Cómo crear un ambiente sexy en el dormitorio

Un dormitorio acogedor invita al amor
Un dormitorio acogedor invita al amor. Cavan Images / Getty

Aunque hay muchos otros lugares posibles, la cama es el escenario estrella para hacer el amor y otras actividades placenteras relacionadas, como dormir, hablar, comer… Por eso, el dormitorio debe ser un lugar estimulante y acogedor al mismo tiempo. Una habitación a la que siempre nos apetezca volver. Veamos cómo conseguirlo con unos sencillos consejos de decoración para crear un ambiente sexy en el dormitorio.

Recomendaciones para solteras y solteros

Ante todo, su habitación no debe parecer el cuarto de un o una adolescente. La cama debería ser doble. Y si no lo permiten el presupuesto o el espacio, opten por un diván. Son elegantes y muy baratos en tiendas como Ikea.

· Chicas: quiten los peluches que les regalaron sus exnovios y las fotos de cuando eran niñas. Olvídense del barroquismo. Tampoco abusen del color rosa ni los estampados infantiles. Y resistan la tentación de combinar la tela de la colcha y las cortinas.

· Chicos: fuera las banderas de sus equipos, las jarras de cerveza-souvenir y no digamos los posters del Playboy. Ventilen. Y limpien. Ellas se fijarán en el estado general de limpieza. Tal vez no la primera noche, pero sí por la mañana.

· Chicas y chicos: el Feng Shui sugiere que, si desean encontrar pareja o al menos hacer un uso erótico frecuente de su dormitorio, lo tengan todo por duplicado.

Dos mesillas, dos almohadas, dos alfombras. Envíen el mensaje de que en ese cuarto duermen (o disfrutan) dos personas.

Consejos para parejas

Dos recomendaciones básicas: orden y limpieza. Cuantos menos trastos y más espacio haya, mejor. Y además:

· Inviertan en la cama. Cuanto más grande, mejor. Es más cómoda, les permite intimidad e independencia al mismo tiempo y lo agradecerán cuando se les cuele algún niño o mascota autoinvitado.

Si tiene un cabecero con barrotes podrán jugar a atarse cuando el pequeño concluya su visita.

· El colchón debe ser de calidad. No es imprescindible para disfrutar del sexo pero sí del sueño. ¿Y quién tiene ganas de retozar tras dormir mal noche tras noche y soportar un dolor de espalda permanente?

· Las sábanas, de tejidos naturales y agradables al tacto. Merece la pena gastar un poco más para comprarlas de algodón y no de poliéster. Además, este último irrita la piel y nos hace sudar en exceso, lo cual no es muy sexy. En cuanto a los colores, tengan a mano distintos tonos. Los blancos o pastel favorecen el descanso. Los tonos rojizos o morados excitan, claro, la pasión.

· El edredón nórdico también debería ser de plumas o bien de un tejido transpirable. Se evitarán alergias, sudores e irritación. Como toque final, los cojines quedan bonitos durante el día y ayudan a adoptar posturas eróticas durante la noche…

· La luz es muy importante. Pueden instalar una lámpara más potente para leer en la cama, pero no olviden repartir varias lamparitas con bombillas de tonos cálidos y distinta intensidad, para los momentos íntimos. Tampoco deben faltar las velas.

· El olor es otro aspecto fundamental.

No hace falta poner ambientadores artificiales (que son muy poco eróticos), se puede mantener la habitación suavemente perfumada con incienso o con aceites esenciales. Si el cuarto de baño es independiente de la habitación, les ayudará a evitar los malos olores. Si está incorporado, recuerden mantenerlo limpio y con la puerta cerrada.

· El suelo también debe resultar agradable al tacto y cálido. Nada quita más las ganas de retozar en invierno que un suelo marmóleo bajo los pies. Opten por la madera o un material cálido como el barro, y jueguen con las alfombras. Las de pelo largo resultan, además, muy agradables al contacto con la piel...

· Procuren que la habitación sea silenciosa. Incorporen una ventana doble o una cortina de tela gruesa si no hay otro remedio para evitar ruidos o posibles miradas incómodas.

Pero no olviden tener a mano un equipo de música. En cuanto a los demás aparatos, lo ideal es evitarlos por completo. No solo interfieren en la vida sexual, sino también en la calidad del sueño.

· Espejos, sí, pero bien situados. Enfrente de la cama o al lado (los armarios con espejos) resultan divertidos en ciertos momentos… pero estresantes en otros. Mejor un espejo que se pueda mover y no nos obligue a mirar nuestro reflejo queramos o no.

· En cuanto a los juguetes, los únicos que debería haber en esta habitación son los cada vez más frecuentes para adultos. En el cajón de la mesilla, un aceite de masajes de buena calidad. Para evitar sorpresas, guárdenlos en un lugar de difícil acceso para los niños (aunque no demasiado para ustedes o les dará pereza ir a buscarlos en el momento adecuado). Por cierto, un pestillo les evitará esas visitas infantiles o perrunas en momentos no deseados.

· Un dormitorio atractivo no necesita muchos aderezos más de los ya citados. Si quieren poner imágenes o cuadros, mejor si invitan a la sensualidad, la ensoñación y el erotismo. Por ejemplo: fotografías de flores, reproducciones de los cuadros de Klimt o de Venus clásicas. También resulta muy agradable tener alguna planta o una orquídea (pero no conviertan la habitación en un jardín tropical).