Citas y frases de Shakespeare

Shakespeare
William Shakespeare.

Las comparaciones entre este gran escritor inglés y Cervantes son innumerables. Estas son algunas de sus frases más famosas:

"El resto es silencio".  

"El mundo entero es un teatro".  

"En las cosas humanas hay una marea que si se toma a tiempo conduce a la fortuna; para quien la deja pasar, el viaje de la vida se pierde en bajíos y desdichas".  

"El poeta es un espía de Dios".   

"Ser o no ser, ésta es la cuestión.

¿Es de más noble espíritu sufrir las arremetidas y los dardos de la adversa fortuna o por el contrario empuñar las armas contra un mar de adversidades y terminar con ellas haciéndoles frente? Morir, dormir, nada más".  

"El necio piensa que es discreto; pero el discreto reconoce que es un necio".  

"Fuertes razones, hacen fuertes acciones".  

"El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen".

"Dejemos a los amantes y a esas imaginaciones ardientes, a esas extravagantes fantasías que van más allá de lo que la razón puede percibir".  

"La mente del hombre es de mármol; la de la mujer de cera."  

"El amor no mira con los ojos, sino con el alma".  

"Cuando llega la desgracia, nunca viene sola, sino a batallones".  

"Morir, dormir… ¿dormir? Tal vez soñar".  

"Si perdemos el día de hoy en la holganza, lo mismo nos sucederá mañana, y peor todavía pasado mañana.

Agarremos los instantes por la punta".  

"Las heridas que no se ven son las más profundas".  

"Al nacer, lloramos porque entramos en este vasto manicomio".  

"Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes".  

"El que va demasiado aprisa llega tan tarde como el que va muy despacio".

 

"Si todo el año fuera fiesta, el deporte sería tan tedioso como el trabajo".  

"La música es el alimento espiritual de los que viven de amor".  

"El hombre sin espíritu musical y que no se conmueve con la armonía de dulces sonidos, es capaz de todas las traiciones, insidias y latrocinios".  

"Más vale ser despreciado y saberlo, que vivir adulado y tenido siempre en desprecio".  

"Cuanto más grande es la prueba, más glorioso es el triunfo".  

"No merece gustar la miel quien se aparta de la colmena porque las abejas tienen aguijón".  

"Quien quiera comer la nuez ha de romper la cáscara".  

"De lo que tengo miedo es de tu miedo".  

"Ni el mármol, ni los dorados monumentos de los príncipes podrán sobrevivir al poder de esta intensa rima".  

"Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser".  

"Las improvisaciones son mejores cuando se las prepara".  

"Muchas veces tenemos por amor lo que es verdadera desgracia".  

"La brevedad es el alma del ingenio".  

"El amor no prospera en corazones que se amedrentan de las sombras".  

"El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras".

"Juzgar a otro es juzgarse a uno mismo".  

"Un fuego apaga otro fuego. Una pena se calma con el sufrimiento de otra.

Da vueltas hasta que te acometa el vértigo, y te serenarás girando en dirección contraria. Un dolor desesperado, con la aflicción de otro se remedia. Coge en tus ojos alguna nueva infección y desaparecerá el violento veneno del mal antiguo".  

"Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo; no sea que te chamusques a ti mismo".  

"El que se quita veinte años de vida, se quita otros tantos de temor a la muerte".  

"La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido".

"Una desgracia va siempre pisando las ropas de otra: tan inmediatas caminan".  

"El dinero vale por veinte oradores".  

"Yo juro que vale más ser de baja condición y codearse alegremente con gentes humildes, que no encontrarse muy encumbrado, con una resplandeciente pesadumbre y llevar una dorada tristeza".

 

"Hay sonrisas que hieren como puñaladas".  

"El dinero si va delante, todos los caminos se abren".  

Algunas caídas son el medio para levantarse a situaciones más felices".  

"Si las masas pueden amar sin saber por qué, también pueden odiar sin mayor fundamento".

"¡Oh, qué hermosa apariencia tiene la falsedad!".  

"No tratéis de guiar al que pretende elegir por sí su propio camino".  

"Los puñales, cuando no están en la mano, pueden estar en las palabras".