Cómo aplicar un acabado a la cera a un mueble de madera

Nuevos o restaurados, los muebles de madera acabados a la cera aportan calidez

Los muebles con acabado a la cera tienen un aspecto suave y rústico. Son muy adecuados para casas de campo pero colocados con habilidad y gusto también pueden ocupar un espacio en una decoración urbana. Es un acabado habitual, también, en las antigüedades.

Aquí puedes ver los pasos para un encerado perfecto de la madera y totalmente artesano. Los colores van desde el natural de la madera, sin tratamiento alguno (ten en cuenta que hay maderas de todos los tonos según el árbol del que procedan) a cualquier otro color cuyo tinte hayas aplicado previamente.

También es posible encontrar cera preparada en distintos colores y lista para comprar.

01
de 03

Materiales que necesitas para encerar un mueble

Escritorio-antiguo-acabado-a-la-cera
Escritorio antiguo con un acabado a la cera. Foto © GMP

Un mueble de madera, en crudo o decapado

Tinte para madera, en caso de que quieras cambiar el tono natural

• Barniz tapaporos o sellador transparente

Cera incolora, que puede ser comprada en tiendas especializadas (de pinturas, restauración o manualidades). 

Lija de grano fino y paños de algodón (o muñequilla de algodón) que no dejen rastros de fibras.

Brochas

Cómo decapar un mueble de madera

02
de 03

Pasos para hacer un mueble con acabado a la cera

aplicando-cera-a-un mueble-de-madera
Aplicando la cera. Foto © www.lakeone.net

Lijar: Como siempre que inicias la tarea de acabado de cualquier mueble, el primer paso es lijar la superficie hasta que quede suave al tacto. A continuación, limpia con un trapo suave para retirar el polvo que quede.

Aplicar el tinte: Aplica el tinte elegido para dar color a la madera y deja secar completamente. El tinte al agua es el más rápido y sencillo de dar y hay múltiples opciones de color que se hacen fácilmente en casa.

Sellar la madera con tapaporos: Este es un paso que no todo el mundo hace. Pero, lo cierto, es que aplicando una capa de tapaporos la madera queda sellada y no absorbe tanta cera. Esto tiene dos ventajas: ahorra el trabajo y material de tener que dar más cera y, por otra, el acabado es más brillante, más transparente.

Volver a lijar.

Aplica la cera y espera a que seque. Con un paño aplica una capa de cera y extiéndela cuanto sea necesario. Hazlo usando movimientos circulares. Utiliza la brocha para los lugares más difíciles de llegar. Procura que no queden grumos o excesos en algunos sitios.

Saca brillo con una muñequilla de algodón. Ahora toca dar ese acabado brillante a la cera. Para ello, frota con la muñequilla hasta que la cera ofrezca su brillo natural.

03
de 03

Trucos para conseguir un acabado a la cera más bello

Lustra-con-un-paño
Lustra con un paño que no deje pelusa. Foto © www.lakeone.net

• Muebles teñidos en blanco u otros colores que no sean de la gama de la madera. Puedes conseguir resultados muy bonitos tiñendo el mueble o pieza que estés tratando con colores que no sean referencia directa a un color de madera.

Los muebles teñidos en blanco y acabados a la cera son muy bonitos y más ligeros para un rústico urbano. También para otros tonos pastel. Finaliza con una pátina que le añada carácter, en el color predominante en la estancia o simplemente con betún de judea.

• Uso de la cera teñida previamente. Hay numerosas marcas que te proporcionan la cera ya con color, por lo que no tendrás que teñir, si no quieres, previamente el mueble. En estos casos, el color de la veta no es tan nítido y transparente como si tiñeras primero y luego aplicaras la cera transparente. Aplica, de todas maneras, el tapaporos antes de la cera. Esto mejorará el acabado.

• Pantys viejos para dar brillo a la cera. Una manera muy efectiva de dar brillo a la cera, de forma barata, es reciclar los pantys y medias que desechan cuando se rompen. Haciendo una bola y frotando en círculos obtendremos un buen brillo sin restos de fibras.

• Calienta la cera al Baño María hasta que quede como una crema, casi líquida. Es más fácil de dar uniformemente.

Anímate a acabar alguno de tus muebles reciclados o comprados en madera en crudo con la terminación a la cera.

Puedes intentarlo primero con algún objeto más pequeño, como una lámpara, un marco de fotos o el marco de un espejo. Si te gusta, y consigues un buen acabado, estarás en situación de elegir proyectos de más envergadura. En caso contrario, puedes optar por darle algún otro acabado usando una técnica diferente.