Clavos 101 - Tamaños y tipos de clavos en el hogar

01
de 10

Clavos 101 - Una introducción

Escoja el clavo correcto para el trabajo a la mano. © 2009 Home-Cost.com


Introducción a los tamaños y tipos de clavos
El martillo y el clavo. Al igual que la mantequilla de maní y el chocolate, es una combinación atemporal que ha existido siempre.

Aunque un clavo y un martillo parecen ser un simple juego de herramientas a prueba de tontos, ambos requieren un entendimiento de la técnica y de su aplicación. Así como los martillos requieren un entendimiento para darles un uso adecuado , los clavos son similares en que tienen aplicaciones específicas para determinados usos. Utilizar el clavo equivocado para un trabajo puede dañar la madera o resultar en un menor poder de agarre. En esta tutoría veremos cuáles son los principales tipos de clavos con los que puedes encontrarte en tus proyectos caseros de reparación, incluyendo:

  • de corte
  • comunes
  • de cabeza plana
  • dobles
  • anillados / para yeso
  • de albañilería
  • Brad
  • perdidos
  • punta de acero
  • de techar

¿Cómo se miden los clavos?
Habrás visto que los clavos tienen medidas generalmente de 10d o 16d y así. El número y el sufijo "d" son parte del sistema llamado "Penique". El penique inglés (o centavo) se designa con una "d" que representa la primer letra de la moneda romana denarius .

Una escuela de pensamiento decía que, como los clavos se vendían por cien unidades, los clavos más pequeños costaban menos ya que pesaban menos y, entonces, cien clavos de dos peniques costaban dos centavos, cien clavos de ocho peniques costaban ocho centavos, y así seguía.

La otra escuela de pensamiento decía que la "d" también representaba la unidad de peso inglesa, la libra. Mil clavos del mismo tamaño eran pesados y si, por ejemplo, pesaban 6 libras, entonces eran clasificados como clavos de seis peniques. Asimismo mil clavos que pesaran 16 libras serían clavos de dieciséis peniques.

Hoy en día el sistema de peniques sólo se refiere a la longitud del clavo; un clavo 2d tiene una longitud de 1 pulgada. Cada número mayor en el sistema de peniques representa un aumento de 1/4 pulgada en la longitud, hasta los clavos 12d (13-1/4 pulgadas). Después de los clavos 12d, el sistema de peniques no tiene una relación clara respecto a la longitud.

02
de 10

Clavos de corte

clavo cortado
Los clavos cortados son cortados de una placa de acero. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos de corte fueron introducidos en 1700. El ex-presidente Thomas Jefferson tenía una fábrica de clavos en su plantación de Monticello, con lo cuál podía diversificar su ingreso de la granja.

Los clavos de corte son cortados o esquilados de chapas de acero y pueden ser endurecidos. Tienen forma de cuña, de punta cuadrada y obtusa que reduce el astillamiento al introducirse en hormigón o mampostería. Durante su fabricación, el tallo es afilado por una máquina de corte y la cabeza es hecha con una máquina diferente. Los clavos de corte son gruesos y como desplazan más cantidad de fibra de madera, tienen mayor más fuerza de agarre que los clavos estándar.

Los clavos de corte son utilizados para unir madera a bloques de hormigón, juntas de mortero, ladrillos o cemento fresco. Para obtener mejores resultados se recomienda lograr una penetración de 3/4 pulgadas en la mampostería, para un poder de agarre de mayor fuerza.

Además del trabajo de albañilería, los clavos de corte se usan comúnmente para dar un acabado estético antiguo, como en trabajos de restauración de madera o en muebles rústicos.

03
de 10

Clavos comunes

clavo común
Los clavos comunes son los más utilizados en la construcción. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos comunes son el tipo de clavo más utilizado en la construcción general y son el tipo de clavo que se utilizan cuando el Código de Construcción presenta determinados requisitos. Estos clavos tienen un tallo grueso y están hechos de alambre de acero. Son utilizados comunmente en planchas dimensionales de madera (por ejemplo, marcos de 2x4). El clavo común tiene una cabeza plana que puede ser lisa o texturada, y tiene una punta con forma de diamante. En algunas aplcaciones es recomendable aplanar la punta del clavo para evitar que se quiebre la madera.

04
de 10

Clavos de cabeza plana

clavo de cajón
Los clavos de cajón tienen un cuerpo más delgado que los clavos comunes. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos de cabeza plana son clavos de alambre similares a los comunes excepto que tienen tallos más delgados y no deben utilizarse en la construcción de marcos de madera dimensional, que requieren clavos comunes. Esto es porque los de cabeza plana no tienen el tallo tan grueso como el de un clavo común para un tamaño de penique dado y, por lo tanto, tienen menor poder de agarre. Por ejemplo, un clavo común 16d tiene 0,162 pulgadas de diámetro y un clavo de cabeza plana 16d tiene 0,135 pulgadas de diámetro.

Los clavos de cabeza plana son utilizados usualmente en materiales de madera delgada (como cajas de madera) para evitar el astillado.

05
de 10

Clavos de doble cabeza

clavo duplex
Los clavos de cabeza Duplex facilitan el sacado para construcción temporales. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos de doble cabeza son clavos especiales muy útiles para la construcción temporal, como lo son los encofrados donde se vierte el cemento. Digamos que quieres construir un encofrado para verter cemento en una vereda. Tendrás que utilizar uno de estos clavos para armar el encofrado.

Los clavos de doble cabeza (dúplex) son fáciles de quitar y sacar de las tablas de madera u otras construcciones temporales.

06
de 10

Clavos anillados o de tallo anillado

clavo de pared de yeso
Clavos de anillo dan resistencia al sacado. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos anillados o de tallo anillado son clavos especiales de alambre que cuentan con anillos en el tallo que le permiten un mejor agarre y una resistencia adicional al extraerse de la madera. Este tipo de clavos también se usa en placas de yeso y cubiertas de madera por la resistencia a ser arrancados que presentan los anillos que están en el tallo del clavo.

07
de 10

Clavos de albañilería / mampostería

clavo de masonería
Los clavos de masonería están especialmente endurecidos, gruesos y fuertes. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos de albañilería y de mampostería son clavos de alambre endurecido que, generalmente, tienen surcos longitudinales a lo largo del eje. Estos clavos son gruesos y muy fuertes. Están diseñados para ser clavados en bloques de hormigón, concreto o en morteros de junta.

08
de 10

Clavos Brad

clavito
Los clavitos se usan para trabajos ligeros de acabado de madera, y por lo general son puestos al revés. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos Brad son utilizados en acabados de carpintería. Gracias a su tallo de poco diámetro y su pequeña cabeza, estos clavos reducen la posibilidad de quebrarse cuando se usan en madera dura. Los clavos Brad son ideales para su uso en las uniones y usualmente se avellanan debajo de la superficie de madera para dar una apariencia lisa.

09
de 10

Clavos perdidos / punta de acero

clavo de armazón - clavo de acabado
Los clavos de armazón y de acabado se diferencian por la forma de la cabeza del clavo. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos perdidos y los de punta de acero son similares y se diferencian principalmente en la forma de sus cabezas. Un clavo perdido tiene una cabeza pequeña ligeramente más redondeada y apenas más grande que el tallo. La cabeza está diseñada para avellanarse y que el agujero del clavo quede lleno.

Un clavo punta de acero es utilizado generalmente en exteriores y usualmente está galvanizado. La cabeza de un clavo punta de acero es cónica y puede dejarse a nivel o debajo de la superficie de la madera.

10
de 10

Clavos de techar o de fuerza

clavo de techado
Los clavos de techado son clavos de peso y tienen cuerpos cortos con cabezas anchas y delgadas. © 2009 Home-Cost.com


Los clavos de techar son llamados técnicamente clavos de fuerza o clavos de tallo corto y cabeza ancha y plana. Pueden ser utilizados para clavar tejas, membranas asfálticas u hojas de metal en madera. Los tallos pueden ser lisos o anillados para mayor resistencia a ser arrancados.