Cómo comer orgánico en presupuesto

Vegetales Día de la Tierra
Déjate inspirar por los aromas, sabores, y texturas de lo que la Tierra nos da. Foto cortesía Terra Verde Farms

Los alimentos orgánicos tienen fama de ser más caros que los convencionales pero depende de cuales ya que algunos no lo son y otros lo son. De todas maneras lo que te ahorras al consumir alimentos tóxicos con pesticidas o genéticamente modificados lo tienes que pagar en médicos y medicinas. Y si estás buscando maneras de comer más sano, orgánico y en presupuesto, aquí te paso una lista ayuda esencial para comer orgánico en presupuesto:

1. Sé inteligente con los alimentos de consumo corriente

Avena: Esta es una comodidad orgánica relativamente de bajo costo que además puedes usar de muchas maneras como sopas,  galletas, hamburguesas de lentejas, y un sin fin de recetas para hornear en reemplazo de harina. Y también son excelentes para usarlas como exfoliadoras de la piel. Simplemente mézclalas con un poco de miel cruda y agua.

Vinagre: Además de usarlo en la cocina también es excelente para limpiar y desinfectar, y como tonificador de piel.

Arroz: Con tan sólo una taza puedes llegar muy lejos. Intenta mezclarlo con el mijo y la quinoa para crear diferentes platos.

2. Házte un experto en comestibles

Ahora que los alimentos orgánicos se están generalizando más pon atención a los especiales que las tiendas con productos orgánicos ofrezcan durante la semana.

3. Planea y organízate

Cuánto más planees, más ahorrarás. Simplemente decide que comidas y que snacks necesitas para la semana.

Esto cortará los impulsos de comprar cosas que no necesites. Y cuando planees platos y recetas trata de usar lo que tengas en casa o lo que te haya quedado del día anterior.

4. Ama tus legumbres

Las legumbres orgánicas no sólo son una bomba de nutrición más que las convencionales sino que son súper económicas y rinden un montón.

¡Además son súper versátiles! Puedes usarlas en todo tipo platos incluyendo aquellos donde se usa la carne molida como pasteles de carne, mousaka, lasaña y hasta salsa boloñesa.

5. Compra en mercados verdes locales

Aquí encontrarás no sólo productos frescos de estación, pero locales (lo cual los hace más nutritivos aún), y orgánicos a un precio mucho más accesible que si los compraras en los supermercados o tiendas grandes. Por otro lado estarás apoyando a los granjeros locales y a la economía local. ¡Siempre que puedas, compra en tu mercado local verde!

6. Compra en volumen

Como regla general, la comida en volumen cuesta menos que al por menor, y muchas tiendas orgánicas dan descuentos adicionales por compras en volumen. Y es una buena forma de evitar tirar la comida.

7. ¡No derroches y mantén los sabores simples!

Sé creativo a la hora de usar y reciclar alimentos. Por ejemplo, cuando hagas jugos (si haces) no desheches la pulpa. Usala en galletas, chips, o bien agrégala a ensaladas, sopas, estofados de vegetales o platos de arroz. También puedes deshidratar la pulpa de fruta y transformarla en deliciosos snacks. Y con esos vegetales que están por marchitarse, úsalos en frittatas de vegetales usando harina y agua en lugar de huevos para una versión vegana.

Y para evitar gastar, mantén los sabores simples evitando gastar en lo que no necesites. Cuánto más fresco, local y orgánico consumas, menos necesitas gastar en productos para crear sabores artificiales.

8. Cosecha tus propios vegetales 

Esta es una de las maneras más nutritivas y económicas de comer. No necesitas vivir en el campo o en una casa grande. Con un poco de luz puedes cosechar toda una variedad increíble de vegetales y también hierbas. En especial tus propios brotes de legumbres y vegetales.