Cómo aplicar un acabado al aceite a un mueble de madera

Los acabados al aceite resaltan la veta y la belleza de la madera

teñir madera
 Zero Creatives/Getty Images

 El acabado al aceite es uno de los procedimientos más antiguos de protección y embellecimiento de los muebles de madera. Con este tipo de acabado se deja a la vista la veta del mueble y es uno de los más naturales, tanto por los productos usados como por las características del método.

Ventajas del acabado al aceite en la madera

  • Es apto para muebles de interior y de exterior.
  • El mueble puede “respirar” pues no se sella el poro.
  • No sufre con los cambios de temperatura pues al ser un acabado que consiste en que el mueble “absorba” el producto, éste se integra formando parte de la madera.
  • Permite que la madera de la pieza se adapte a la humedad ambiental al conservar, gracias al aceite, la suya.
  • Evita los cambios de color que produce la humedad y los rayos de sol cuando los muebles están en el exterior.

Inconvenientes del acabado al aceite en los muebles

  • El método es más laborioso de aplicar, aunque muy sencillo pues no hace falta tener el cuidado y prevención que es necesario al pintar o barnizar.
  • Hay que renovar el acabado cada cierto tiempo, especialmente cuando se trata de muebles de exterior.

Proceso para aplicar un acabado al aceite a un mueble de madera

  1. El mueble tiene que ser de madera en crudo o estar perfectamente decapado y libre del acabado anterior pues, al ser un tratamiento transparente, luego aparecerían los "errores" que pudiera tener la madera de tu mueble.
  1. Teñir la madera del color deseado (además de los tintes más habituales, como la nogalina, puedes utilizar colores vivos y diferentes. Atrévete a innovar) 
  2. Dejar secar y pasar una lana de acero fina.
  3. Limpiar bien con un trapo que no deje fibras
  4. Aplicar una primera capa de aceite con una brocha o a muñequilla
  1. Esperar unas 3 horas para que la madera lo absorba
  2. Retirar con un trapo limpio el exceso de aceite que el mueble no haya admitido
  3. Repetir el proceso al cabo de 2 días
  4. Se pueden dar todas las manos que consideres necesarias hasta que el acabado quede suave y a tu gusto. Un truco es poner una gota de agua sobre la superficie aceitada. Si resbala es que está suficientemente impermeabilizada.
  5. Para terminar, aplica una mano de cera que lo proteja

Aceites comerciales

En las tiendas especializadas en productos de restauración y pinturas encuentras los aceites ya preparados y listos para su uso. Entre ellos está el aceite de teca, especialmente indicado para los muebles de exterior, dado su composición que lo hace más duro y resistente a la intemperie y los cambios de temperatura.

Aceites caseros

  • Elige primero el aceite base entre linaza, teca y vaselina—El de teca es el más duro y resistente, el de linaza el más oscuro y el de vaselina el más transparente y también seca antes. Si eliges el de linaza (que da un tono dorado al mueble) siempre compra el que ya está cocido.
  • Añade un poco de aguarrás para que penetre mejor y una parte pequeña de barniz sintético para conseguir más brillo y que el acabado dure más. La proporción es: 50:30:20, siendo el 50 de aceite de linaza.
  • Si lo calientas un poco "al baño María" también aceleras la absorción.
  • Antes de decidirte con una pieza grande prueba con un marco de madera, un espejo o un pie de lámpara para que compruebes el efecto y si te gusta.