Círculo cromático | Qué es y cómo hacer una rueda de 12 colores

Definición de círculo cromático y cuáles son sus colores

circulo cromatico - rueda colores
Círculo cromático o rueda de color (modelo CMY). Supermerill / Wikimedia Commons

El círculo cromático (círculo de colores, rueda de color o rueda cromática) es un diagrama, una representación gráfica bidimensional y ordenada, de la relación de armonía y contraste entre tres colores primarios, los colores secundarios y terciarios que se pueden obtener a partir de la mezcla de dos primarios en distintas proporciones.

Colores del círculo cromático: primarios, secundarios y terciarios

Primarios: círculo cromático de 3 colores

Aunque existen diversos tipos de círculos cromáticos que varían en forma, colores y subdivisiones, el modelo dominante en la actualidad para explicar y poner en práctica la teoría del color en las artes gráficas utiliza el modelo CMY en el cual los colores primarios son el azul cian, el magenta y el amarillo.

Secundarios: círculo cromático de 6 colores

A partir de todas las posibles mezclas ópticamente intermedias entre dos de los tres colores primarios se obtienen tres colores secundarios, por lo tanto, el círculo cromático más básico tendrá 6 colores: 3 primarios y 3 secundarios.

Si se utiliza el sistema CMY los nombres de los colores secundarios del círculo cromático son:

  • Amarillo + Magenta = Naranja
  • Magenta + Cian = Violeta
  • Cian + Amarillo = Verde

Terciarios: círculo cromático de 12 colores

El círculo cromático más utilizado es el de 12 colores. Además de 3 primarios y 3 secundarios se añaden otros 6 colores terciarios obtenidos de la mezcla visualmente intermedia de un primario y uno de sus secundarios adyacentes.

Si se utiliza el sistema CMY los nombres de los colores terciarios del círculo cromático son:

  • Amarillo + verde = Verde pistacho
  • Amarillo + naranja = Amarillo huevo
  • Magenta +naranja = Rojo
  • Magenta + violeta = Morado
  • Cian + violeta = Añil
  • Cian + verde = Azul turquesa

Rueda de colores de 24 colores y demás subdivisiones

Siguiendo la misma progresión que en los círculos cromáticos de 6 y 12 colores, al círculo cromático de 24 colores se le añaden a los 3 colores primarios, 3 colores secundarios y 6 colores terciarios, otros 12 colores resultado de la mezcla visualmente intermedia entre un primario y uno de sus terciarios adyacentes o un secundario y uno de sus terciarios adyacentes.

A un círculo de 48 colores se le añadirían otras 24 mezclas intermedias, etc.

Cómo hacer un círculo cromático

Los círculos cromáticos se dividen en segmentos de tamaños iguales. Cada uno de estos segmentos se rellena con uno de los colores planos y opacos mencionados en el apartado anterior según el número de segmentos en el que se divida la rueda de color. Pero, ¿cómo se distribuyen dentro del círculo? ¿Por dónde empezar a colorear?

Para que el círculo cromático cumpla su función mostrando las relaciones básicas de armonía y contraste entre los colores (primarios, secundarios, terciarios, complementarios, análogos, adyacentes, fríos y cálidos) hace falta seguir un orden concreto.

  1. Los tres colores primarios deben situarse a la misma distancia entre sí dentro del círculo formando un triángulo equilátero (con todos sus lados iguales) en caso de ser unidos por una línea imaginaria.

    De manera convencional se suele aplicar primero el amarillo en el segmento más alto de la rueda (donde se sitúa el 12 en un reloj), más abajo a la derecha en uno de los ángulos de la base del triángulo equilátero imaginario el magenta (a las 4 en un reloj) y abajo a la izquierda en el otro ángulo de la base del triángulo equilátero el azul cian (a las 8 en un reloj).
     
  1. Los colores secundarios se colocan en el segmento intermedio entre los colores primarios que son necesarios para su mezcla. Los colores secundarios también han de formar un triángulo equilátero imaginario entre sí. De esta manera se sitúan en el segmento al otro extremo del color primario al que complementan dentro del círculo cromático.
     
  2. Los colores terciarios siguen las mismas normas: se colocan en el segmento central entre los colores necesarios para su mezcla, a la misma distancia entre sí y en el extremo opuesto al color que complementan.