Clamidia, una enfermedad silenciosa que puede causar infertilidad

Una ETS silenciosa que puede ocasionar infertilidad

Clamidia
Vista microscópica de la bacteria de la clamidia. ©Stocktrek Images/Getty Images

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más reportadas en los Estados Unidos, especialmente en las mujeres jóvenes entre 15 y 24 años. Según un reporte de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), es junto a la gonorrea, las dos enfermedades infecciosas más frecuentes en el país. Aproximadamente 3 millones de hombres y mujeres estadounidenses son infectados por clamidia cada año.

Sin embargo, muchos de ellos no lo saben. Según cifras de Planned Parenthood, esta enfermedad es cinco veces más común que la gonorrea y 30 veces más común que la sífilis. Afortunadamente se puede prevenir y su cura es relativamente fácil. Sin embargo, es importante que conozcas más sobre ella, para así evitar su contagio y algunas secuelas irreversibles.

Qué es y qué produce la clamidia

La clamidia es una enfermedad causada por la bacteria Chlamydia trachomatis que afecta tanto a mujeres como a hombres, y suele infectar el pene, la vagina, el cuello del útero, las trompas de Falopio, el ano, la uretra, los ojos y la garganta.

Por lo general, es una enfermedad silenciosa y pocas personas se dan cuenta que la han contraído, porque produce pocos o ningún síntoma. La mitad de los hombres y tres de cada cuatro mujeres no presentan síntomas de la enfermedad. Sin embargo, en la mujer puede producir daños irreversibles, como la infertilidad (sin que la afectada se dé cuenta).

Cuando sí se notan los síntomas, éstos se suelen presentar de una a tres semanas después de haber contraído la infección. Los síntomas visibles en la mujer son:

  • Flujo vaginal anormal
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Sangrado después de las relaciones sexuales
  • Sangrado entre períodos menstruales
  • Dolor en la zona inferior del vientre o espalda
  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Hinchazón dentro de la vagina o alrededor del ano
  • Dolor, picazón, sangrado y/o secreción de mucosidad del recto
  • Flujo amarillento en el cuello del útero con olor intenso
  • Fiebre baja

Los síntomas visibles en el hombre son:

  • Ardor y picazón en la abertura del pene
  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Secreciones acuosas, lechosas o con pus del pene
  • Hinchazón alrededor del ano
  • Dolor, picazón, sangrado y/o secreción de mucosidad del recto
  • Testículos hinchados o sensibles (con menor frecuencia)

La clamidia puede ocasionar sangrado, picazón, secreciones y diarrea en hombres y mujeres. Cuando infecta los ojos puede generar también picazón, enrojecimiento y secreciones. Al infectar la garganta, puede producir dolor.

Los síntomas de la clamidia suelen ser muy leves y aparecer sólo por la mañana, en especial en los hombres. Es por ello que muy pocas personas se dan cuenta de la enfermedad.

Es importante resaltar que los síntomas de la clamidia son muy parecidos a los que produce la gonorrea, pero cada enfermedad requiere de un tratamiento diferente.

Cómo se contrae la clamidia

La clamidia se contrae mediante las relaciones sexuales vaginales, orales y anales.

Al tocar nuestros ojos con secreciones infectadas, también podemos contagiarnos, aunque con mucho menos frecuencia que durante las relaciones sexuales. También se puede transmitir de la madre al hijo durante el parto vaginal.

La clamidia no se contrae a través del beso, asientos de inodoros ni piscinas. Tampoco al compartir ropa y cubiertos.

Factores de riesgo para contraer clamidia

  • Tener relaciones sexuales sin métodos de barrera, como el condón
  • Tener múltiples compañeros sexuales
  • Tener una pareja que tenga muchos compañeros sexuales
  • Es más frecuente en personas menores de 25 años

Diagnóstico y tratamiento de la clamidia

El diagnóstico se realiza mediante pruebas de orina o tomando muestras del cuello uterino y el pene. La clamidia puede ser fácilmente tratada con antibióticos. Por lo general, se realiza un tratamiento con antibióticos por uno o siete días.

Durante ese tiempo, la persona debe abstenerse de tener relaciones sexuales para evitar contagiar a su pareja. La persona en tratamiento deberá realizarse un nuevo diagnóstico tres meses después del tratamiento inicial. Si contrajo también la enfermedad, la pareja sexual deberá ser tratada de la misma forma antes de tener sexo nuevamente.

Complicaciones de la clamidia

De no tratarse, esta enfermedad puede causar daños serios e irreversibles. Podría comenzar como un dolor en la zona del vientre, porque la infección comienza generalmente en el cuello uterino y luego se extiende hacia las trompas de Falopio o los ovarios, y causar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La EIP puede generar infertilidad y embarazos ectópicos.

Si estás embarazada y tienes clamidia, es importante que sepas que esta enfermedad puede generar partos prematuros, por lo tanto es necesario que recibas tratamiento. Por otro lado, durante el parto vaginal los bebés pueden contraer la infección por clamidia en los ojos y vías respiratorias. La clamidia es una de las causas principales de conjuntivitis y neumonía precoz en el recién nacido.

Cómo prevenir la enfermedad

  • Practica el sexo seguro utilizando condones de látex cada vez que tengas relaciones sexuales.
  • Conoce bien a tu pareja, y reduce el número de parejas sexuales si tienes muchas.
  • Evita la práctica del sexo vaginal, oral y anal sin protección si tienes múltiples parejas, no conoces bien a tu pareja o sospechas que tu pareja tiene otras parejas sexuales.
  • Los CDC recomiendan la realización de un examen anual para detectar la enfermedad, a toda mujer sexualmente activa de 25 años o menos, a las mujeres de más edad con factores de riesgo (que tienen una nueva pareja sexual o múltiples parejas), y a las mujeres embarazadas.
  • Si has contraído la enfermedad, informa a tus parejas sexuales y tomen precauciones para evitar seguir propagando la infección.

Fuentes:

CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

Center for Young Women’s Health

Planned Parenthood en Español