Cómo combatir la depresión postvacacional

Esta reacción adaptativa afecta al 35% de los adultos jóvenes

sindrome postvacacional, depresion posvacacional, ansiedad, estres a la vuelta vacaciones, cuales son los sintomas depresion postvacacional
Las palpitaciones y las taquicardias también son manifestaciones del síndrome postvacacional. TARIK KIZILKAYA- Getty Images

Con la llegada de septiembre llega también el fin de las vacaciones. Para algunas personas la reincorporación al trabajo puede ser duro. Muy duro. Adiós a la vida sin horarios, adiós al descanso y vuelta a un entorno de exigencias y demandas.

Aunque “las clasificaciones internacionales psiquiátricas no incluyen un epígrafe que se denomine específicamente postvacacional, ni es una patología que se encuentre en los grandes hospitales, esta desadaptación afecta al 35% de los adultos jóvenes al regreso de las vacaciones, según varios autores franceses”, nos explica el psiquiatra Alfonso Sanz.

“Cabe entenderla en el contexto de las llamadas reacciones adaptativas. Si bien hay autores que niegan lo evidente y las denominadas patologías emergentes, su desconsideración podría conllevar que aún hoy no conociéramos la célula, la neurona o la penicilina, por ejemplo”, bromea el doctor.

¿Qué es la depresión postvacacional?

El síndrome postvacacional, también conocido como estrés postvacacional, es una alteración que causa la incapacidad de adaptarse al trabajo tras la finalización de las vacaciones. Puede afectar al estado anímico durante un par de días, y en casos más severos, incluso unas semanas.

Se trata de una “reacción adaptativa que aumenta el riesgo de depresión especialmente en personas de entre 18 y 25 años, en mujeres de 45 y 54 años y en hombres de entre 35 y 44 años”, añade el psiquiatra.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome postvacacional?

Este trastorno “puede presentarse con síntomas de ansiedad, también de  depresión o con síntomas físicos o psíquicos o a modo de trastornos mixtos contrastornos del sueño, dolores musculares, fatiga, pérdida de apetito, dificultad en la concentración mental”.

Además la irritabilidad, la tristeza, el nerviosismo, la falta de interés, estrés o el desánimo son otras manifestaciones del síndrome postvacacional. Esta alteración también puede provocar problemas tensionales y dolores musculares, e incluso palpitaciones y taquicardias.

Todos estos síntomas en forma de desequilibrios físicos-psíquicos son una reacción de rechazo al trabajo, que se da especialmente tras un periodo prolongado de vacaciones.

Consejos para combatir la depresión a la vuelta de las vacaciones

Aunque esta alteración del estado de ánimo no afecta a todos de la misma manera, los expertos advierten que las personas que tienen menos tolerancia a la frustración son más susceptibles de caer en esta depresión después de las vacaciones.

El psiquiatra Dr. Sanz recomienda para prevenir esta reacción postvacacional es importante no extender las vacaciones hasta el día anterior al del regreso al trabajo o escuela. Además aconseja que hagamos la vuelta de las vacaciones un par de días antes de reincorporarnos a nuestro puesto laboral para facilitar la adaptación a los ritmos de sueño y comida.

“Es conveniente desarrollar alguna actividad de ocio que sea compatible con el trabajo para suavizar el retorno a la rutina laboral, para que no sea tan brusco el cambio y tomarse tiempo para arrancar y volver a coger el ritmo que se tenía antes de vacaciones”, añade.

El especialista en psiquiatría indica que no debemos olvidar el ejercicio físico, no solo es beneficioso para nuestra salud cardiovascular, si no que además tiene numerosos efectos protectores frente ala depresión y la mejora de nuestra salud mental.

El ejercicio, ya sea caminar, practicar natación, correr, andar en bicicleta o practicar algún deporte de forma regular, tiene una "función neurotrófica de la proteína BDNF" - por sus siglas en inglés, brain-derived neurotropic factor o factor neurotrófico derivado del cerebro-, lo que en otras palabras quiere decir que protege las neuronas.

Se sabe hace años que el ejercicio aumenta la producción de la proteína BDNF producida en zonas del cerebro que están involucradas en procesos de la formación de la memoria, el aprendizaje (retención y evocación de la información) y en la creación de nuevas neuronas (neurogénesis). Su incremento se ha asociado a una mejora en el desempeño de algunas funciones cognitivas y en la disminución de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Además el ejercicio mejora el rendimiento laboral debido a que la proteína BDNF ayuda a combatir los síntomas del estrés.

Cuida también tu alimentación

El Dr. Sanz nos recuerda que para cuidar nuestra salud mental y para asegurar el buen funcionamiento de nuestro cerebro es también muy importante vigilar nuestra alimentación y asegurar una dieta rica en antioxidantes.

“Para un funcionamiento óptimo, el cerebro humano necesita unos nutrientes claves que acostumbran a estar incluidos en la dieta mediterránea, rica en omega-3, aminoácidos esenciales, magnesio, zinc, hierro, vitaminas B y D”, indica el psiquiatra. Por ello es muy importante que tu alimentación incluya cantidades de pescado o como suplemento dieta y un alto contenido en frutas, cereales, frutos secos, verduras y legumbres.

 “La revista Archives of Psychiatry publicó un estudio, que tras cuatro años de seguimiento, demostraba que la incidencia de depresión de las personas que más seguían un patrón alimentario tradicional del sur de Europa era hasta un 40% inferior”.

Pero lo más recomendable es que te guste tu trabajo, por que como decía Confucio, “elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día en tu vida”.

Referencia:

Fuente consultada: Dr. Alfonso Sanz Cid, Psiquiatra Director de Instituto INDACEP. Profesor Titular de Psiquiatría del Master de la UIC. Psiquiatra de la CSF. Miembro de la Junta Directiva de ASEPP.