César Chávez, el hispano más influyente de Estados Unidos

cesar chavez,
Getty Images

La influencia política de los hispanos en Estados Unidos por fin es reconocida, en un proceso que agarró fuerza tras las elecciones presidenciales de 2012 y en 2016 es reconocida en todo el país. Aun así el único latino a quien se le celebra un feriado pagado en el país es el líder campesino César Chávez.

Hoy, a casi 20 de su muerte, Chávez sigue siendo considerado el hispano que más poder ha tenido en la política del país, por su movimiento pacífico en defensa de los trabajadores del campo.

Irónicamente, también fue uno de los que más promovió la deportación de los indocumentados en su tiempo, llegando a instar a los miembros de su sindicato a denunciarlos ante las autoridades migratorias, por considerar que perjudicaban a los campesinos legales, por robarles trabajo y aceptar menores sueldos.

Una infancia marcada por la pobreza

Como muchos hijos de inmigrantes, Chávez, nacido el 31 de marzo de 1927, creció inmerso en el mundo mexicano de su familia. Sus padres vinieron a Estados Unidos y se asentaron en Arizona, donde tenían una finquita en la localidad de Yuma. Desde los 5 años trabajó la tierra y ayudó a atender a los animales, hasta que su familia perdió la propiedad durante la Gran Depresión. Entonces comenzó una obligada vida de campesinos migrantes, que lo llevó a asistir a más de 30 escuelas diferentes y detener su educación formal en el octavo grado.

La forma irregular en la que sus padres perdieron sus tierras inspiró en Chávez un compromiso irreductible con la búsqueda de la justicia y una pasión por la defensa de los más vulnerables.

"El amor que tenemos dentro por la justicia, no es sólo nuestra mejor parte, sino también la que representa nuestra más pura naturaleza", dijo, en una de sus citas más conocidas.

Cuando tenía 11 años, la familia vivió por un período en California, sólo para regresar a Arizona por unos meses. En 1939 se mudaron allí permanentemente, asentándose en un barrio de la ciudad de San José con el nombre ominoso de "Sal si puedes".

Aunque de pequeño odiaba los estudios, en gran parte porque su idioma dominante era el español, el único que se hablaba en casa y prohibido en la escuela, a medida que se hizo mayor fue entendiendo que la educación era la llave para salir de la pobreza.

Se inicia en la lucha civil y sindicalista

A los 19 años se enroló en la Armada y sirvió por dos años. Por las leyes de segregación racial, los hispanos enlistados sólo podían ser pintores o personal de limpieza. Chávez a menudo se refirió a esa etapa como la peor de su vida. Al abandonar la vida militar se casó con Helen Fabela, con quien tuvo ocho hijos. Como muchos inmigrantes, escogió hacer su vida cerca de los suyos y con los años regresó a San José donde conoció a dos de sus mentores: El padre Donald McDonnell, con quien le inculcó las idea de la protesta pacífica, haciéndole conocer las enseñanzas de San Francisco de Asis y de Ghandi, y el líder comunitario Fred Ross.

Chávez dio sus primeros pasos en el mundo de las organizaciones civiles en el grupo de Ross the Community Service Organization (La Organización de servicio comunitario). Su primera tarea de muchas otras fue el registro de votantes.

En 1962 fundó the National Farm Workers Association (la Asociación nacional de trabajadores del campo) que luego se convirtió en la United Farm Workers (Unión de trabajadores del campo- UFW, por sus siglas en inglés).

Este sindicato campesino fue el primer esfuerzo organizado para defender los derechos de los trabajadores agrícolas estadounidenses. Esto, al contrario de lo que muchos piensan, lo llevó a estar en contra de los indocumentados que cruzaban la frontera desde México, porque le quitaban empleo a los miembros de su sindicato y bajaban los salarios. Incluso llegó a organizar una iniciativa llamada "La Wet Line", en la que afiliados a su organización patrullaban el área desértica limítrofe para impedir el paso ilegal de los migrantes.

Su principal logro sindical fue la huelga y el boicot de las uvas, en los que los trabajadores del sector protestaron pidiendo mejores salarios y condiciones laborales. Cinco años después se cumplieron todas sus demandas, lo que se considera una de las victorias más importantes del sector sindical en Estados Unidos.

Sus iniciativas a favor de los campesinos legales le llevaron a hacer tres huelgas de hambre, la más larga por 36 días. Durante una de ellas recibió la visita del entonces senador Robert Kennedy, lo que lo propulsó a la palestra nacional.

Chávez también era vegetariano y creía firmemente en los derechos de los animales. Para el momento de su muerte -a los 66 años de causas naturales no hechas públicas-, el líder mexicoamericano preparaba una protesta contra el uso de pesticidas en el campo.

Honores y reconocimientos

El presidente Bill Clinton le otorgó la Medalla de la Libertad, el máximo honor para civiles en Estados Unidos, en 1994. Su icónica chaqueta de cuero, que llevó a muchas manifestaciones, está en el Museo de Historia de Estados Unidos, en la red de Smithsonian en Washington D.C. En California, el día de su cumpleaños -31 de marzo- es un feriado oficial, para el resto del país, el presidente Barack Obama lo decretó este año un feriado opcional. Es decir, queda a discreción de las empresas si lo dan, pero aun así es un gran reconocimiento, pues ningún otro hispano tiene esta distinción.

Los que desconocen la lucha de César Chávez creen que su movimiento fue en favor de los indocumentados. Muchos líderes hispanos de hoy en día, que están a favor de la legalización de los inmigrantes sin papeles usan su imagen, sin darse cuenta que si bien la lucha del líder campesino fue muy válida no tuvo nunca nada que ver con los que cruzan la frontera ilegalmente buscando una mejor vida.