¿Cómo consigo que mi hijo hable dos idiomas?

Un regalo para toda la vida

Niños en clase levantando la mano
¿Cómo consigo que mi hijo hable dos idiomas?. Getty Images © Klaus Vedfelt

Pregunta: ¿Cómo consigo que mi hijo hable dos idiomas?

 

El gurú del éxito en los Estados Unidos, Jim Rohn dijo en una conferencia titulada Living an Exceptional Life, que debemos dar a nuestros hijos como regalo una segunda lengua.

Entre las habilidades que toda persona de éxito debe tener es la de manejar dos idiomas o más, nos dice Jim Rohn y añade que los que hablan idiomas ganan más dinero que los monolingües, los que sólo manejan una lengua.

Es mejor saber una segunda lengua que tener un millón de dólares en el banco, aunque cueste creerlo.

La humanidad ya ha llegado a la casi increíble cifra de 7500 millones de personas, cuando hace pocos años éramos 3500. Al ser más, la conclusión es que la competitividad va a ser cada vez más feroz y van a lograr metas sólidas únicamente los que estén mejor preparados.

Nuestros hijos van a enfrentar retos que en este momento no podemos casi ni sospechar. Queremos, claro, que tengan una vida mejor y que puedan desarrollar sus potenciales al máximo y que estén contentos materialmente y sean felices.

Nuestra responsabilidad como padres es asegurarnos de que les consigamos todas aquellas habilidades físicas e intelectuales para que lo tengan más fácil y se enfrenten a los altibajos de la vida, del mercado laboral, de la interacción social, de las nuevas tecnologías sin sobresaltos ni graves dificultades.

Las habilidades sociales y educativas son de gran importancia, sin duda alguna.

Las parejas que tienen la suerte de hablar dos idiomas tienen el deber de dejarles a los hijos esta herencia que les servirá de por vida a manejarse mejor y a estar más capacitados. Las ventajas son tantas que por eso se dice que es mejor ser bilingüe que tener dinero en el banco.

Pero ¿cómo se consigue esto? Sabemos de muchas parejas en los Estados Unidos que hablan inglés y español pero que no han logrado hacer ese legado del castellano a sus hijos. Lo mismo ocurre con frecuencia con padres que no logran enseñar a sus hijos el otro idioma, inglés, por ejemplo, que manejan bien y con soltura o que es su lengua materna. Hablar un idioma lo hace cualquiera, pero hablar dos, ya es más complicado, y por eso tiene tanto valor.

 

Respuesta:

En primer lugar : tanto el inglés como el castellano son idiomas internacionales, con una gran historia, cultura y literatura tras ellos que los cimienta. No hay que avergonzarse de hablar ni uno ni el otro. Son idiomas sólidos y de prestigio. Hay que estar orgullosos de poder hablar los dos y esto hay que inculcarlo a los niños. Que sepan que somos más prestigiosos por poder comunicarnos en los dos idiomas.

Y ahora fijémonos en los padres en el caso del español y el inglés:

1. Los padres son ambos de lengua española, viven en USA y hablan inglés. Como la lengua a preservar es el español, se convertirá éste en el idioma oficial de la casa. En casa, en familia, se hablará siempre en español. A los niños no se les hablará otro idioma, aún fuera de casa.

Jamás, diga lo que diga la gente y hagan los comentarios que hagan. Desde el mismo día que nazca el bebé.

2. En la pareja uno habla sólo inglés y el otro español e inglés. En este caso el que habla español siempre lo hará con los niños. Nunca se dirigirá a ellos en inglés, pase lo que pase. A la mesa el padre de habla inglesa usará el inglés, la madre se dirigirá a los niños en español, y a su marido en inglés, No hay problema alguno porque a los niños esto les parecerá normal y corriente.

3. Un matrimonio monolingüe de habla inglesa que quiera que sus hijos aprendan español, debe buscar a una persona que conviva con ellos y hable a los pequeños en español. Esto no es muy complicado ahora: estudiantes de habla española, servicio doméstico, escuelas bilingües. Mejor que un profesor de idiomas, es un compañero de juegos, un acompañante del niño, para que éste le parezca que eso de los idiomas es una cosa normal.

4. Hoy tenemos la tecnología a nuestro servicio: podemos ver programas de TV en diferentes lenguas, en Internet, por radio en la computadora. Y cuando los muchachos sean mayores, podemos hacer intercambios con otros muchachos de otros países.

Inténtelo que vale la pena. Regale a su hijo un idioma adicional. Les estará siempre agradecido. Siempre. Y si no, al tiempo.