Caravaggio | Resumen de su biografía y obras

Resumen de la vida y obras más importantes de Michelangelo Merisi da Caravaggio

Caravaggio
Retrato de Caravaggio (h. 1621), Ottavio Leoni. Biblioteca Marucelliana, Florencia.

Caravaggio fue un pintor italiano muy influyente en la creación y desarrollo del estilo barroco. Un artista clásico especialmente conocido por el uso dramático del claroscuro en sus pinturas.

Caravaggio: Quién fue

  • Nombre completo: Michelangelo Merisi da Caravaggio.
  • Dónde y cuándo nació: El 29 de septiembre de 1571 en Milán (Italia).
  • Dónde y cuándo murió: El 18 de julio de 1610, Porto Ércole (Italia).
  • Nacionalidad: Italiano.
  • Movimiento, grupo o escuela a la que perteneció: Barroco.
  • Disciplinas que practicó: Pintura.

Biografía de Caravaggio

Michelangelo Merisi nació en 1571 en Caravaggio (Lombardía), en cuya corte su padre era un alto funcionario. Tras trasladarse a Milán, la familia hubo de volver tras morir el padre en una epidemia de peste (1576). Gracias al cargo de su padre conoció a los protectores de éste, familias muy importantes, que luego lo serían de él: Entre ellos se encontraban los Sforza, los Colonna, los Borromeo y otros.

Caravaggio ingresa en 1584 en el taller Simón Peterzano, en Milán. Gracias a este pintor seguidor de Tiziano, Caravaggio aprende a manejar el color veneciano y la luz de Lombardia, manejando sensualidad y realismo con maestría. Se decantó por la naturaleza como modelo alejándose de los preceptos renacentistas.

El pintor, fue uno de los primeros en adoptar el género de la naturaleza muerta y se “saltó” algunos de esos preceptos establecidos en la época, de tal forma que cosechó odios y amores por igual: obviaba la norma del decoro y los atributos sagrados de sus personajes y manejaba a su manera el movimiento interno de las figuras.

Esto generaba escenas que captaban inmediatamente la atención de los que las miraban.

Caravaggio era un pintor genial pero una persona conflictiva. En Milán es arrestado por agresiones y para salvarse de la cárcel vendió las posesiones de la familia, tomó su parte y marchó a Roma. Contactó con el cardenal Pucci que, a su vez, le presentó a otras familias influyentes.

En esos años trabaja para della Grammatica, Caballero de Arpino y colabora con Prospero Orsi entrando en contacto con un ambiente elitista y de ideas rompedoras.

Consigue la protección del importantísimo Cardenal del Monte (1595-1600) que le consigue sus primeros encargos públicos. Trabajaba para la nobleza, a petición de los particulares, y fue la época en que sus pinturas se encontraban llenas de mensajes en clave, de alegorías, bajo una apariencia inocente.

En esos momentos se popularizaba el tema de lo andrógino. Alguno de sus modelos parecen haber sido “castrati” (El Tañedor de Laúd, 1595-96) y se han interpretado a menudo como reflejo de sus tendencias homosexuales. Él mismo se autorretrata a menudo.

Su estilo cambia a raíz del importante encargo de la Capilla Contarelli en la Iglesia de San Luis de los Franceses. Hubo de abordar el tema histórico y se centró en la historia creando una pintura de contrastes luminosos y sin fondos, muy realistas.

De nuevo cosecha odios y amores: su pintura no respeta la regla del decoro, pues sus modelos son de la más baja extracción así es que los encargos son rechazados por la iglesia y a la vez deseados por otros coleccionistas.

Su vida privada sigue en la línea de las disputas, peleas.

Frecuenta los barrios bajos y se libra dos veces de la cárcel después de agresiones violentas. Finalmente, una más, en la que termina matando a un jefe del hampa, le vale una sentencia de muerte por lo que huye de Roma.

Su pintura se transforma en un homenaje a un Reino de Dios que se centra en pecadores y marginados. La luz se convierte en protagonista y crea focos luminosos para crear ritmo. Estos se sitúan habitualmente fuera del cuadro. El símbolo es claro: Dios es la luz.

Su vida se convierte en un ir de acá para allá. Consigue la protección de los Colonna y pasa una temporada en el Lacio. De allí marcha a Nápoles donde recibió encargos de importancia (“La Madonna del Rosario” y pinturas dedicadas a la pasión de Cristo). Debido a su situación personal, su pintura se torna aún más realista y los colores se atenúan.

En 1607 marcha a Malta, atraído por la construcción de su catedral y los encargos que pudieran hacerle. Se refugió en la Orden de los Caballeros de Malta y recuperó su posición gracias a su amistad con el gran Maestre (a quien hizo varios retratos). Pero no tardó en perderla en una pelea con un caballero de la orden. Apresado de nuevo, consigue huir a Nápoles. Desde ese momento (1607-10) va de lugar en lugar, de ciudad en ciudad, sin dejar de provocar problemas.

En Nápoles recibe una paliza que le deja desfigurado y decide volver a Roma y pedir el perdón del Papa. Sus obras de la época presentan una luz difusa, la última parece ser el “David”. Pierde el barco por otro arresto (1610) y finalmente muere, solo y enfermo, en la playa de Porto Ercole.

Obras más famosas de Caravaggio