Cómo criar un gatito huérfano

¿Quién puede resistir?. Foto: Johanna Pérez

Es una triste situación con soluciones positivas. Te encontraste un gatito abandonado, conoces de la gata que murió dejando su camada huérfana, quizás la gata mamá es tuya pero está enferma y no puede cuidar de sus chiquitos. El caso es que tu corazón no pudo resistir y decidiste encargarte de los gatitos indefensos.

Antes de llevarlo a casa, analiza la situación honestamente:
• Un gatito solo en un rincón no es necesariamente uno abandonado.

Su mamá puede estar buscando comida. Observa y espera antes de llevártelo. Enojar a la mamá gata nunca es una buena opción.

• Encargarse de uno o más gatitos bebés es un trabajo a tiempo completo. Durante sus primeras semanas dependerán de ti 100% por lo que debes estar preparado. ¿Puedes alimentarlos cada 2 ó 3 horas? La buena obra puede tornarse desastrosa si no puedes con la carga. Quizás hablar con amistades que puedan ayudar con los turnos es apropiado. De no poder hacer nada, no los dejes morir en la calle, llévalos al refugio más cercano. Allí les darán oportunidades de vida y adopción.

• Nadie los cuida como mamá: Sucede a menudo que gente buena como tú tratan de criar al gatito y por más cuidado que le dan, el gatito al final muere. NO te sientas culpable. Los gatitos dependen tanto de su mami que es común el no sobrevivir sin ella. Si no crees que puedes lidiar con la muerte del gatito mejor llévalo al veterinario o refugio.

Si decides quedarte con ellos, manos a la obra: En el mundo ideal la mamá gata se queda con sus chiquitos por sus primeras 5 a 6 semanas. Luego de estas comienza a desligarse de ellos obligándolos a desarrollarse como adultos.

Así que para que los tuyos lleguen a sus 6 semanas, vas a tener que convertirte en gata madre y seguir los instintos felinos.

No necesitas disfraz ni saber maullar, sólo unos detalles básicos:
¿Qué necesitas?
• Caja de cartón honda
• Frisas o toallas suaves
• Fórmula diseñada para gatitos
• Botella con mamadera
• Bolas de algodón
• Caja baja con papel de periódico para entrenamiento

• Areas y manos limpias: Todo objeto que vaya a tener contacto con los gatitos debe estar limpio y esterilizado. Los bebés no han desarrollado defensas por lo que deben vivir en un ambiente estéril. Lava tus manos antes y después de tocarlos.

• Necesitan del calor para vivir: Un gatito no sobrevive con frío. Los recién nacidos no son capaces de mantener una temperatura estable. Su energía la necesitan para crecer. Cuando tienen a mami ella los acurruca para que nunca pasen frío. Pero si mami no está puedes ayudarlos con estos consejos:

• Busca una caja o envase sin aberturas a los lados de modo que no entre aire frío y colócala en un área de tu casa tranquila y sin corrientes de aire. Mientras menos flujo de gente mejor.
• Coloca frisas suaves y limpias en el fondo de la caja.
• Acomoda los gatitos en su nuevo hogar.
• Si maúllan por más de un minuto significa que tienen frío. Dejar una lámpara encendida que refleje calor en el área ayuda.

NO la coloques directamente encima de ellos.

• La hora de la comida: Los gatitos NO toman leche de vaca. Las tiendas de accesorios para mascotas venden fórmulas específicas para ellos. Sigue las instrucciones del empaque verificando que la mezcla no esté caliente del microondas. Debe quedar a temperatura ambiente.

• Echa la fórmula en la botella y haz una pequeña perforación en la mamadera. Debe ser lo suficientemente grande como para que el gatito chupe pero que no esté constantemente goteando.

• Imita a mamá. El gatito debe estar boca abajo con su cabeza hacia arriba como si fuese a mamar. Coloca la botella en un ángulo de 45º. El instinto del gatito entrará en efecto y dejará de tomar cuando quede satisfecho. Si tienes más de un gatito, busca ayuda o habrá pelea.

• Si no quiere comer: Haz lo que su mami haría, pásale la mano desde su frente hasta la espalda imitando el movimiento de su mami pasándole la lengua.

Esto lo estimulará a comer.

• Una vez estén todos satisfechos: Al igual que un bebé humano, agárralo y colócalo en tu pecho u hombro y dale unas palmaditas CON TUS DEDOS en su espalda para que bote los gases.

¿Cada cuánto comen los gatitos? Depende de su etapa. De recién nacidos hasta sus 2 semanas comen cada 2 a 3 horas. Sí, tienes que levantarte en la noche. A sus 2 semanas se alimentan cada 4 a 6 horas. Luego de la tercera semana, cada 6 a 8 horas. En esta etapa comienzan a aprender a comer por sí mismos facilitándole la vida a todos.

• Los desperdicios: Es inevitable. Lo que no se usa se bota. Mamá gata se come los desperdicios de sus gatitos durante sus primeras semanas. Luego los enseña a enterrarlos. Ahora te toca a ti:
• Coloca al gatito boca arriba sobre una toalla o frisa limpia
• Suavemente, rózale una bola de algodón por sus genitales. Esto lo estimula a hacer sus necesidades.
• Una vez terminada la hazaña, límpialo bien y acuéstalo a dormir.
• A la cuarta semana, llévalos a la caja de arena. Esta debe tener papel de periódico en vez de arena. Ten paciencia. No todos aprenden de la primera. Déjalos que sigan su curiosidad. Van a jugar con los papeles, pero entenderán el mensaje y lograrás el propósito.
• Una vez usen la caja de arena están listos para salir de su caja de cartón. Es beneficioso dejarlos en un cuarto específico para evitar accidentes, pero es difícil. Es la época de descubrimiento y la van a disfrutar.
• Es momento de su primera visita al veterinario.