Cómo desintoxicar comiendo riquísimo

Jugo fresco de zanahorias, jengibre y apio, remolacha y pepino. Foto Fernanda Beccaglia

(Este artículo es la continuación de "Recetas y consejos para desintoxicar". Si te lo perdiste, haz clic aquí para entender bien esta segunda parte.)

Como te contaba en el artículo anterior, y a tiempo para el cambio de estación lo cual favorece muchísimo desintoxicar el cuerpo, lo mejor e ideal es comenzar la mañana con agua caliente con limón, y luego más adelante un jugo verde. El tema es que para muchos esto tal vez no sea conveniente porque tienen que estar en el trabajo temprano, etc.

Y cuando se trata de jugos frescos hay que consumirlos dentro del margen de los 15 minutos de hecho. Sin embargo, existen tiendas como Whole Foods (si tienes uno cerca) y otras de Juice Bar que son mi salvación cada vez que viajo (bares de jugos frescos que ahora están tan de moda), o bien marcas como Suja que hacen jugos de calidad y, aunque no hay nada como un jugo verde recién hecho.

Este jugo de vegetales frescos combina el poder limpiador de las remolachas con las propiedades refrescantes y antiinflamatorias de los pepinos, los beneficios alcalinos de la espinaca y los beneficios antioxidantes de las zanahorias.

Usa ingredientes frescos y orgánicos. No necesitas pagar una fortuna, simplemente ve a los mercados verdes de tu barrio. Evita endulzarlos pero si necesitaras, usa stevia, azúcar de coco, de dátiles o miel orgánica local. Para este jugo, como para cualquier otro, asegúrate de usar una juguera de calidad para tener los mejores resultados y poder sacarle jugo hasta a las hierbas y raíces.

Jugo fresco de vegetales

Ingredientes

Sirve 2

• 2 onzas de remolachas frescas

• ¼ de limón, con la cáscara

• 3 tallos de espárrago

• 8 onzas de espinacas (rúcula o berro)

• 1 pepino orgánico, sin pelar pero limpio

• 3 tallos de apio

• ½ manzana verde

• 2 zanahorias, limpias sin pelar

• 1 pedacito de jengibre fresco (o cuánto quieras, a mí me gusta usar bastante jengibre)

• Perejil y cilantro, opcional

• Ajo, cebolla, opcional

Método

Añade, uno por uno, los ingredientes en la juguera y bébelo enseguida. Recuerda que los jugos frescos hay que consumirlos dentro de los 15 minutos de hechos para que no pierdan su nutrición.

---

Receta para el almuerzo o cena

Además de la selección fantástica de ensaladas que encontrarás aquí para cenar, para el almuerzo te recomiendo algo como esta receta que sigue. (Recuerda también que la comida más pesada debe ser cuando el sol está alto. La más liviana cuando el sol cae.)

Vegetales al jengibre

Si aún comes carnes, puedes incorporar esta receta a la carne que uses. Pero te sugiero que uses vegetales y si quieres la sirvas sobre lentejas o frijoles. Esta receta puedes usarla como base para cualquier otro plato que quieras incorporar. La clave es mantener las recetas fáciles, simples, y rápidas.

Si quieres incorporar proteínas vegetales usa esta guía. A mí personalmente no me gusta recomendar ni el tofu, ni el tempeh, ni el seitán.

Esta receta es tan versátil que la puedes incorporar a tu dieta diaria y aún recibir los beneficios de una limpieza. Simplelmente por el poder de los vegetales y la presencia estimulante y desintoxificante del jengibre, el cual no solo ayuda a la digestión, sino también a estimular la energía (chi) del cuerpo.

Ingredientes

Sirve 4

• 3 cucharadas de aceite de coco

• 1 pedacito de jengibre fresco, pelado y en rebanaditas o rallado

• 2 dientes de ajo, pelados y picados finos o pisados

• 1 cebolla mediana, troceada

• 1 pimiento rojo, en tiritas

• 2 tazas de brócoli, sin los tallos

• 4 tazas de col rizada, sin los tallos

• 1 libra de proteína que en este caso puedes usar tofu fermentado, tempeh o seitán

• 2 cucharadas de salsa de soja baja en sodio o aminoácidos Bragg

• 1 naranja o limón Meyer exprimido

• 1 cucharada de aceite de sésamo

• 1 taza de hongos shiitake, corta ligeramente la punta de los tallitos (a mí me gustan enteros, pero hay quienes consumen sólo la cabeza)

• 1 1/2 cucharadita de semillas de cáñamo o de sésamo tostadas

• Sal marina y pimienta fresca, a gusto (si usas salsa de soja o Bragg prueba antes de sazonar para que no te quede muy salado)

• Cilantro o menta fresca, picado ligeramente para servir

Método

En un wok a fuego medio-alto agrega el aceite de coco y deja que se caliente

Añade el jengibre y el ajo y sáltalos juntos. Añade el ajo, la cebolla, el pimiento y los demás vegetales.

Una vez que la mezcla se torne aromática y tome un poquito de color, añade la proteína que uses y deja que tome color y textura.

Añade la salsa de soja y el jugo de naranja o limón.

Agrega el aceite de sésamo. Cocina revolviendo por unos 5 minutos o hasta que la proteína que hayas usado esté cocida. Añade las hongos y cocina por un par de minutos. Prueba, ajusta la sazón, y cocina por un par de minutos más o hasta que los hongos se hayan ablandado y achicado.

Retira el wok del fuego. Espolvorea unas semillas de sésamo sobre el pollo y adorna con tiritas de albahaca. Sírvelo sobre quinua, arroz integral germinado, lentejas o frijoles