Colores cálidos

¿Cuáles son los colores cálidos, sus características, significados y efectos?

Madame Camus
'Madame Camus' (1869/1870) de Edgar Degas como ejemplo de obra de arte en la que dominan los colores cálidos. Por Cliff de Arlington, Virginia, USA (Madame Camus by Edgar Degas) [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons

Colores cálidos y fríos son conceptos de uso frecuente en el ámbito del diseño ya sea dentro de las bellas artes o en las artes aplicadas. Conocer su significado, cuáles son y sus efectos puede resultarte útil para elegir y combinar colores en una composición.

Colores cálidos

Los colores cálidos, también llamados colores activos por sus efectos, son aquellos con una sensación térmica subjetiva de calor.

Los colores cálidos contrastan y complementan los colores fríos.

Cuáles son los colores cálidos

Aunque no existe un consenso unánime sobre la división entre los colores cálidos y fríos, tradicionalmente se enseña que los colores cálidos incluyen los amarillos, naranjas, rojos, marrones y dorados.

En cuanto a los magentas, distintas fuentes lo sitúan entre los colores cálidos o fríos dependiendo de sí consideran el magenta un color primario (teoría del color moderna) o que su mezcla contiene azul.

En la división de un círculo cromático en dos partes simétricas opuestas de colores cálidos y fríos, los colores cálidos suelen abarcar desde el amarillo hasta el morado. Unos ruedas de colores pueden incluir los verdes más amarillentos como cálidos y los morados más azulados como fríos.

Si la división del círculo cromático en colores cálidos y fríos es asimétrica, es posible encontrar ruedas de color en las que los colores cálidos son aquellos que se hacen sin azul.

Es decir, todos los verdes y los morados serían considerados fríos en vez de cálidos.

También el magenta es a veces excluido de la gama de colores cálidos al seguir teorías del color tradicionales de la pintura de siglos anteriores en las que el rojo es estudiado como un color primario. Pero si el magenta se lista entre los colores primarios, entonces se tiende a calificarlo como cálido ya que no contiene azul.

Cuál es el color más cálido

De nuevo, no existe consenso en cuanto a cuál es el color más cálido. Pero al menos se está de acuerdo en que se encuentra dentro de la gama de los amarillos, naranjas y rojos saturados. La intensidad del color, su luminosidad y su contraste con el tono más frío son algunos de los criterios que se valoran para determinar cuál es el color más cálido.

Diferentes fuentes citarán estos contrastes como los tonos más cálidos y más fríos del círculo cromático:

  1. Naranja y azul cian
  2. Rojo y azul verdoso
  3. Amarillo anaranjado y azul violáceo

Asociaciones y significados de los colores cálidos

Una larga tradición metafórica que se remonta por lo menos a la Edad Media, asocia lo cálido y lo seco con lo animado, el esfuerzo, el ardor y el rubor.

Desde finales del siglo XVII, y sobre todo a partir del siglo XVIII, en la pintura y otras artes se ha ido reforzando el vínculo entre el uso de los colores cálidos para representar el calor: los rayos de sol y los objetos calientes.

Amarillos, naranjas y rojo se emplean para simbolizar la vitalidad, la alegría, la actividad y la cercanía emocional, desde el amor y la pasión a los sentimientos de amistad.

Efectos de los colores cálidos

Además de significado, también se asigna a los colores cálidos una serie de efectos psicológicos y perceptuales en las personas.

Conviene advertir que unas disciplinas (como el diseño de interiores o la cromoterapia por citar un par de ellas) le dan más credibilidad a estas teorías que otras.

En cuanto a su efecto psicológico, se dice que los colores cálidos son estimulan la actividad y la energía del espectador, transmiten calor, alegría y confort.

Tradicionalmente también se afirma que afectan al modo en que son percibidos. Se dice de los colores cálidos que llaman más la atención del espectador, que son dinámicos y parecen extenderse y acercarse.