Cómo desintoxicar el cuerpo luego de las fiestas

vegetales
Limpia el sistema, revitalízate agregando más verde a tu dieta. Jose R. Aguirre/Getty Images

La ingesta de alimentos procesados, enlatados, de harinas refinadas, y azúcares procesados, aletargan el sistema además de envejecer las células, debilitar el sistema inmunológico y agregar esos kilitos demás que tanto rechazamos que son sólo la señal de lo que el cuerpo no ha podido digerir, asimilar o eliminar.

Piensa que cuando el cuerpo no sabe que hacer con algo, lo guarda. ¿Te suena familiar?

Por ello, y ahora que las fiestas ya quedaron atrás, es fundamental depurar el cuerpo; liberarlo de lo que no ha procesado. Verás que te sentirás, más optimista con más energía y hasta lucirás más saludable y radiante.

El cambio lo notarás enseguida, tanto en tu piel como hasta en cómo logres dormir por las noches.

Aunque desintoxicar el cuerpo es un proceso simple, tampoco creas que acontece de la noche a la mañana.

Por eso intenta por una semana de llevar la siguiente rutina:

•Comienza tus mañanas con un té de ginseng concentrado o de yerba mate;

•Para balancear el pH del cuerpo, simplemente mezcla el jugo de medio limón con 1 cdta. de bicarbonato de sodio y tómalo por las mañanas antes de desayunar;,/p>

Durante el día, puedes reemplazar tus bebidas regulares por agua caliente con limón;

•Camina a diario para estimular la circulación o practica yoga (te ayudará a eliminar más rápido)

•Come de cuatro a cinco comidas al día para estimular el metabolismo usando la lista de alimentos purificadores de esta sección (ver abajo) para estimular la circulación en los órganos, en especial del estómago, los riñones, el hígado, bazo, y el tracto intestinal.

Evita los fritos, el exceso de alcohol, dulces, carnes rojas y comidas picantes.

Por las noches, si sufres de estreñimiento, ingiere una sopita caliente de batatas con miel mezcladas con su propio líquido de cocción. Haz esto por una o dos semanas. ¡Hará magia!

•Lleva un diario de cómo vayas progresando.

Así podrás tener más claro las diferencias y estar presente de cómo tu cuerpo va evolucionando, además de los alimentos que tal vez debas eliminar de tu dieta de una vez por todas.

Por ejemplo, pregúntate: ¿Estoy menos hinchado? ¿He mejorado la digestión? ¿Tengo más energía? ¿Puedo dormir mejor por las noches? ¿Muevo mejor el vientre? ¿Tengo más apetito? ¿Tengo el humor más estable? ¿Estoy más positivo?

Habrá cambios, tendrás síntomas físicos, que vas a experimentar con el cambio de hábitos alimenticios o dieta. Toma nota para entender mejor las señales de tu cuerpo y seguir de cerca lo que tu cuerpo te comunique y te pida.

Entre los síntomas que puedas llegar a experimentar tal vez tengas: pequeños dolores de cabeza, dolores físicos en general y/o en las coyunturas, cansancio o aletargamiento mental. Todo esto es pasajero ya que es el cuerpo depurando. Sin embargo, ante cualquier duda o pregunta siempre consulta con tu médico.

Lista de alimentos purificadores:

Frutas y frutos: manzanas, peras, damascos, castañas, higos, cocos, pomelos, bananas a punto, naranjas, caqui, nueces, ciruelas, pomelo, dátiles

Vegetales: brócoli, apio, zanahorias, col, maíz, berenjenas, pepino, lechuga, chirivía, papas, hongos shiitake, espinaca, batatas, tomates, zapallitos, calabaza

Proteínas: carnes blancas, pescado, pavo, puerco; o si deseas lograr resultados más drásticos, elimina todas las carnes de tu dieta y reemplázalas con soja, tempeh, seitán o tofu. Lo importante es que evites las carnes rojas.

Granos, semillas: cebada, semillas de sésamo negras, arroz integral y salvaje, frijoles de castor, semillas de girasol, quinua, lentejas

Variedad: miel sin procesar, néctar de ágave, leche (de almendra o soja, evita los lácteos por los días que desintoxiques), aceite de sésamo o de linaza, aceite extra virgen de oliva, salsa de soya (baja en sal), albahaca, hierbas frescas y especias, jengibre