Cómo distribuir los invitados en una boda

¿A quién sentar en la mesa principal?

www.jasondunn.com

Distribuir las ubicaciones de tus invitados en el banquete de bodas es un juego de estrategia que lleva su tiempo. Deseas que familiares y amigos tuyos y de tu pareja estén lo más cómodos posible. Es muy importante que todos se sienten a la mesa entre gente amiga y con la que se lleven bien.

Distribución libre o predeterminada

La mejor idea es no dejar que cada invitado elija su asiento libremente, aunque quizá fuera lo que todos desean, porque de este modo algunas personas menos populares o que conocen a menos gente, quedarían segregadas del grupo.

La invitación por tarjetas en la que asignas un sitio predeterminado a cada uno de tus invitados es un sistema demasiado rígido. La forma más aconsejable de hacerlo está en un punto intermedio. Se asignan mesas, pero los conmensales en cada una de ellas pueden sentarse como más les guste.

Lo ideal es que a la entrada del salón del evento haya un diagrama con la disposición de las mesas y los nombres de los invitados asignados a cada una. De este modo, cada uno de los comensales sabrá dónde dirigirse sin sentirse desorientado.

La mesa principal o "de los novios"

La primera mesa de la que tienes que ocuparte es esta. La principal. En ella estarán sentados los novios y sus afectos más cercanos.

Hay que tener mucho cuidado aquí. Generalmente a esta mesa se sientan los novios, los padrinos y quizá algunos familiares. La disposición tradicional, teniendo en cuenta que la madrina sea la madre del novio y el padrino el padre de la novia, sería la siguiente: madre de la novia - padrino - novia - novio- madrina - padre del novio.

El problema es que en los tiempos actuales es muy posible que alguno de los suegros estén divorciados y hayan conformado nuevas parejas, con lo que obligarlos a sentarse juntos no es la mejor idea. Te sugiero que, en caso de posible conflicto, dejes fuera de la mesa principal a los cónyuges de los padrinos o, mejor todavía, hagas una mesa especial para los padres separados con sus nuevas familias y te quedes en la mesa principal con tu pareja, nada más.

Consúltalo con ellos antes de disponer nada, de ese modo te asegurarás de que no haya sorpresas ni enfados desagradables en un día tan especial.

La ubicación de la mesa principal debe ser tal que la mayoría de los invitados puedan ver a los novios. Por supuesto, independientemente de la forma de la mesa, los novios deben estar en el centro.

Las mesas de los invitados

Antes de ponerte a distribuir las mesas, asegúrate de tener los invitados confirmados. Ya has mandado las invitaciones previamente con anticipación y un RSVP(répondez s'il vous plaît / responder, por favor) de aviso.

Las mesas redondas de entre 8 y 10 comensales son las mejores. Puedes hacer grupos variados, como pequeños universos, en cada una de ellas, de modo que todos se sientan a gusto.

Las mesas más cercanas a la mesa principal serán aquellas donde se sienten las personas más allegadas a la pareja. Lo ideal sería que cerca de los novios estén las mesas con los familiares más cercanos de cada uno de los miembros de la pareja, y otra con los mejores amigos de ambos.

Así, puedes ir disponiendo estas mesas según afinidades y necesidades especiales. Por ejemplo:

  • Nunca sientes juntos a invitados que ya sabes que se llevan mal y acaban discutiendo, aunque sean del mismo grupo familiar.

  • Si tienes personas del mismo rango de edad, muy mayores, siéntalos juntos para que compartan una charla interesante entre ellos.

  • Fíjate si tienes invitados con necesidades o impedimentos físicos especiales como embarazadas o personas en silla de ruedas. Busca la ubicación más cómoda para ellos.

  • Si hay pista de baile, ubica las mesas con gente joven y ganas de fiesta cerca de la misma. De ese modo cuando salgan a bailar no tendrán que sortear mesas de gente más tranquila.

Qué hacer con los niños en una boda

Los niños son un tema importante dentro de la celebración de una boda. Ellos no siempre están interesados en las mismas cosas que los adultos, no tienen el mismo paladar y se aburren fácilmente en las celebraciones largas y multitudinarias.

Los niños están mejor con otros niños.. Te sugiero que te encargues de este tema de la siguiente forma: busca un salón donde haya una sala contigua o un lugar especial y cercano para que los niños disfruten pero puedan estar en contacto con sus papás tantas veces como quieran.

Contrata un servicio especial para los niños con niñeras, animadores especializados y un menú infantil. Los niños estarán encantados y los padres podrán disfrutar de la celebración de tu boda libremente, mientras sus pequeños están a metros de distancia bajo una supervisión adecuada.

Hasta puedes disponer de un pequeño cuarto de descanso donde las mamás con bebés puedan amamantar o dejar que los más chiquitos duerman en una cuna al cuidado de una nanny.