CBR y VBR ¿Qué son y cuál es la diferencia?

Ambas siglas corresponden a dos modos de codificación empleados para audio y video y su significado es el siguiente:

  • CBR (Constant Bit Rate): Tasa de bits constante.
  • VBR (Variable Bit Rate): Tasa de bits variable.

En el modo CBR se establece numéricamente la tasa de bits por segundo que se emplearan en el proceso de codificación y ésta, se mantendrá de forma constante durante toda la duración del clip de audio o video.

Cuando utilizamos VBR se establece numéricamente un promedio de la tasa de bits por segundo que se emplearán en el proceso de codificación y ésta, de acuerdo a análisis de las características de cada cuadro de imagen, varía disminuyendo y aumentando de acuerdo a las necesidades de información que se presenten durante el clip de audio o video.

Entonces... ¿Cuál de los dos es recomendable utilizar?

El empleo de uno u otro método depende fundamentalmente de dos factores que no pueden analizarse por separado ya que son co-dependientes:

La calidad pretendida y la capacidad disponible.

Digamos que vamos a efectuar una compilación de video en un DVD de doble capa con capacidad de almacenar 8.5 GB. Los clips de video se encuentran en HD (720p) y aunque las cifras que utilizaré para el ejemplo no pueden ser precisas porque dependen del tipo de compresión que se use, vamos a suponer que en total, juntando todos los clips sumamos 10 minutos.

El resultado de la compilación efectuada en VBR al estándar comúnmente utilizado para ésta calidad (6-8 Mbit/s), sólo estaría ocupando 0.7GB de la capacidad total del disco, luego entonces, de acuerdo a nuestro presupuesto de capacidad, todavía podemos incrementar la tasa de bits para aumentar la cantidad de información y en consecuencia, la calidad de la imagen.

En este caso específico, podríamos utilizar el modo CBR al máximo de calidad que nos permita el software/hardware que estemos utilizando e incrementar el bit rate por ejemplo a 9 Mbit/s, así se mantendría una buena calidad constante en todo momento de la película sin ningún riesgo de que el disco no sea suficiente para grabar los 10 minutos totales.

Volviendo al ejemplo, supongamos ahora que en lugar de 10 minutos, nuestros clips suman en total 90 minutos. De antemano sabemos que el disco de 8.5GB no será suficiente para albergar esa cantidad de información a máxima calidad constante y es entonces cuando empleamos el modo VBR para efectuar la compilación.

El modo VBR puede configurarse en modalidad de uno o dos pases y esto se refiere a que si elegimos 1 pase, cada cuadro de imagen será analizado en fracciones de segundo (al vuelo) y de acuerdo a la información obtenida, se determinará la tasa de bits a aplicar durante un cierto número de cuadros en la secuencia. Este método codifica más rápidamente pero a veces, se llegan a notar las variaciones de calidad en la imagen porque de alguna forma, el programa trata de "adivinar" el comportamiento de los pixeles durante los siguientes cuadros y cuando éste varía intempestivamente en un corte de escena, variaciones bruscas de color o un incremento en la acción de la imagen, el bit rate aplicado resulta menor al requerido.

En el modo de 2 pases, el primero dedicado exclusivamente al análisis de la imagen, posteriormente el software efectúa un presupuesto y aplica durante el segundo pase la variación de la tasa de bits con mucho mejor resultado y transiciones de calidad prácticamente imperceptibles. Cuando las escenas son relativamente estables y estáticas, el bit rate disminuye y cuando ocurren variaciones en la intensidad de los brillos, colores o la acción en pantalla se intensifica, el bit rate se incrementa. De esta forma, el programa de codificación hace una distribución óptima restando información donde no es necesaria y sumándola donde la imagen lo requiere para finalmente, poder hacer la compilación de máxima calidad en menor capacidad.