Cinco casos que definen los límites de la libertad de expresión

La historia de Estados Unidos tiene muchos instantes en los que se ha debatido la libertad de expresión. En este aspecto, los tribunales se han dedicado a definir qué exactamente está protegido bajo la ley y qué no; como por ejemplo, la destrucción de la bandera, los actos que incitan a disturbios, el acoso o las palabras amenazantes. He aquí cinco casos sobre la libertad de expresión que dejaron importantes precedentes:

01
de 05

Cohen v. California (1971)

Universal News

Quizas ahora no sea tan escandaloso, pero en 1968 un joven de 19 años vistió una chaqueta adornada con una frase grosera para maldecir el reclutamiento militar. Paul Robert Cohen fue arrestado y condenado por conducta ofensiva y por actuar de una forma que tiende a provocar a los demás a la violencia, o interrumpir la paz. El caso llegó a la Corte Suprema de Estados Unidos luego de que el tribunal de Apelaciones de California ratificara la condena. La conclusión fue que el lenguaje emotivo que se usa para llamar la atención está protegido por la Constitución. Esto quiere decir que California no puede actuar como el guardián de la moral pública e intentar remover palabras obscenas del vocabulario del pueblo. La frase en sí, no estaba dirigida a una persona en particular, ni eran palabras amenazantes.

02
de 05

Virginia vs. Black (2003)

En este caso, se disputaba un estatuto del estado de Virginia que prohibía la quema de una cruz en propiedad ajena, con la intención de intimidar a otros y además especificaba que el acto era considerado evidencia de primera vista del intento de intimidar a una persona o un grupo de personas. Tres individuos fueron condenados por este hecho, uno de ellos, apeló en base a la primera enmienda. La corte falló a favor del acusado, declarando inconstitucional la ley de Virginia que prohibe la quema de todas las cruces. La base del argumento fue que, aunque es válido prohibir este acto si se realiza con la intención de intimidar, esa no era la situación en el caso de Virginia, donde se criminalizaba a quienes quemaran cualquier cruz, independientemente de la intención.

03
de 05

Feiner vs. New York (1951)

Bill Koplitz

Tiene que ver con el estudiante universitario Irving Feiner, que en 1949 hizo un discurso en una calle de Syracuse, en Nueva York. Durante el evento, ante una multitud de casi un centenar de personas, Feiner insultó a varios políticos a nivel local y nacional. Una de las frases más controversiales de su discurso incitaba a los afroamericanos a pelear armados por sus derechos. Las palabras de Feiner tomaron un tono que enfureció a algunos de los presentes. Un par de policías le pidieron que bajara de la tarima y Feiner fue arrestado por alterar el orden público y por conducta desordenada. En este caso, la Corte Suprema dictaminó que Feiner era culpable de conducta desordenada. Aunque Feiner tenía el derecho de hablar, sus actos amenazaban con causar disturbios o violencia.

04
de 05

Schenk vs. U.S. (1919)

U.S. Navy

Este caso se produce como resultado de la ley de espionaje que el Congreso de Estados Unidos aprobó luego de la primera guerra mundial. La ley criminalizaba la desobediencia en tiempos de guerra. Bajo la medida, era un delito hacer que los soldados actuaran de manera desleal, se amotinaran, o se rehusaran a cumplir con su deber. Charles Schenk se oponía a la guerra, y fue arrestado y acusado de conspirar para violar la ley, al enviar panfletos a hombres que habían sido reclutados a las fuerzas armadas diciéndoles que el gobierno no tenía el derecho a enviarlos a la guerra. El documento no proponía una resistencia ilegal al reclutamiento. Pero la Corte Suprema decidió que Schenk podía ser condenado por quebrantar la ley porque sus palabras fueron utilizadas para crear un peligro que el Congreso tenía el derecho de evitar. Schenk no tenía la libertad de expresar su opinión de esa forma. Era como gritar "fuego" dentro de un teatro lleno de gente.

05
de 05

Spence vs. Washington (1974)

Jnn13

En Spence vs. Washington, un estudiante fue condenado por colocar en la ventana de su apartamento, una bandera estadounidense (inglés) al revés con un símbolo de paz sobre la misma. Washington calificó el acto como uso inapropiado de una bandera de Estados Unidos. El estatuto prohibe que se le coloquen figuras o símbolos encima de la bandera. Su defensa fue que quiso mostrar la bandera como una señal de protesta contra la guerra y asociarla con la paz. La corte concluyó que las personas tienen el derecho de alterar una bandera norteamericana como forma de llevar un mensaje.