¿Cómo convertirse en traductor oficial en Colombia?

Examen y proceso de certificación

Afiche con palabras alusivas a la traducción oficial
Foto: @ http://traductor-oficial.blogspot.com/

Una de las ideas equivocadas sobre la traducción es que todos los traductores somos ‘traductores oficiales’. Cuando hablo con alguien y me preguntan a qué me dedico yo obviamente respondo que soy traductor. Lo siguiente que me preguntan en promedio dos de cada tres personas es si soy traductor oficial.

La traducción oficial es la traducción certificada de documentos para aplicaciones a universidades, visas en embajadas y créditos bancarios, entre otros.

El traductor oficial debe pasar un examen para certificarse y obtener el sello que necesita para oficializar sus traducciones. Debo aclarar, una vez más, que yo no soy traductor oficial ya que en mi negocio los tipos de traducción que manejamos por lo general no requieren el sello de certificación, lo cual no significa que no tenga la intención de conseguirlo en un futuro próximo. Sin embargo, tengo información sobre el tema que puede ser de interés para aquellos traductores interesados en conseguir esta certificación y que me gustaría compartir con ustedes.

Convertirse en traductor oficial en Colombia

En Colombia los exámenes de traducción e interpretación oficial están a cargo del Departamento de Lenguas Extranjeras de la Universidad Nacional. Tomando la información extraída directamente de la página de la Comisión de Exámenes de Traducción e Interpretación Oficial, los siguientes son los pasos a seguir para convertirse en traductor oficial en Colombia:

  • Preinscribirse al examen llenando el formulario que aparece aquí.
  • Consignar el valor del examen que para este año equivale a COP $825.300 (unos USD $425.00).
  • El examen consiste en la traducción e interpretación consecutiva de textos oficiales del español a una lengua extranjera y viceversa.
  • El examen consta de 2 pruebas escritas y 2 pruebas orales (español - lengua extranjera y lengua extranjera – español)
  • Para cada lengua hay dos jurados traductores oficiales: uno conformado por hablantes nativos del español y otro por hablantes nativos de la lengua extranjera.
  • Las pruebas escritas duran una hora cada una y las pruebas orales 30 minutos en conjunto.
  • Los criterios de evaluación se dividen en un 80% correspondiente a la precisión (fidelidad al sentido del texto original) y un 20% a la naturalidad (expresión correcta o adecuada de las ideas).
  • El rango de la calificación va entre 0 y 50 puntos. La calificación aprobatoria mínima es de 45 puntos.
  • Los resultados se publican aproximadamente dos meses después de la presentación del examen.
  • Las personas que hayan aprobado el examen pueden reclamar el Certificado de Idoneidad con el cual pueden registrarse ante el Ministerio de Relaciones Exteriores como traductores oficiales.

Los pros y los contras de convertirse en traductor oficial

Pros:

  • No hay ninguna duda que aquí en Colombia, como en la mayoría de partes del mundo, ser traductor oficial es algo que proporciona un mayor nivel de validez profesional. Es decir, a los ojos del cliente, un traductor que cuenta con esta certificación es identificado como alguien comprometido con su oficio, con excelentes habilidades lingüísticas y altamente capacitado.
  • Por otro lado, las traducciones oficiales por lo general son más costosas que las no oficiales, lo cual significa que tus ingresos se incrementarán. Además, los documentos oficiales por lo general son cortos, relativamente fáciles de traducir y están en gran demanda.

Contras:

  • Para convertirse en traductor oficial hay que invertir una gran cantidad de tiempo y dinero. Como lo mencionábamos anteriormente, en Colombia el examen vale el equivalente a unos 425 dólares, cifra significativa en un país donde el salario mínimo mensual está cerca de los 300 dólares. Esto además del tiempo que hay que invertir en la preparación de un examen sumamente exigente.
  • Quizás el principal punto en contra que yo personalmente encuentro en el proceso de convertirse en traductor oficial es que el examen en Colombia incluye tanto traducción como interpretación. Es decir, uno tiene que certificarse como traductor oficial y como intérprete oficial a la vez. Estos dos oficios implican habilidades y retos diferentes y usualmente las personas se forman en uno o en el otro, pero por lo general no en los dos. Esta dificultad adicional se suma a las muy bajas probabilidades de pasar el examen (se pasa con 45 puntos de 50 posibles) y al hecho de que si no pasas, no recuperas tu dinero y tendrás que volverlo a pagar en su totalidad la siguiente vez que lo intentes.