Colores cálidos, fríos y neutros

Teorías sobre la división de los colores según su temperatura

Azul y naranja
Diferencia de la temperatura del color entre naranjas cálidos y azules fríos. © Cyron Ray Macey

Colores cálidos, fríos y neutros son términos frecuentemente utilizados para diferenciar y agrupar los colores según su temperatura. Sin embargo, existen discrepancias sobre en sentido de esta división y sobre cómo realizarla.

Colores cálidos y fríos

A la hora de calificar un color como cálido o frío se puede partir de dos paradigmas distintos.

El primer modelo le atribuye a los colores del círculo cromático una temperatura absoluta, ya sea fría o cálida.

Por ejemplo: El rojo es invariablemente cálido y el azul invariablemente frío.

En este modelo se tiende a dividir el círculo cromático en dos partes simétricas y opuestas, una de colores cálidos y otra de colores fríos. No existe un consenso universal que apunte cuál es el color más cálido o el más frío, pero tradicionalmente se sitúan dentro de la gamas de amarillos, naranjas y rojos, y azules, verdes y violetas respectivamente.

El segundo modelo considera la temperatura de un tono un atributo relativo que varía dependiendo del contexto. Dentro de cada tono hay un amplio espectro de matices que se perciben más cálidos o fríos según con qué otros tonos o matices se estén comparando.

Es decir, que en vez de dividir el círculo cromático en dos como si la temperatura de sus colores fuese un espectro continuo, en este modelo cada tono contiene un espectro de temperatura relativa. En vez de marcar la división de colores cálidos y frío entre, por ejemplo, el amarillo y el verde, el círculo cromático se entiende así: de amarillos cálidos a amarillos fríos, de verdes cálidos a verdes fríos, etc.

Además un color será más o menos cálido o frío dependiendo de con que otro color se le esté comparando y su distancia con los que se consideren los colores más cálidos o fríos del círculo cromático. Por ejemplo: un amarillo limón es comparativamente más frío que un naranja, pero ambos son comparativamente más cálidos que un azul.

Colores neutros o híbridos

¿Pero se pueden definir todos los colores como cálidos o fríos? Los valores acromáticos como el blanco, el negro o el gris son considerados neutros, ni fríos ni calientes. Aunque en la pintura de paisajes el gris, asociado con el mal clima y las temperaturas bajas, se ha incluido tradicionalmente en las paletas de colores fríos.

Hablando de tonos agrisados y desde el punto de vista de la temperatura relativa, un color frío poco saturado se percibe más cálido que el mismo tono frío con alta saturación. Con un color cálido poco saturado ocurre a la inversa, se percibe más frío que el mismo tono con alta saturación. ¿Por qué? Porque comparativamente los colores agrisados están más cerca del color complementario del mismo tono saturado.

Volviendo a los tonos saturados del círculo cromático, ¿son todos los tonos o fríos o cálidos? A nada que busques imágenes de círculos cromáticos que dividan los tonos en cálidos y fríos verás que hay discrepancias con respecto a la temperatura de ciertos tonos. Vamos, que no está tan claro.

Sobre todo cuando se trata de la gama de los verdes y los púrpuras. Ambos son colores híbridos mezcla de colores cálidos y fríos: amarillo y azul, y magenta y azul.

De hecho, como ambos colores tienen en común una tendencia al azul, cuando se contrastan un verde pistacho y un morado el choque entre estos colores complementarios no es tan vibrante.