Cómo divertirnos a la hora de escribir un posteo.

tec-escr.jpg
photopin

Si bien suele suceder que escribir nos apasiona a los blogueros en general, con el correr del tiempo y la profesionalización de la tarea,  puede que la obligación diaria de escribir artículos y materiales nuevos se torne repetitiva, rutinaria y aburrida. El sólo hecho de estar escribiendo bajo presión desnaturaliza el proceso creativo y si a eso le sumamos la monotonía de estilo y línea editorial a la que estamos sumidos, este proceso puede resultar algo tedioso.

Teniendo este problema en cuenta, a continuación, mencionaremos algunos recursos literarios referidos a la práctica que permiten romper con la rutina y dinamizar el proceso, para lograr que sea más entretenido y conseguir así, mayor compromiso y mejores resultado.

  • Bosquejos: realizar un bosquejo que delimite cuales son los mensajes que queremos comunicar, en qué orden y cuál es la conclusión a la que queremos llegar suele ser muy útil a la hora de escribir un artículo; de hecho, nos permite ahorrarnos tiempo producción y no apartarnos del objetivo. Recuerda que el formato de introducción, cuerpo y conclusión, es una formalidad muy apreciada por los lectores en cualquier artículo informativo.

  • Escribe de un tirón sin editar: está demostrado que escribir una idea de manera continua sin detenerse a la edición, dejando esa tarea para una segunda etapa, mejora considerablemente la calidad del material y los tiempos de producción. Al expresar una idea, solemos entrar en una zona de confort expresiva que si es interrumpida por la formalidad de la escritura y el estilo, se ve perjudicada. Por tal motivo, debemos expresar libremente nuestro concepto a partir del bosquejo que hemos determinado y una vez terminado, dedicarnos minuciosamente a la edición para mejorar la cohesión y coherencia de la pieza.

  • Descansar antes de editar: para poder visualizar los errores de estilo y gramaticales, es recomendable tomarse un pequeño descanso entre el momento de producción y el momento de corrección. Esto nos permitirá cambiar el foco de atención y no pasar por alto errores. Si lo hacemos inmediatamente es probable que sigamos en el mismo tener expresivo con el que veníamos durante la producción y no visualicemos las falencias por carecer de objetividad al respecto.

  • Prueba escribir a mano: no a todos les resulta esta técnica, pero para muchos ha logrado maravillas. La posibilidad de concentración exclusiva que propone el papel y la fluidez expresiva que posibilita centrándose en el estilo, selección de palabras y complejidad de las oraciones es excelente.  Alejarnos para la producción de la herramienta cotidiana (la computadora) nos permite extrañarnos de los vicios rutinarios y nos aporta perspectiva.

  • Imprime tu material: a la hora de editarlo es muy útil tener el material impreso para poder hacer notas sobre el mismo y hacerlo en cualquier momento que lo deseemos, sin necesidad de acudir a la tecnología.

  • Respeta tu espacio de producción: si bien la rutina excesiva aburre, el orden y la práctica facilitan la producción. Si cuentas con un espacio (físico y en tiempo) de producción definido, el cuerpo y el cerebro se predispone para entrar en la “zona” productiva y focaliza mejor los objetivos.

  • Acude a un revisor: es de gran valor contar con un revisor o editor de confianza en el que podamos apoyarnos y escuchar sus consejos para mejorar nuestro material. Esta perspectiva de un tercero nos permitirá confirmar si nuestras intenciones están siendo cumplidas y también visualizar falencias que no hayamos advertido.

  • Evita complejidades innecesarias: las oraciones demasiado complejas, largas o repetitivas no sólo aburren al lector, sino que también abruman al escritor, por su forma, a la hora de editarlas. Trata de no ser repetitivo, sin dejar de lado el sentido estético, intenta de ser conciso y directo con tu mensaje y cuando sea necesario repetir, parafrasea y utiliza sinónimos.

Con esto simples consejos podrás conseguir que el proceso de producción de artículos sea más entretenido y a su vez, que los tiempos de producción sean mejores y el resultado de mejor calidad. Por lo tanto, si te encuentras en  tiempos de bloqueo de redacción, te cuesta más de costumbre producir contenido o no estás conforme con la calidad de tu material, te recomiendo que esquematices estas técnicas y verás que en poco tiempo conseguirás excelentes resultados.