Cómo adiestrar al gato para que use la caja de arena

Foto:Anja Thiedemann

El primer paso para que el gato use la caja de arena es presentarle una caja limpia, así sea nueva. El gato es por naturaleza limpio y muy privado. Su área de comer no está cerca a su área de depositar sus desperdicios. Por esto es bien importante colocar la caja de arena en una esquina lejos de su plato de comida. Mientras más privado, mejor.


Gatos pequeños

Los gatitos aprenden por imitación. Si viven con su mamá, probablemente se instruyen en usar la caja de arena siguiendo sus pasos.

Pero si en cambio tu gatito es huérfano, te toca a ti adiestrarlo.

  • • Utiliza la tapa de una caja de zapatos o alguna bandeja de hornear con lados bajos para que sea fácil el entrar a ella. Colócalo en la caja y con tu dedo juega moviendo la arena como si fueses a enterrar algo. Su curiosidad lo llevará a imitar tu movimiento. Aunque no sienta la necesidad de utilizar la caja, el simple hecho de aprender a enterrar puede que lo estimule a dejar su primer "depósito".

  • • Si utiliza la caja de manera correcta, prémialo con palabras positivas, un juguete o quizás con un poco de comida reservada especialmente para el entrenamiento.
  • • No lo levantes de la caja. Déjalo que aprenda a salir solo. Mientras sea necesario, deja algún desperdicio en la caja para que el gatito, por el olor, aprenda la ruta hacia la misma y la encuentre por cuenta propia.
  • • Al cabo de unos meses, cambia la caja a una de tamaño normal. Coloca la tapa de cartón dentro de la caja para que el gatito sepa que ésa es su nueva caja. Una vez sea utilizada varias veces, elimina la tapa de cartón. Felicidades, tu gato está entrenado.

    Gatos adultos

    Si adoptas a un gato adulto el entrenamiento puede ser diferente. Pero existe un denominador común entre todos: mantener la caja limpia. Una caja sucia no va a atraer al gato.

    Un truco para ayudar al entrenamiento es el tener dos cajas una al lado de la otra. El gato orina en una y defeca en la otra.

    Esto también es exitoso en situaciones donde hay más de un gato en la casa. Cada uno tiene su caja, manteniendo su territorio.

    Si adoptas un gato que vivía fuera de la casa, acostumbrado a hacer sus necesidades en la tierra, enseñarlo a utilizar la caja es un proceso diferente. Para empezar, trata de seguirlo a su "baño" en el patio. Trae un poco de la tierra o césped que utilizaba y colócalo en la caja dentro de la casa. El olor a su baño exterior lo ayudará a encontrar su nuevo sanitario.