Collares antipulgas ¿beneficiosos o perjudiciales?

Pregunta: Collares antipulgas ¿beneficiosos o perjudiciales?

Los collares antipulgas se utilizan para eliminar las pulgas existentes en tu gato y prevenir que nuevas pulgas brinquen a tu gato. El collar está impregnado de insecticidas que producen gases tóxicos para las pulgas.

Estos insecticidas están compuestos por químicos muy fuertes, muchos de ellos probados como causantes de tumores, alergias, cáncer, pérdida de pelo y daños neurológicos en las mascotas.

Aunque cabe señalar que condiciones preexistentes pueden alterar los resultados de estas pruebas, la evidencia es lo suficientemente fuerte como para que los veterinarios prefieran no recomendar el producto.

Respuesta:

¿Son efectivos? Cada dueño tiene su opinión pero el porcentaje mayor piensa que no. Para empezar ataca el área errónea. A las pulgas les gusta concentrarse en el área trasera de tu gato, no en su cuello, esto convierte al collar en un adorno. No sólo irrita la piel debajo del collar, tampoco logra detener a las pulgas.

Más fácil de quedar atrapado: Al gato le encanta trepar, ya sea al árbol de tu patio como al gabinete de tu cocina. El collar puede quedar atascado en ramas o en utensilios impidiendo que el gato pueda respirar o quede suspendido al vacío.

El de perro no le funciona: Si estás decidido a intentar el collar, debes tener mucho cuidado al escoger el mismo. El collar antipulgas para perro NO funciona para el gato.

Este tiene más cantidad de insecticida y envenena al minino.

Existen collares que utilizan insecticidas naturales como los aceites de árbol de té, citronela y romero. Estos no tienen la potencia de los químicos de laboratorio pero al menos no irritan al gato.

La solución recomendada por los veterinarios sigue siendo bañar a tu gato a menudo y colocarle la medicina anti pulgas entre sus hombros dos veces al año.