Cómo arrancar una moto sin batería

Conectando la batería a la batería de otro vehículo
 Ingram Publishing/Getty Images

Tu moto se ha quedado sin batería y ahora no puedes arrancar. ¡Horror! Le puede pasar a cualquiera, hasta al más experto, pero es un momento en el que todos reaccionamos con cierto nerviosismo. No damos crédito, pulsamos el botón de arranque... nada, la batería no tiene fuerza para arrancar la moto.

Que una batería deje de funcionar puede suceder por diversas razones, quizá la moto ha pasado demasiado tiempo parada y la batería se ha ido descargando hasta no tener suficiente energía como para poner en marcha el motor de arranque, quizá ha estado expuesta a temperaturas bajas y su nivel de carga ha bajado, o quizá simplemente ha llegado su hora y necesite ser sustituida por otra, las baterías van perdiendo capacidad de carga con el tiempo y al final llega un momento en el que no son capaces de almacenar energía.

Si la batería de tu moto no tiene carga tienes un problema: no podrás arrancar y emprender tu camino. Pero siempre hay una solución, y en este caso te sugerimos tres posibles remedios. Primero, que llames a tu compañía de seguros para que te mande un vehículo de asistencia; segundo, que trates de arrancar la moto empujando; y tercero, que conectes la batería a otra batería para obtener corriente. Los tres procedimientos son válidos para arrancar una moto, pero sólo el primero y el último te valdrán para arrancar un scooter. Te explicamos cada uno de los procesos.

Llamar a la compañía de seguros

Es la solución más cómoda y sencilla. Si tu póliza de seguros cubre la asistencia en carretera siempre puedes llamar y contar tu caso. Un técnico se desplazará hasta donde tú estés con un "arrancador", una especie de gran batería portátil que conectará a la batería de tu moto para suministrarle energía.

En ese momento podrás pulsar el botón de arranque y tu moto arrancará. Efectivo, aunque poco romántico, a todos nos gusta ser capaces de arrancar nuestra moto por nosotros solos.

  • A favor: no supone esfuerzo y la maniobra está supervisada por un especialista.
  • En contra: que seguramente implicará un buen tiempo de espera junto a tu moto.

    Arrancar la moto empujando

    Es la técnica más antigua y menos ortodoxa de todas, con las motos más modernas a veces no es tan fácil como con las motos de más edad, y sobre todo ten en cuenta que es algo que no podrás hacer con un scooter ya que su variador automático hace que en parado la transmisión se quede en posición neutral, y en este caso necesitamos que haya conexión entre motor y rueda trasera.

    ¿Cómo llevarlo a cabo?

    Vas a tener que poner la moto en movimiento, por lo que si tienes alguna cuesta abajo cercana eso te será muy útil, y si tienes a alguien que te pueda ayudar mejor que mejor.

    1. Sitúa el contacto de la moto en la posición de encendido.
    2. Colócate de pie junto a la moto sujetándola por el manillar.
    3. Acciona la palanca de cambio, como si cambiaras de marcha, para engranar la segunda o tercera marcha, a mayor compresión del motor más larga tendrá que ser la marcha. 
    4. Ahora, con la marcha engranada, empuja la moto un poco hasta que haga tope y no se pueda mover. Así te aseguras de que alguno de los cilindros está cerca del punto muerto superior. Ante la duda, te explicamos cómo funciona un motor de 4 tiempos, y cómo funciona un motor de 2 tiempos.
    5. Coge la maneta izquierda para accionar el embrague y así la moto se pueda mover.
    1. Si estás solo, corre empujando la moto todo lo que puedas para coger velocidad. Si alguien te ayuda, súbete a la moto y que los demás empujen por ti tan rápido como puedan.
    2. Cuando hayas alcanzado la mayor velocidad posible suelta la maneta a la vez que saltas sobre el asiento y aceleras ligeramente. La rueda trasera tenderá a girar y eso hará mover el motor, poniéndolo con suerte en marcha. Si todo falla... inténtalo de nuevo desde el principio hasta que la moto arranque o te termines dando por vencido.

    Si te queda una duda, puedes consultar cómo arrancar una moto empujando explicado al detalle.

    • A favor: Puedes ser autosuficiente y es una maniobra que "estrecha los lazos" entre tu moto y tú. La batería no sufre.
    • En contra: Supone un gran esfuerzo físico y no funciona con scooters, sea el tipo de scooter que sea.

      Conectando la batería a la batería de otro vehículo

      Siempre puedes recurrir a la batería de otro vehículo para que la de tu moto obtenga la energía que necesita para arrancar tu moto. Para ello puedes utilizar unos cables con pinzas para conectar el borne positivo de tu batería con el positivo de la otra batería, y el borne negativo de tu batería con el negativo de la otra batería. Con ambas baterías conectadas entre sí y el segundo vehículo arrancado trata de arrancar tu moto dando el contacto y pulsando el botón de arranque.

      Pero cuidado, esta práctica puede no ser segura del todo y se corre el riesgo de que tanto tu batería como algún fusible de tu moto sean dañados. Por lo general las baterías de la mayoría de los vehículos suelen ser de 12V, pero no todas tienen por qué ser iguales, ni en tensión ni en amperaje, por lo que es muy importante que compruebes que ambas baterías coinciden si no quieres provocar daños eléctricos en tu moto.

      • A favor: Poco esfuerzo.
      • En contra: Riesgo de daños eléctricos.

      Importante: Una vez que hayas conseguido arrancar tu moto no pares el motor y comienza a circular con ella para que el alternador suministre energía a la batería y ésta pueda recuperar su carga. Todos estos son remedios de emergencia y lo mejor, siempre, es adquirir una batería nueva cuanto antes para que no se vuelva a repetir la situación.