Cómo cambiar pañales: instrucciones paso a paso

Bienvenida al mundo de la maternidad y a una de tus primeras lecciones: cómo cambiar pañales.

En realidad, cambiar pañales es un proceso sencillo, aunque de vez en cuando te llevas una sorpresa. Sigue estas instrucciones paso a paso para guiarte en tus primeras aventuras como madre.

01
de 08

Los implementos que necesitas

Cambiar pañales
© Hildara Araya
  • Dos pañales limpios – te recomiendo que tengas dos por si el bebé ensucia el primer pañal a medio cambio, así tienes el segundo a mano y no necesitas dejar al pequeño para buscar otro.
  • Toallitas húmedas – entre dos y cuatro dependiendo de cuán sucio esté tu bebé. La opción más fácil es utilizar las toallas húmedas que venden listas, pero también puedes utilizar versiones caseras.
  • Crema para el pañal – las cremas pañaleras contienen ingredientes para crear una barrera protectora contra la humedad en la piel del bebé, así como humectantes. Algunas madres utilizan la crema en todos los cambios, mientras otras optan por usarla sólo como remedio cuando el bebé tiene la piel irritada. La mejor opción depende de cuán sensible sea la piel de tu pequeño, sus deposiciones y recomendaciones médicas.
  • Una superficie suave y segura para acostar al bebé. Puedes utilizar una mesa cambiadora, tu cama o el suelo, siempre y cuando tengas una manta o protector para cambiar pañales y tu bebé no corra riesgo de caerse.

Esos son los artículos indispensables, pero no está de más que tengas cerca un cambio de ropa adicional –por si el bebé se ensucia durante el cambio–, pañales adicionales y bolsas para desechar el pañal.

Antes de cambiar un pañal debes tener las manos limpias, pareciera una contradicción, puesto que estás a punto de ensuciarlas, pero es importante para evitar transmitir al bebé bacterias o gérmenes.

02
de 08

Posiciona al bebé

Cambiar pañales
© Hildara Araya

Acuesta al bebé sobre una superficie suave y segura. Puedes utilizar una cobija, paño o protector para cambiar pañales (changing pad), y acostar al bebé sobre una cama o en el suelo. Si utilizas una mesa cambiadora, asegúrate de utilizar el cinturón de seguridad y nunca dejes al bebé desatendido.

03
de 08

Retira el pañal

Cambiar pañales
© Hildara Araya

Retira las prendas de la parte inferior y abre el pañal jalando las dos franjas adhesivas o de velcro en el frente del pañal. Si el bebé tiene deposiciones sólidas, utiliza el pañal para remover el exceso. Dobla el pañal y coloca al bebé encima. Si tienes un varón, puedes colocar una toallita mojada sobre su pene, esto evita que termines tú o tu bebé mojados por un súbito flujo de orina.

04
de 08

Limpia al bebé

Cambiar pañales
© Hildara Araya

Para limpiar al bebé utiliza las toallitas mojadas. Si la piel de tu pequeño es muy sensible, puedes usar bolitas de algodón humedecidas con agua tibia. Es importante que la limpieza la realices de adelante para atrás, en especial si se trata de deposiciones sólidas y en el caso de las niñas. Utiliza las toallitas que necesites, asegurándote de usar toallitas limpias cada vez.

Si tienes una niña, separa los labios exteriores de la vagina con mucha delicadeza para limpiar cualquier resto de deposición o crema de pañal. Para los varones, baja el prepucio (la piel que rodea al pene) con mucho cuidado y limpia los dobleces.

Remueve el pañal sucio que tenías debajo del bebé y coloca el pañal limpio ya abierto. Recuerda que las franjas adhesivas deben quedar atrás (para que puedas cerrarlas hacia delante).

05
de 08

Ungüento protector

Cambiar pañales
© Hildara Araya

Aplica la crema de pañales o ungüento protector –también de adelante para atrás– prestando atención al área del recto, pues esta es especialmente vulnerable a irritación. En las niñas, puedes colocar crema en los labios exteriores de la vagina, pero nunca en los interiores.

06
de 08

Ajusta y cierra el pañal

Cambiar pañales
© Hildara Araya

Para cerrar el pañal, pasa la parte del frente del pañal (que suele tener ilustraciones) entre las piernas del bebé y sostenla allí con una mano. Con la otra mano, abre una de las franjas adhesivas y jálala hasta colocarla sobre la zona designada al frente del pañal. Haz lo mismo con la segunda franja adhesiva.

El pañal del bebé debe quedar ajustado pero no muy tallado. Fíjate también que el pañal no le quede guindando. Dependiendo del estilo y la talla, el borde superior del pañal puede llegar al nivel del ombligo del bebé. Si tienes un recién nacido y aún no se le ha caído el ombligo, el pañal no debe cubrirlo. Puedes incluso utilizar pañales que tienen un corte en el frente para el ombligo (más detalles en: Cuidados del recién nacido: cómo limpiar el ombligo). Termina poniéndole la ropita al bebé y una vez que puedas hacerlo de forma segura, desecha el pañal y lávate las manos.

07
de 08

Tips para cambiar pañales

  • Debes cambiar el pañal del bebé cada tres horas como mínimo. Si tiene una deposición sólida (heces), cámbialo de inmediato.
  • En promedio, un recién nacido ensucia 10 pañales al día. Un número menor a seis podría ser señal de deshidratación o de que el bebé no está comiendo suficiente (más sobre este tema en Lactancia del bebé: cantidad, calidad y duración de las comidas).
  • Si cuando abres el pañal notas marcas en la cintura o piernas, puede que esté demasiado apretado.
  • Cuando tienes fugas de orina o heces por la parte inferior del pañal (por las piernas) debes subirlo. Si las fugas son por la parte superior o el pañal se le baja al bebé, probablemente necesites tallarlo más en la cintura.
08
de 08

Dónde comprar todo lo que necesitas para cambiar pañales

productos de bebé, ideas de regalos
© Getty Images/Jonathan Knowles

Los siguientes enlaces te llevan a sitios en amazon.com donde puedes comprar diferentes tipos de pañales y productos para bebé: