Combinar colores calidos y frios

Distingue colores cálidos y fríos para crear espacios con estilo

Combinar colores
Combinar colores cálidos y fríos. Foto © Decor8 Flickr

Combinar colores en decoración es importantísimo y distinguir entre colores cálidos y fríos te ayudará a conseguir interiores equilibrados, sea cual sea el estilo que elijas.

Si eres de esas personas que se preguntan siempre qué color elegir al comprar un sofá; si dudas de como combinar colores en paredes, muebles y textiles o si no sabes si el blanco es un color neutro o no, aquí tienes unos sencillos consejos que te ayudarán a escoger.

Colores para interiores ¿cálidos o fríos?

Este podría ser un punto de partida elemental para aprender a manejar los tonos que aplicarás en tu decoración.

  • Colores cálidos son rojos, naranjas, amarillos y la combinación de ellos. Son colores que propician sensación de calidez (tal y como indica su nombre) y emulan los tonos del sol.
  • Colores fríos son los azules, verdes y violetas y se identifican con el color del cielo y el agua.

Los colores cálidos crean sensación de cercanía y se usan para “atraer” los espacios. Pintando las paredes en tonos cálidos estas parecen acercarse. Lo mismo ocurre con un sofá o un sillón: parecen más grandes.

Elegir esta gama es adecuada si tienes en tu casa espacios muy grandes y quieres aportar una sensación más acogedora. Piensa en los tonos terracotas, por ejemplo, muy utilizados en casas de campo y viviendas rústicas de estilo country.

Por el contrario, pintar paredes en tonos fríos las alejan y aportan sensación de espacios más grandes.

Pero, para esta regla tienes que tener en cuenta la intensidad del color pues los colores oscuros también “achican” los ambientes. 

En el caso de los muebles, los de colores o maderas oscuras, sean del color que sean, parecen ocupar más espacio.

Los muebles de maderas o colores claros ocupan menos visualmente y reflejan la luz  por lo que son más adecuado para lugares pequeños si lo que quieres es ganar espacio visual.

Elegir colores ¿cómo equilibrar colores cálidos y fríos?

Si estás en un momento en el que tienes quecombinar colores de paredes y muebles conocer las diferencias entre colores cálidos y fríos te ayudará a plantear el resto de la decoración de tu casa y a elegir los muebles y su color teniendo en cuenta cuál es su tamaño.

Ahora tienes un reto porque lo ideal es combinar de forma equilibrada ambos tipos de color. ¿Cómo hacerlo?

Si eliges decorar con colores cálidos, una buena idea es combinar colores de ambos tipos entre muebles y paredes, de tal manera que un mueble "frío" contraste con un fondo cálido: pared terracota y mueble verde, por ejemplo.

O viceversa. El efecto de los muebles en tonos cálidos (sirve el de la misma madera) sobre un fondo frío es una buena combinación.

Otra posibilidad es alternar espacios con distintos tonos. Es interesante cuando hablamos de colores para salas, salones o espacios bastante grandes, en los que los muebles son grandes y, generalmente, más numerosos.

Al utilizar este truco podemos balancear y equilibrar el peso visual. Piensa en ello al escoger la tapicería de tus muebles y los colores de paredes.

En la cocina combinar el color de paredes y muebles es importante para definir estilos, especialmente en los estilos más modernos o minimalistas.

El efecto emocional de colores cálidos y fríos 

Está totalmente documentado (y seguro que has probado, o al menos conoces, la cromoterapia) el efecto que tienen los colores sobre las emociones y los estados de ánimo.

Así, por ejemplo, el color azul (frío) aporta serenidad, calma y equilibrio, por lo que es una buena elección para lugares de trabajo o dormitorios (especialmente los infantiles). Combínalo con muebles blancos, si eliges los tonos más oscuros, o muebles de maderas claras. 

A la inversa también es buena combinación.

Los colores rojos  naranjas  son estimulantes, apasionados y, si eliges mal el espacio, pueden llegar a ser agobiantes.

Son muy utilizados en negocios pero, para tu hogar, elígelos con moderación y siempre balanceados con otros que les resten intensidad. Los muebles de color rojo pueden ser un recurso interesante para animar espacios y aportar vitalidad.

El amarillo, aún siendo estimulante, resulta menos "pesado" y aporta luminosidad a los espacios más oscuros.

Es muy fácil combinarlo con los muebles de todos los tonos de madera.

Ahora solo te queda elegir el color ideal para ti.