Cómo conseguir que los adolescentes colaboren en la casa

Las tareas del hogar deben ser responsabilidad de toda la familia

Una queja muy frecuente de los padres y madres de adolescentes es que sus hijos no hacen nada en la casa. Y esto en la mayoría de las familias es un problema. Que los hijos, más cuando son adolescentes, no colaboren en las tareas del hogar carga sobre los padres, y más frecuentemente sobre las madres, todo el trabajo.

Las madres y los padres de hoy día están muy ocupados. Si además de sus respectivos trabajos y el tiempo dedicado a los hijos deben hacerse cargo de todas las tareas del hogar, sus vidas se convierten en un caos porque no tienen tiempo para todo ello.Por eso es imprescindible que toda la familia se encargue de los trabajos que hay que hacer en la casa.
Solo de esa manera, la vida de la familia será justa para todos. Los adolescentes deben aprender los conceptos de justicia y responsabilidad relacionados con la vida de sus padres.Una magnífica forma de que lo aprendan es precisamente establecer de forma muy clara cómo se dividen las tareas de la casa entre toda la familia. Qué es obligación
Hay una serie de cosas que los hijos deben aprender desde que son niños. Y una de las primeras es su responsabilidad con los otros miembros de la familia, además del amor y el respeto también aquí entra la colaboración. Al tiempo que van creciendo, sus obligaciones en la casa deben ir aumentando, de acuerdo a su edad y su tiempo libre.En la adolescencia hay algunas cosas que deberían ser obligatorias para todos los chicos y chicas si se quiere que la casa, y la familia, funcione con armonía.
  • Recoger su habitación. La obligación de dejar la cama hecha debe venir desde la infancia, así como la de recoger los juguetes. Durante la adolescencia, chicas y chicos deben ocuparse también de que el dormitorio esté ordenado y la ropa guardada.
  • La ropa sucia en su lugar. Otra de las obligaciones “obligatorias” es que cada uno en la familia se encargue de dejar su ropa sucia en el canasto familiar de la ropa sucia. En algunas familias, existe uno de estos cestos en cada habitación y los chicos echan en ellos la ropa que se quitan cada día pero hay que acostumbrarlos también a que no se puede dejar ahí eternamente y deben llevarlo al lugar en el que se almacena toda la ropa sucia de la familia antes de la colada.
  • Poner la mesa. La hora de la cena es el momento ideal para la colaboración. Cenar en familia, sentados a la mesa y sin televisión u otros dispositivos móviles, es una costumbre buenísima porque en la mayoría de los casos ese es el único momento en el que toda la familia puede reunirse y charlar de lo que ha ocurrido durante el día. Y para preparar la cena, es bueno que los hijos sean los responsables de poner la mesa.
  • Sacar la basura. Es otra de las tareas que pueden comenzar ya en la infancia pero que durante la adolescencia deberían ser obligatorias.
  • Dejar el baño en buenas condiciones. En todos los casos debe ser así pero aún más cuando se trata de cuartos de baño compartidos con otros miembros de la familia. Esto también es algo que debe enseñarse a los hijos desde niños y que en la adolescencia tiene que ser una obligación.
Otras tareas que pueden hacer los adolescentes
Además de las anteriores que deberían ser irrenunciables por parte de los padres, existen muchas otras tareas en la casa en la que es bueno que los adolescentes colaboren.
  • Ocuparse de los hermanos pequeños. Cuando en la familia haya hermanos pequeños es adecuado que los adolescentes se ocupen en ocasiones de ellos. No se debe crearles una responsabilidad como si fueran sus hijos pero sí deben tener la responsabilidad de hermanos mayores que les ayudará a crecer y a madurar, además de mejorar la relación entre hermanos.
  • Ayudar a limpiar la casa. La limpieza de la casa suele hacerse durante el fin de semana cuando toda la familia está libre y es bueno que también toda ella intervenga. Una buena repartición de tareas, con una celebración cuando el trabajo haya finalizado, puede ser una excelente manera de pasar unas horas durante el fin de semana y resuelve un problema familiar: el de la limpieza del hogar.
  • Ayudar a mantener el jardín. Las familias que tienen jardín saben el trabajo que da, por eso también es bueno que toda la familia se responsabilice de su estado. Una tarea que pueden hacer los adolescentes es la de segar la hierba.
  • Cocinar. Muchos chicos y chicas se sienten interesados por la cocina, esa edad es un buen momento para que comiencen a cocinar y ayudar a preparar la cena de toda la familia es una tarea que pueden hacer perfectamente.
    Foto: James Cambridge