¿Cómo comprar el pescado fresco?

01
de 01

Cómo comprar pescado fresco

como reconocer pescado fresco, consejos comprar pescado fresco,
Las escamas de los pescados frescos son luminosas y están pegadas a la carne del pez. Elfi Kluck | Getty Images

Cuando vayas a comprar pescado fresco, es importante que tengas en cuenta las siguientes características:

  1. Fíjate en el aspecto: el pescado debe tener en general un aspecto limpio, y sobre todo brillante y de color uniforme (sin descoloraciones).
  2. Observa el estado de las escamas: fíjate en la apariencia de las escamas, que deben ser luminosas y pegadas a la carne de pescado, sin desprenderse con facilidad (excepto en las sardinas).
  3. Uélelo: otro de los aspectos a tener en cuenta es el olor, el pescado debe oler a mar y a algas, ante cualquier efluvio sospechoso descarta el ejemplar.
  4. Mira cómo está la piel: debe ser brillante, con color y sedosa al tacto. Cuando el pescado es poco fresco, la piel se vuelve pegajosa y mate.
  5. Comprueba cómo están las branquias: el estado de las branquias debe ser húmedo, brillante y de color rosa o rojo sanguíneo y han de estar despegadas al cuerpo del pescado y no tener una sustancia pegajosa.
  6. Pon atención en la apariencia de la carne: la carne del pescado fresco es firme y elástica al tacto, y se adhiere con facilidad a las espinas y sin que se marquen los dedos cuando se presiona.
  7. Comprueba el estado de los filetes: las rodajas o filetes deben tener un aspecto húmedo y de consistencia sólida, sin vetas pardas. Si el pescado se vende con piel debe estar prieta y pegada a la carne.

Existe más de mil especies de peces y mariscos consumibles en el mundo, según la FAO. Con un poco de creatividad culinaria puedes preparar recetas muy apetecibles y saludables.

Propiedades nutritivas del pescado

Comer pescado es bueno para la salud. Aporta proteínas de alto valor biológico, pero pocas grasas saturadas. Además contiene micronutrientes interesantes (vitaminas hidrosolubles, minerales y oligoelementos).

El pescado es un alimento excelente para la salud cardiovascular por su alto contenido en ácidos grasos omega 3. Numerosas investigaciones demuestran que las grasas omega 3 disminuyen el riesgo de arritmias, asociadas a la muerte súbita.

El consumo alto de pescado ayuda a reducir los niveles elevados de triglicéridos, retrasa el desarrollo de arteriosclerosis y bajan levemente la presión arterial. De hecho, la Asociación Americana del Corazón aconseja que se tome pescado al menos dos veces a la semana.

Además el pescado, alimento de la dieta mediterránea, tiene menos calorías que la carne, por lo que es aconsejable sustituirla si quieres controlar o bajar de peso de forma saludable.

El consumo de comer pescado es beneficioso, aunque no se puede ignorar el riesgo, especialmente en mujeres embarazadas y niños. Investigaciones recientes revelan que el consumo de pescado también puede ser una fuente de contaminación química para el organismo. Pero todos los expertos coinciden que los beneficios superan los riesgos.

Lo más sensato es tener unas precauciones y consumir pescado de forma responsable. Así es mejor tomar pescado de tamaño pequeño (sardinas y anchoas) y a ser posible piezas jóvenes. Los peces más viejos y grandes contienen mayor cantidad de metilmercurio debido a que acumulan más grasa, así como las especies depredadoras más grandes, como el tiburón, el atún, el salmón o el pez espada, que se alimentan de peces más pequeños. Esto explica por qué es posible que acumulen mayores cantidades de contaminantes.

Pero no hay qye dejar de consumir pescado, ya que además tiene otras propiedades beneficiosas que favorecen la salud del sistema nervioso y del sistema inmunitario y reducen las probabilidades de sufrir algunos tipos de cáncer.