez de corporaciones. Aunque tengas poco dinero, aunque sea $1 extra, puedes ayudar a los demás.

  1. Donar comida con cupones. Si usas cupones en el supermercado, úsalos para donar comida sin pagar. Por ejemplo, si tienes un cupón para comprar una barra de pan y recibir otra gratis, dona la barra gratis a una organización que da comida a los pobres. Otra idea: mientras cortas cupones, corta los que no pueda usar tu familia--por ejemplo, cupones para comida de bebé si tus hijos ya son grandes--y úsalos para comprar comida para donar. Así puedes dar comida a la gente que no tiene suficiente, por poco dinero.

  2. Donar tu jarra de monedas. Las monedas parecen poca cosa, pero tus monedas añadidas a las de los demás pueden sumar mucho. Pon una jarra donde toda la familia pueda verla, y haz costumbre meter todas tus monedas cada fin de semana. Anima a tus hijos a hacer lo mismo. Después de acumular muchas monedas, pide a tus hijos que te ayuden a meterlas en rollos para cambiar en el banco y donar el dinero. O, si vives donde hay maquinas de CoinStar, puedes usar una de ellas para donar a una de las caridades que CoinStar ayuda.

  1. Donar por SMS. Algunas organizaciones ONG usan la tecnología del siglo XXI para recibir donaciones. Por ejemplo, según LaNacion.com, en enero de 2010 La Cruz Roja recibió más de 8,5 millones de dólares de donaciones para las victimas del terremoto de Haití durante las primeras 72 horas de su campaña SMS. Personas en los Estados Unidos que quisieron donar sólo tuvieron que mandar el mensaje "HAITI" al número 90999 para donar $10. Sólo por mandar un mensaje SMS y pagar el precio de ir al cine, muchas personas dieron ayuda bastante necesaria a las victimas del desastre.

    La Cruz Roja de España tuvo una campaña de donaciones por SMS para las victimas del terremoto en Japón en marzo de 2011, y hay otra campaña SMS para ayudar a las victimas de la hambruna en el cuerno de África.

    Visita la página del Comité Internacional de la Cruz Roja para informarte, o la de Mobile Giving Foundation para ver una lista de las fundaciones en los Estados Unidos que aceptan donaciones por SMS.

  1. Donar de otras maneras "high-tech." Además de SMS, la tecnología te puede ayudar a donar de otras maneras fáciles y baratas. En los Estados Unidos, Coca-Cola tiene un programa por Internet por el cual puedes ganar puntos si entras los códigos que se encuentran bajo el tapón de los refrescos. Puedes cambiar los puntos por varias cosas como música, ropa o tarjetas de regalo, o puedes donar tus puntos a la escuela que quieras. Así que puedes ayudar al colegio de tu hijo con los tapones que ibas a tirar.

    Si eres miembro de Facebook, visita las páginas de las caridades que te gustan para ver si hay campañas ahí. Por ejemplo, según FoxBusiness.com, en Octubre 2011 la compañía Discovery Bay Games hizo una campaña para donar a la fundación Make-a-Wish, que da algo deseado a los niños muy enfermos. Discovery Bay Games prometió donar $1, hasta $10.000 en total, por cada persona que marcara "me gusta" en su página Facebook durante el mes.

  2. Donar mientras haces compras. Muchas tiendas y restaurantes de comida rápida te ofrecen la oportunidad de donar cantidades pequeñas a fundaciones ONG mientras pagas. La donación que piden normalmente es de $1 o $5. No parece mucho, pero en 2010 la ONG Muscular Dystrophy Association recibió 23 millones de dólares por su campaña "Shamrock" que pidió donaciones así. Las donaciones pagaron programas para ayudar personas con distrofia muscular y otras enfermedades que afectan a los músculos.

  1. Donar sangre. Siempre hay pacientes que necesitan sangre, y puedes ayudar en salvar una vida sin pagar nada. Visita la página de La Cruz Roja para saber dónde puedes donar sangre. También hay fundaciones como Locks of Love, a la que puedes donar trenzas de cabello para hacer pelucas para niños que lo han perdido por enfermedades como el cáncer.

    Si piensas hacer más, considera la lista de donantes de médula ósea de tu país. Hacen un análisis de sangre y te notifican si un paciente con leucemia u otra enfermedad de sangre puede recibir tu médula ósea para salvarle la vida.

  2. Donar con tu tarjeta. Muchas tarjetas de crédito o de débito ofrecen la oportunidad para donar a la caridad cuando usas tu tarjeta. Con algunas, puedes donar los puntos que recibes por usar tu tarjeta, y otras donan una cantidad pequeña cada vez que la usas. Pregunta a tu banco qué programas ofrece para donar.

    Otra opción es usar fundaciones como SwipeGood. Con SwipeGood, puedes elegir una de tus tarjetas para donar a la caridad que especificas. Cada vez que usas la tarjeta elegida, SwipeGood redondea al dólar más cercano y dona la diferencia a la caridad especificada. Puedes poner un límite mensual para no donar más de lo que quieres.

    Al igual que cada vez que gastas dinero, ten cuidado para no ser engañado cuando donas con tu tarjeta.

  1. Donar tu tiempo libre. Si no tienes dinero para donar, sin embargo puedes donar tiempo por hacerte voluntario. Piensa en cuánto tiempo libre tienes para hacerlo, y en qué te apasiona. Por ejemplo, si te encanta leer, puedes ser voluntario para una ONG que ayuda a los analfabetos.

    Si no tienes ni idea de las ONG que te interesan, hay organizaciones que te pueden ayudar en decidir cómo quieres hacerte voluntario, y cuál ONG es mejor para ti.