Receta fácil de churrasco

Churrasco
Eden Hensley Silverstein

En Puerto Rico, el churrasco es un corte en la parte superior de las costillas, justo detrás de las patas delanteras de la res. Es un corte con grasa, lo que lo hace perfecto para asar; pero también es muscular, por lo que tiene más sabor. Este corte de carne es habitual en toda la cocina hispana y tiene muchos seguidores en el cono sur; Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay tienen sus propias recetas para asarlo y salsas tradicionales y platillos para acompañarlo.

En Puerto Rico muchos sirven el churrasco con chimichurri, pero se pueden acompañar con salsa de vino blanco o tinto, salsa verde picante, salsa de tomates y cebolla, o cualquier combinación de vegetales asados y sazonados que le gusten más al cocinero. 

Tips para antes de comenzar 

Antes de asar el corte ten en cuenta que:

  • Si tu churrasco está congelado, déjalo descongelar en la parte baja del refrigerador y nunca aceleres el proceso en microondas, mucho menos intentes asar la carne congelada.
  • Si está descongelado, seca los excesos de líquidos con una toalla de papel.
  • Si lo vas a condimentar, hazlo la noche antes o justo después de asarlo.
  • Si lo vas a marinar, usa una bolsa de plástico con cierre y ponlo entre cerveza o el líquido de marinar que prefieras. 
  • Si la carne se cuece a fuego bajo o medio no se va a sellar y se va a endurecer en lugar de quedar jugosa por dentro. 
  • Si no tienes la parrilla adecuada para asarlo no vas a disfrutar del verdadero gusto de un churrasco; el secreto es mucha temperatura en la sartén correcta. 

    Ingredientes

    • 4-6 churrascos
    • 2 cucharadas de ajo molido (4-6 dientes de ajo)
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 2 Cda. de vinagre blanco o vinagre de vino
    • 1/4 cucharadita de orégano seco
    • 1 Cda. de pimienta molida
    • 2 cucharaditas de sal
    • 1 pimiento verde cortado en tiras
    • 1-2 cebollas cortadas en rodajas

    Paso a paso

     

    1. Limpia y seca los churrascos con un paño.
    2. En un pilón o recipiente hondo, mezcla bien el ajo molido, la pimienta, la sal, al aceite de oliva, el vinagre y el orégano. 
    3. Coloca los churrascos en un molde y procede a sazonarlos con el adobo que acabas de preparar en el pilón. Asegúrate de que la carne quede completamente cubierta.
    4. Si tienes tiempo, tapa el molde con papel aluminio o plástico y deja reposar en la nevera durante la noche, o al menos una hora para que la carne se sazone completamente y absorba los sabores de los ingredientes.

    Cocinar en sartén

    Calienta el sartén a temperatura alta y añádele unas cucharadas de aceite de oliva o un poco de mantequilla. Añade los churrascos al sartén y cocínalos hasta que queden al punto de tu preferencia. Si deseas, añade el pimiento y las cebollas en los últimos 5 minutos de cocción hasta que se ablanden un poco. La clave es no voltear la carne sino hasta que esta muestre sangre por arriba, eso indica que la cocción sobre la cara que está contra el sartén ya está a punto y puedes proceder a voltearlo. 

    Cocinar al horno

    Precalienta el horno a 350º F. Coloca los churrascos en un molde para hornear y cúbrelos con la cebolla y los pimientos. Cubre el molde con papel de aluminio.

    Aprieta las láminas de papel de aluminio por los lados para que la carne quede bien sellada, así evitas que se reseque la carne. Primero, hornea por unos 30-35 minutos. Luego pon el horno en el modo de asar (“broil”), quita el papel de aluminio y cocina por 5 minutos más.

    Cocinar a la parrilla

    Prende la parrilla y colócala al menos 3 pulgadas sobre el fuego. Coloca el churrasco sobre la parrilla y procede a cocinar la carne hasta que llegue al punto de cocción de tu preferencia. Unos 5 minutos por cada lado es un buen punto de partida para asar el churrasco a la barbacoa.

    Acompañamientos 

    Acompaña al churrasco con salsa chimichurri, ají picante, papas al horno, arroz con habichuelas, vegetales asados en la parrilla, ensalada de pasta fría, papas a la francesa, puré de papás, yucas o arracachas fritas, ensaladas de hojas verdes con aguacate, ensalada de habas, zanahorias ralladas, repollo agrio, o cualquier otro acompañamiento típico de tu país.

    Este corte de carne se presta para combinarse con cualquier platillo de sal y por su valor nutricional y contenido de grasa no es necesario presentarle a cada comensal un churrasco completo; entre 125 y 150 gr de carne por persona es más que suficiente.