Cómo desmontar los prejuicios y creencias que te impiden encontrar el amor

01
de 06

Y tú, ¿eres la mujer soñada por tu hombre ideal?

Conoce tus virtudes y aprende a potenciar tu atractivo
No permitas que tus creencias limiten tu felicidad. © Madja | Dreamstime.com

Podrías escribir una lista con las cualidades del hombre de tus sueños, ¿verdad? Y sin embargo, no aparece en tu vida. Quizás es porque tú misma no te has convertido todavía en la mujer ideal de la pareja que tanto anhelas.

Recuerda lo que dice la ley de la atracción: recibimos lo mismo que damos. Abandonar los hábitos destructivos, conocerte bien a ti misma y saber qué tipo de hombre te resulta tóxico es un primer paso muy importante. Sin embargo, tus sueños y propósitos no se trasladarán a la realidad si solo son deseos bienintencionados.

Es decir, por mucho que visualices a un hombre maravilloso que llena de dicha tu corazón, hay otro elemento en esa ecuación que debe encajar para que funcione: tú. Debes mirarte en el espejo de la sinceridad y responder a algunas preguntas: ¿Has desarrollado en ti las cualidades que anhelas en tu hombre ideal? ¿Eres el tipo de persona de la cual te enamorarías? ¿Pides a tus parejas aquello que no eres capaz de dar? Si la respuesta es no, significa que todavía no puedes atraer a esa maravillosa persona, puesto que ella ha de ser un reflejo de ti.

A veces nos quedamos atrapadas en las creencias que nos limitan, los miedos o los prejuicios que arrastramos sin ser conscientes de ellos. Estos bloqueos se convierten en la razón de que una persona no encuentre pareja o la que encuentre no le satisfaga.

Vamos a repasar algunos de los tópicos que debemos arrojar a la basura si queremos no solo atraer, sino también convertirnos en, la pareja ideal.

02
de 06

Tópico 1. “Todos los buenos están casados”.

Tips para una cita amorosa con éxito
Hay solteros estupendos: créetelo. © Kristinakb | Dreamstime.com

Eso es lo que dicen muchas mujeres cuando salen por noche y regresan a casa solas y hartas de que lo único que han conseguido sea una conversación a gritos en un bar o una torpe proposición sexual. Hay una variante aún más deprimente: “Si a sus treintaytantos o cuarenta está soltero, por algo será”. O sigue enganchado a mamá, o es un misógino o tiene alguna rareza.

Dale la vuelta. Si tú estás soltera y tienes amigas maravillosas que también lo están, ¿por qué no va a ocurrir lo mismo con los hombres? Lo que ocurre muchas veces es que solteros y solteras no se encuentran. Si tu hombre ideal no transita por los bares a las tantas de la madrugada, ¡alégrate de no encontrarle ahí! Eso no significa que no exista, sino que no está interesado en emborracharse y tener aventuras de una noche. En cuanto a ti, conviértete en una soltera de oro, pues el tópico es aún más cruel con las mujeres: “Se le va a pasar el arroz”. Demuestra que estás por encima de esas convenciones rancias. Defiende tu soltería, ponte tus mejores galas, atrévete a ir sola a una boda o de viaje. No te avergüences por no tener pareja. Sal de casa, relaciónate, haz cursos, sé abierta y curiosa. Deja que el mundo te vea, que no haya más solteros que se pregunten donde están las mujeres como tú.

03
de 06

Tópico 2. “¿Dónde está mi príncipe azul?”

Abre tu corazón a un nuevo amor
Sueña alto, pero con los pies en el suelo. © Khaki / stockvault

Todas hemos visto comedias románticas y hojeado revistas del corazón. Allí, los hombres enamorados son guapos, ricos y famosos. No se parecen a los que nos rodean. En la vida real, ninguno lo tiene todo. Los que son buena gente, no tienen dinero o no nos parecen atractivos. Y los que huelen a triunfo suelen resultar superficiales y vanidosos. ¿Es que no existe el hombre perfecto?

Dale la vuelta. Un signo de madurez es darse cuenta de que un hombre no necesita tener dinero ni un físico perfecto para resultar atractivo, ya que la verdadera riqueza está en un corazón generoso y entregado. No seas cruel con un chico encantador solo porque no es el líder del grupo o la envidia de sus amigos. Más aun: tampoco seas cruel contigo misma. Olvídate de lograr la absurda perfección o exigírsela a los demás, y no creas que te querrán más si cumples con cada dictado de la “operación bikini”. Unos gramos de celulitis pasan desapercibidos en el cuerpo de una mujer que se quiere y se enorgullece de sí misma. Mírate al espejo y date cuenta de que eres única en este mundo. ¿No te parece un milagro? ¡Compártelo!

04
de 06

Tópico 3: "Ellos dan amor para conseguir sexo"

Claves para reavivar tu vida sexual
El sexo debería ser juego y placer. © Emiliano Rodriguez | Dreamstime.com

Ya lo sabemos: para ellos, el sexo no conlleva tantas complicaciones y no tienen ningún problema en practicarlo sin compromiso alguno o con varias mujeres. Al principio, cuesta saber si de verdad sienten algo por su pareja o solo son cariñosos para lograr más cama. Y aunque ahora las chicas son mucho más lanzadas, este es un tópico que nunca cambia.

Dale la vuelta. En primer lugar, seamos sinceras. ¿Seguro que nunca has dado sexo a cambio de amor? A un novio al que no querías perder, o a un desconocido que querías ligarte, para competir con tus amigas o porque te sentías sola… Si también lo has hecho, no te pongas por encima de ellos ni generalices. Céntrate en ti y descubre cuándo actúas con una máscara de falsa seguridad para ocultar tus heridas: miedo a que te abandonen después del sexo, miedo a no gustarle lo suficiente, a que tu cuerpo le desagrade, a que te utilice, a quedarte sola, etc. Reconocer esos temores es el primer paso para atravesarlos y empezar a cuidar mejor de ti misma. Cuando no necesitas despojarte de la ropa para demostrar nada, puedes desnudarte en cuerpo y alma, exponiendo tu vulnerabilidad e intercambiando amor y placer. Tampoco tengas miedo de desear sexualmente a un hombre aunque no estés enamorada: si se hace con madurez y respeto, es una forma maravillosa de comunicarse con otra persona.

05
de 06

Tópico 4. “No hay quien les entienda”

Balance del año
Trátales como lo que son: seres humanos con sus contradicciones. © Ioana Grecu | Dreamstime.com

Dicen que la masculinidad está en crisis. Que de tanto esforzarse por ser sensibles, modernos y comprensivos, los hombres se han afeminado. Y eso no nos gusta. Una cosa es estar con un hombre que habla de sus sentimientos. Otra, que te vuelva loco con sus vaivenes emocionales. Claro que esos son preferibles a los que se han quedado atrapados en el viejo paradigma del machista, patético ya por anticuado y absurdo. ¿Es que no hay término medio?

Dale la vuelta. Ellos están hechos un lío, pues sí. Pero, ¿y nosotras? Las mujeres hemos logrado grandes conquistas y debemos sentirnos orgullosas de nuestra fuerza. Tenemos mucho que decir y la sociedad del siglo XXI habrá de feminizarse para sobrevivir a la crisis global. Pero para nosotras tampoco es fácil. También nos sentimos confusas. Caemos en la falta de autoestima, el victimismo y el afán de sacrificio, o bien nos vamos al otro extremo y nos volvemos masculinas, despiadadas o agresivas, porque a veces no sabemos cómo comportarnos. Es lo mismo que hacen ellos así que asume que todos vivimos en tiempos confusos donde los viejos roles se han desdibujado. Admite tus contradicciones y sé comprensiva con las de los demás. Eso te hará mucho más atractiva y motivará a los hombres con los que te relacionas a quitarse también la máscara.

06
de 06

Tópico 5. “Ninguno quiere nada serio”

Lenguaje corporal masculino
Cuando se trata de hombres, intenta no generalizar. © Bsilvia | Dreamstime.com

Cada vez hay más hombres que, tras una relación o matrimonio frustrado, no quieren oír hablar de volver a emparejarse. Están tan orgullosos de su independencia y su soltería que no hay forma de convencerles. Reniegan de la intimidad, son encantadores pero solo quieren amistad con derecho a roce y sin complicaciones. Además, ellos carecen de “reloj biológico”, o ya tienen hijos y no quieren más.

Dale la vuelta. Todos tenemos un pasado, no solo ellos. Tú también has vivido el desamor, la soledad, el miedo a no encontrar a la pareja de tus sueños, la desazón de vivir aventuras que no te llenan… Todos esos vaivenes nos hacen sufrir mucho, pero también nos enseñan a amarnos a nosotros mismos y ser felices sin necesidad de tener pareja. Llegar a ese punto es una gran conquista: siéntete afortunada. Sin embargo, el reto está en ser independientes sin dejar de mantener viva la capacidad de entrega, de sorpresa, de curiosidad. Ser una persona que ama la vida, que está dispuesta a aprender, a cambiar, a volver a empezar… con sus heridas, sus aprendizajes, sus decepciones y sus sueños. Mantén tu sonrisa y tu fe en la vida, sé una persona atractiva y joven de espíritu por muchas relaciones fallidas que hayas tenido, lejos de la amargura, la resignación o el cinismo que nos hacen tan feos a hombres y mujeres. Si aun así te topas con un hombre instalado en su cómoda soltería que no desea salir de ella… ¡vuela de su lado, no te merece!