Clasificación de piedras y su uso en la construcción

Las piedras se clasifican según su origen: esto incluye los materiales que contienen y el proceso mediante el cual se llegaron a unir. Es importante diferenciar entre un mineral y una roca, ya que en el lenguaje común los dos se llaman piedras pero para fines geológicos no son iguales.

Un mineral es una sustancia químicamente homogénea, mientras una roca es una combinación de varios minerales. Por ejemplo, el cuarzo es un mineral mientras el granito es una roca compuesta de tres minerales: cuarzo, feldespato y mica.

Los minerales pueden formar cristales y así tener la forma de una piedra. En la construcción es más común utilizar los minerales en forma de polvo como aditivos y utilizar las rocas para todo desde cimientos hasta fachadas.

Diferentes tipos de rocas pueden contener los mismos minerales, pero si no tienen las mismas condiciones de formación resultan en rocas con caracteristicas muy diferentes y por lo tanto clasificaciones distintas.

01
de 03

Rocas ígneas

Foto cortesía USGS.

La palabra ígnea proviene del latín y significa fuego. Estas piedras están formadas por el enfriamiento del magma en el interior de la Tierra o cuando la magma brota a la superficie; también se conocen como magmátitas o rocas magmáticas. Los minerales más comunes en las rocas ígneas son los silicatos; entre los componentes de color claro se encuentran el cuarzo y los feldespatos, y los de color oscuro incluyen las micas, los piroxenos, los anfíboles y el olivino.

Ejemplos de piedras ígneas y sus aplicaciones en la construcción

  • Granito: Es un componente fundamental de la corteza continental y es una roca muy común. Tiene muchas aplicaciones en la construcción debido a su abundancia, firmeza y aspecto atractivo. Se utiliza para adoquines, grava, acabados de piso, fachadas de cocina, baño y chimeneas. Es susceptible a la lluvia ácida y por lo tanto en la actualidad está siendo reemplazado por el mármol para monumentos y edificios públicos.
     
  • Basalto: Una piedra dura de grano fino que se rompe con dificultad, el basalto se utiliza en la construcción para el afirmado de las vías de tren, construcciones bajo el agua, enladrillados pequeños y en forma de grava para las carreteras. A pesar de su firmeza, la finura de su grano hace que se pulimente naturalmente con el tiempo; con la humedad se pone resbaladizo y por eso no es indicado para adoquinar las calles.
     
  • Pumita: Comúnmente conocida como piedra pómez, la pumita se forma por el enfriamiento rápido de una lava rica en gases. En zonas volcánicas donde la pumita es abundante, se ha utilizado para cimientos en viviendas tradicionales y para muros construidos para detener la tierra o dividir propiedades; sin embargo en la construcción moderna no se considera apta para cimientos debido a su porosidad. Ahora se utiliza ampliamente en la producción de cemento y hormigones ligeros; también se emplea como roca ornamental y en la sillería.
     
  • Diorita: La diorita es una piedra suave que se utiliza en la construcción como un agregado. Visualmente, la diorita es parecida al granito; sin embargo tienen composiciones químicas distintas. En la encimera de la cocina a veces la diorita (y otras piedras con una apariencia similar) se vende bajo el nombre de granito.
02
de 03

Rocas sedimentarias

SedimentaryRock_KevinWalsh_Flickr.jpg
Roca sedimentaria. Kevin Walsh (Flickr)

Son compuestas por otras rocas: se forman por medio de la acumulación de sedimentos que se consolidaron en rocas duras a través de un proceso de erosión, transporte y sedimentación de rocas pre-existentes. Las rocas sedimentarias normalmente se encuentran formando capas o estratos.

Ejemplos de piedras sedimentarias y sus aplicaciones en la construcción

  • Laja: La laja se utiliza para pisos, fachadas de paredes y chimeneas. Es resistente al calor y tiene un aspecto atractivo.
     
  • Travertino: Esta roca carbonatada puede contener fósiles o impresiones de organismos acuáticos, ya que se forma cerca de las surgencias de aguas subterráneas. Se utiliza para fachadas y como roca ornamental.
     
  • Caliza: Principalmente constituida por carbonato cálcico, la caliza es útil como grava para caminos en zonas de alta humedad. También se emplea para mampostería, sillería, fachadas, elementos de ornamentación, hormigones y la fabricación de la cal y del cemento.
03
de 03

Rocas metamórficas

Foto cortesía USGS.

Su nombre proviene del griego y significa "cambio de forma". Cuando las piedras ígneas o sedimentarias son sometidas a presiones y temperaturas altas, se generan cambios en los minerales y en la forma y el arreglo de los granos, generándose las piedras metamórficas.

Ejemplos de piedras metamórficas y sus aplicaciones en la construcción

  • Mármol: Una de las piedras más codiciadas en la construcción, el mármol se ha utilizado desde la antigüedad en prácticamente todos los aspectos de la construcción, desde cimientos hasta elementos ornamentales de los más finos. Es un tipo de piedra muy dura que cobra un brillo perfecto al ser pulida. El mármol puro es totalmente blanco; sin embargo son las impurezas que le dan su variación de tonos atractivos. Para los geólogos es importante distinguir entre el verdadero mármol (una roca metamórfica que ha tenido un proceso de recristalización) y algunos tipos de caliza (una roca sedimentaria que no ha llegado a este grado cristalizado). Aunque en la construcción sea común llamarles mármol a los dos, el nombre correcto de una caliza suceptible de ser pulida es caliza marmórea.
     
  • Pizarra: Una piedra oscura constituida por minerales laminares muy finos, de estructura hojosa con las capas claramente marcadas. Se presta para la obtención de placas planas e impermeables de escaso grosor, las cuales se emplean en la mampostería y para recubrimientos de exteriores e interiores.